*

X

Líneas consanguíneas: reflexión sobre la serie de TV por paga ‘Bloodline’

Arte

Por: Psicanzuelo - 11/19/2016

Sorpresivamente, Sony produce para Netflix una excepcional serie que tiene por vida tres temporadas, no habrá renovación, exactamente 33 capítulos de 1 hora

En la tradición de series de alto impacto social, con rigurosa estética y desarrollo de personajes, de esas que HBO produjo en la década pasada como The Wire, (David Simon, 2002-2008) que estudiaba los guetos afroamericanos donde se vendía el crack como dulces en las esquinas, por medio de un grupo policial que los vigilaba día y noche, poniendo énfasis en las fronteras entre lo legal y lo ilegal o Los Soprano (David Chase, 1999-2007), que hablaba tragicómicamente de la mafia italiana como parte intrínseca del sueño americano, así ahora se crea cierto contenido en algunas series de TV que permiten por su tiempo en pantalla una exploración vasta de polémicos temas.

La trama de Bloodline (Todd Kessler, Glenn Kessler, Daniel Zelman, 2015-2016) involucra principalmente a la familia de abolengo los Rayburn, en los Cayos de Florida, que se dedican a la hotelería, por lo menos de eso viene el renombre del padre, Robert (Sam Shepard), y la madre, Sally (Sissy Spacek), respetados en toda la región. El gancho inicial es el retorno de Danny (Ben Mendelsohn), la oveja negra que también es el primogénito en el que el padre ya no cree, y que pone a todos a temblar con su regreso. El hermano que le sigue es John (Kyle Chandler), que es un detective local respetado por toda la comunidad, luego la hermana Meg (Linda Cardellini), abogada litigante, y finalmente el intenso hermano menor Kevin (Norbert Leo Butz), mecánico de barcos.

Habría que recalcar que en cada episodio todo mundo bebe sin parar y que en mucho afecta esto a la trama, simplemente siendo esto un reflejo de nuestra cultura, y sobre todo la de la región donde se terminan de decidir las presidencias del país del norte.

Bloodline constituye un estudio de cierta estructura social como lo hiciera Thomas Mann en su tiempo con su grandioso libro Los Buddenbrook, que examinaba la decadencia de una importante familia burguesa de comerciantes, desde el abuelo Johann hasta Hanno, un niño que poco talento tenía para el comercio, más bien era artista, músico. En medio de los Buddenbrook se encuentran los hermanos Thomas, que es el último gran comerciante y su opuesto némesis Christian, quien sólo conoce la diversión que además le resulta carísima a toda la familia; es en estos dos personajes que el centro de la primera temporada de Bloodline encuentra encarnación, en John contra Danny.

Una estructura que parece ya explotada hasta el cansancio, pero que una vez más nos recuerda que las estructuras pueden ser reusadas, haciendo que todo se vuelva un asunto de tono que funcionará o no por una adecuada dirección, con una certera producción y las decisiones acertadas de los participantes; Bloodline tiene todo eso y más: tiempos imaginarios, flashbacks falsos, aparentes intrigas que abren pie a reales intrigas y mucho pero mucho alcohol que adereza los múltiples resentimientos familiares y sociales, dando pie a reflexiones como que en una sociedad de resentimientos cómo no van ser el pan las adicciones, la venta ilícita (dinero fácil), el engaño y la traición.

Las acciones de Danny se comienzan a volver cínicamente cada vez más peligrosas para todos, hasta que se vuelven casos policíacos que hay que ir resolviendo como líneas argumentales, al mismo tiempo que las relaciones familiares cambian y la aparición de información nos hace cambiar de personaje con el que nos identificamos, aunque el personaje de John sea impecable y nos ayude para no perdernos emocionalmente.

Habría que recalcar el papel que cumplen algunos entrañables personajes secundarios como los que les toca interpretar a los hábiles Chloe Sevigny y John Leguizamo, lumpen aparente que va controlando las decisiones en cuanto el crimen toca a la puerta del paraíso de los Rayburn rodeado de peligrosos pantanos.

La fotografía es muy cuidada y representa estados mentales, en sus formas nocturnas con neones, sombras y luces en una especie de noir tropical, y en los días el reflejo caluroso y los suaves estados de ánimo que se consigue bebiendo alcohol, paraísos artificiales de apariencias que van contrastando la absurda y salvaje violencia familiar y social. Es curioso cómo la serie contrapone lo familiar con lo social, y lo contrapuntea; por ejemplo, Danny chantaje a su hermana por sus infidelidades, al mismo tiempo que tiene un romance con la hermana de su mejor amigo --el que lo ayuda en los actos ilícitos, con la que también pronto tiene que ver el hermano menor, Kevin, así se van enredando los hilos que van construyendo una telaraña sólida que no es fácil dejar de ver hasta su final.

 

Twitter del autor: @psicanzuelo

Las 5 teorías de conspiración más increíbles (y disparatadas) de la música

Arte

Por: Kin Navarro - 11/19/2016

Estas disparatadas teorías podrían cambiar por completo la forma en que percibes a tus músicos favoritos

La necesidad de algunos de explicar y comprender sucesos trágicos no tiene límites. Es tal el ímpetu que sienten por poner orden al mundo, de proyectar siempre un sentido o un significado a hechos que simple y sencillamente podrían no tenerlos, que resulta más sencillo idear grupos secretos con poder infinito manipulando todo y a todos; cualquier teoría disparatada con tal de no afrontar los hechos en su simple y llana aleatoriedad.

Gracias a la velocidad a la que puede correr la información en Internet, muchas teorías de conspiración políticas o galácticas han ganado cierta popularidad entre los ingenuos cuya suspicacia alcanza apenas para sospechar que el orden verdadero del mundo se explica gracias a la voluntad de miembros reptilianos de algún club masón secreto.

El mundo de la música no es inmune a esta clase de pensamiento; abundan las teorías en las que estrellas internacionales de diferentes géneros musicales resultan envueltas en sofisticadas tramas que buscan engañar al público. Aquí algunas de ellas:

 

Los Beatles nunca existieron

Muchos hemos escuchado de aquella teoría sobre la muerte de Paul McCartney y de cómo fue reemplazado por un policía canadiense muy similar a él llamado Billy Shears, incluso varios afirman que hay pistas indiscutibles en portadas, fotografías y varias canciones del cuarteto.

Pero nada como la aún más grande y paranoica teoría de que el grupo en realidad nunca existió. No al menos como nos lo presentaron. Para los creadores de esta teoría resulta claro, luego de medir diferencias entre sus estaturas, tamaño de orejas, dientes y cejas, que en realidad se trata de una serie de actores contratados para mantener una boy band creada con el fin de transformarse en el grupo más popular del mundo. Vaya, tuvieron éxito y nos engañaron, malditos.

 

Avril Lavigne está muerta

Al menos la verdadera Avril lo está. De acuerdo con este sitio brasileño, la verdadera Avril pasó muchas dificultades luego de alcanzar la fama por el lanzamiento de su primer disco. Poco después su abuelo murió y la presión para comenzar a trabajar en su nuevo material fue demasiado para ella así que, en un arranque depresivo, decidió quitarse la vida.

Afortunada o desafortunadamente para su familia y la compañía de discos, Avril contrató 2 años antes a Melissa Vandella, una chica muy parecida a ella, para despistar a los paparazzi que la acosaban. Luego de descubrir la muerte de la joven estrella, decidieron guardar silencio y lanzar en su lugar (Verdadera Avril R.I.P.) a Melissa (Falsa Avril).

Después de algunos años el creador del blog desmintió esto explicando que se trataba de un experimento para demostrar la credulidad de la gente sobre lo que se dice en Internet. (Lo cierto es que sus ondas cerebrales fueron manipuladas a distancia por la compañía para mantener el negocio, guiño-guiño).

 

Kurt Cobain escribió los hits de su asesina

El amor tenía preparada una macabra sorpresa para el joven matrimonio rockero. Aquel año, luego de una ardua preparación el grupo de Courtney Love, Hole, estaba listo para sacar su segundo --y el que sería más exitoso-- álbum: Live Trough This. Es precisamente por la gran recepción que tuvo entre el público que muchos sospechan que la composición de las canciones no es de Courtney Love ni Eric Erlandson, guitarrista de Hole, sino del mismísimo Cobain.

El disco fue lanzado tan sólo algunos días después de que se halló a Kurt Cobain muerto en su casa de Seattle. Este detalle le valió a Love encabezar la lista de sospechosos del que, aseguran muchos, fue en realidad un asesinato. Según esta teoría, Kurt no fue quien disparó. El testimonio de Tom Grant, el detective privado que Love contrató para encontrar a Kurt luego de que éste abandonó un centro de rehabilitación, ha sido crucial para mantener viva la desconfianza hacia ella. Durante la autopsia se encontró tres veces la cantidad letal de heroína en su sangre y ninguna huella digital de Cobain. ¿Cómo jaló el gatillo tan drogado? Los escépticos afirman que ya tenía algo de práctica.

 

John Lennon fue asesinado por Stephen King (y la CIA)

Luego de una exitosa carrera como actor, la persona conocida como “John Lennon” fue asesinada por Mark David Chapman. Su pareja, quiza una de las mujeres más detestadas del planeta, Yoko Ono, declaró al día siguiente que “no habría funeral para John”. Poco después las teorías de conspiración comenzaron a florecer.

Entre las versiones favoritas del por qué se habla mucho del papel que Lennon tuvo en los movimientos pacifistas de los 70 y las fricciones que tuvo con Nixon, de ahí que éste haya encargado a la CIA eliminar al incómodo huésped (otros aseguran que fue por decir que el LSD fue inventado por la CIA). Por supuesto, la mejor forma que encontraron para entrenar a su asesino fue hacerle leer Catcher In The Rye, novela de J. D. Salinger, pues en realidad se trata de un libro diseñado para activar a los asesinos seriales latentes.

 

En todo caso, Chapman sólo era un señuelo, de acuerdo con estas teorías. La mente maestra detrás de sus movimientos era el escritor oriundo de Maine, Stephen King. Steve Ligthfoot, autor de esta revolucionaria teoría, logró descifrar un código secreto de comunicación gubernamental a través de revistas y periódicos que apuntan hacia Nixon, Reagan y King. En la foto anterior se muestra claramente que el que aparece al fondo lejos de ser Chapman es, redoble de tambores, Stephen King.

 

 

Bob Marley fue asesinado por la CIA

La figura internacional más emblemática del reggae también hizo enojar a la inteligencia estadounidense. Su música bailable, amigable y pacifista ofendió mucho a varios agentes, pues veían en él un obstáculo para su plan de desestabilización de la izquierda en Jamaica durante los 70. Al parecer se oponía activamente a ellos. Según se dice, los rifles de asalto fallaron varias veces, así que tuvieron que ser un poco más creativos.

El documentalista Carl Colby, hijo del director de la CIA en ese entonces, William Colby, logró pasar la seguridad del cantante y localizar el lugar donde se quedaba su grupo para regalarle un par de botas. Un gesto inofensivo hasta que descubres que adecuaron un alambre envenenado dentro; una vez que Bob se las probó, estaba acabado. El veneno era especial y le provocó el famoso cáncer en el pie, el que todos alegan que fue el verdadero asesino. Con sólo 36 años y luego de rehusarse a amputar su pierna con un tumor que terminó por hacer metástasis, Marley murió, legándonos algunos de los reggaes más memorables de la historia.

Ten cuidado; en cualquier momento, en cualquier lugar, tú podrías ser el siguiente (que se invente una de estas teorías para llamar la atención).