*

X

5 lecciones de la filosofía clásica para una vida sencilla, feliz y plena

Buena Vida

Por: PIJAMASURF - 11/08/2016

Grandes reflexiones de los estoicos que puedes aplicar a tu vida diaria y de forma sencilla para dar pasos firmes hacia la verdadera felicidad

Todos tenemos un enorme respeto por el conocimiento antiguo... aunque lo leemos muy poco. Lo gracioso es que resulta más probable encontrar y aprender claves para ser felices entre las páginas de los clásicos que consumiendo todo el estante de libros de autoayuda.

Aquí van algunos consejos desde la antigüedad que te podrían ayudar a mejorar tu vida:

 

Los acontecimientos no te molestan, tus creencias sí

Te deja el amor de tu vida y tu ánimo se va al suelo, crees que nunca te recuperarás. Luego resulta que tu ex tenía serios problemas de psicopatía y crees que el abandono no estuvo tan mal después de todo. Primero te sentías terrible, luego increíblemente bien. ¿Qué cambió? Tus creencias sobre el mismo hecho.

Si te despiden de un trabajo y creías que era lo mejor a lo que podías aspirar y que nunca conseguirás nada igual, te sentirás devastado. En cambio, si crees que era una porquería y te convences de que era hora de un cambio, sentirás tranquilidad, incluso alivio. De nuevo, la forma en que se ve un mismo hecho altera nuestras emociones respecto a él.

Los estoicos decían que no existen acontecimientos buenos o malos, todo se limita a nuestra percepción de ellos. El mundo que nos rodea es indistinto a nuestras emociones, sólo existe, es objetivo. Los estoicos proponían pensar “esto me pasó” y no “esto me pasó y es malo”. Si te atas a la primera forma de verlo serás más resiliente, aprenderás a hacer algo constructivo con todo lo que te suceda. Este enfoque es tan bueno que ha sido adoptado en terapias psicológicas para tratar ansiedad, ira o depresión.

Las emociones no son aleatorias; provienen de nuestras creencias, no de lo que nos sucede. La mayoría de las emociones negativas que sentimos surgen de creencias irracionales. Revisar tus creencias te ayudará a superar tus emociones negativas. Shakespeare lo resumió bien al decir: “Nada es bueno o malo hasta que el pensamiento lo decide”.

 

Controla lo que puedas, ignora el resto

Hay una gran diferencia entre mantenerte en control de ti mismo y querer controlarlo todo, los estoicos la conocían bien. Por ello se hacían constantemente esta pregunta: ¿Puedo hacer algo al respecto?

Si no puedes hacer algo, preocuparte por ello sólo añadirá estrés a tu vida y no solucionará nada. Mucho de lo que nos preocupa suele no estar en nuestras manos.

Enfocarse en aquello que podemos cambiar e ignorar aquello que no depende de nosotros nos hace mucho más productivos y eficaces, además de felices.

La próxima vez que te preocupe algo hazte la pregunta mágica: ¿Puedo hacer algo al respecto? Si sí, hazlo; si no, deja de preocuparte. Si te cuesta trabajo, volver al primer consejo de esta lista puede ayudar. ¿Tu preocupación se basa en una creencia irracional?

 

Acéptalo todo pero no seas pasivo

A muchos nos molesta la palabra “aceptar”, es como si cediéramos ante algo que nos imponen. Nos negamos a aceptar las cosas como suceden y son, vivimos en constante negación.

Muchos recomiendan eliminar de nuestro vocabulario la palabra “debería”. Perdemos la vida señalando como “deberían” ser las cosas y las personas, quejándonos de todo y todos. Las cosas son simple y llanamente como son.

Vivir en negación es abonar nuestras creencias irracionales y, como ya aprendimos, éstas son el origen de las emociones negativas. Hay que aceptar la realidad tal cual es, pero esto no significa que seamos pasivos ante ella.

Para los estoicos aceptar la realidad es el primer paso para decidir qué hacer ante los hechos tal cual son. Nuestras expectativas se desbordan impidiéndonos valorar al mundo en su medida real. Cada giro de tuerca es una nueva opotunidad para descubrir qué nos depara el mundo y hacer lo mejor que podamos con lo que la vida nos va dando.

 

Escoge a tus maestros

El mundo está lleno de personas de las que podemos aprender algo, gente que ha atravesado cosas similares a las que enfrentamos, que tienen logros que nosotros quisiéramos para nuestra vida. Basta con acercarse y preguntar.

Séneca dijo: “Nos gusta decir que no escogemos a nuestros padres, que nos los da la fortuna; sin embargo podemos escoger de quién deseamos ser hijos de verdad”.

¿Pero cómo elegimos de entre tantos y tantos a aquellos que podrían ser nuestros mentores? Hay que acercarse a alguien que admiremos profundamente, alguien que nos pueda enseñar eso que deseamos hacer, alguien que nos pueda aconsejar sobre lo que debemos cambiar para ser expertos en eso que se busca dominar. La próxima vez que nos encontremos con un reto, es de gran ayuda preguntarse "¿Qué haría __________ en esta situación?".

 

Rituales matutinos y vespertinos

Muchas investigaciones coinciden en la importancia que tienen los rituales al momento de transformar nuestra calidad de vida. Uno por la mañana, para comenzar el día recopilando todo lo que debemos hacer; el otro, en la tarde, para evaluar cómo nos ha ido durante el día, qué nos ha faltado, qué podemos mejorar.

Los estoicos pensaban que un buen ritual matutino era lo ideal. Marco Aurelio se decía: “Hoy la gente a la que te encuentres será...” y comenzaba a enlistar todas las actitudes negativas que podía recordar. Esto no es pesimista sino realista: “Ahora que sé esto, no tomaré nada personal e intentaré comprender por qué la gente actúa así, los perdonaré y amaré”. De esta forma, al terminar el día se puede hacer una revisión de lo que sucedió y pensar cómo mejorar.

Por supuesto, los estoicos no creían en la perfección, para ellos todos éramos un trabajo en marcha, siempre en cambio y siempre con algo nuevo que aprender. Séneca dijo: “Mientras estés vivo sigue aprendiendo a vivir”.

 

En resumen

Luego de transformar nuestra forma de ver el mundo queda un pequeño paso: ser agradecidos. La gratitud es una de las fuerzas más grandes en el ser humano. En su libro Meditaciones, Marco Aurelio hace una lista agradeciendo a todas las personas que le ayudaron de uno u otro modo. Más adelante escribe: “No te detengas a pensar en las cosas que no posees como si fueran tuyas, cuenta las bendiciones que posees y piensa cuánto las desearías si no fueran tuyas ya”.

Pensar en las bendiciones en nuestra vida es una forma de ejercitar nuestra gratitud que, además nos hará ver lo afortunados que somos y lo poco que necesitamos de algunas cosas que perseguimos por vanidad.

Lo nuevo suele estar sobrevalorado, sólo necesitamos unas cuantas ideas de hace miles de años para acercarnos a la felicidad.

Bienvenidos a la era de la posverdad

En su más reciente documental HyperNormalisation, Adam Curtis anuncia: "Vivimos en un mundo donde los poderosos nos engañan. Sabemos que mienten, y ellos saben que sabemos que mienten, pero no les importa. Decimos que nos importa, pero no hacemos nada. Nada nunca cambia. Es normal. Bienvenidos al mundo de la posverdad”.

La imagen del póster de este mundo de la posverdad y la pospolítica (términos que utiliza Curtis) bien podría ser Donald Trump y en general estas elecciones. Trump, aunque involucrado en numerosos casos de corrupción, discriminación y simplemente engaño y mentira, no se ha visto afectado de manera significativa por toda una oleada de información en los medios más reconocidos del mundo que lo revela como un ilusionista, un showman, un estrella de reality TV en un mundo donde la realidad ya no existe. El caso de Trump llega al paroxismo, pero también Hillary Clinton ha sido expuesta en una relación de connivencia con los bancos y los medios, además de que en reiteradas ocasiones se ha demostrado que ha dicho mentiras. Para su suerte, Hillary se beneficia del vaudeville político de Trump, se vuelve un mal menor y si bien su candidatura es sumamente débil, no es realmente importante ya que de todas maneras los políticos realmente no tienen mucho poder, no al menos de cambiar el sistema. Trump en cierta forma representa una singularidad, un torbellino de caos, pero no amenaza realmente al sistema, sólo amenaza a la realidad misma, a sustituirla con una perenne fantasía, la sumisión a un mundo que no sólo es falso, sino que se sabe falso y aun así continúa. 

La elección del 2016 en Estados Unidos, independientemente del ganador, ha sido altamente reveladora sobre el estado actual de la política --elecciones que ya Noam Chomsky hace décadas había descrito no como un enfrentamiento de ideologías y partidos que se oponen sino como una competencia, una especie de pitch de agencias de relaciones públicas, de marketing. La elección ha mostrado que las personas tienen una enorme capacidad para filtrar y desechar todo lo que no coincide y no afirma su propia visión del mundo y sólo escuchar lo que quieren oír. El estado actual de la política parece probar que las personas no experimentan la realidad, experimentan siempre su realidad (algo en lo que coincide la neurociencia). Esto es algo que está ya embebido en el sistema de los medios y particularmente en Internet, con las llamadas "filter bubbles", algoritmos que regresan a las personas versiones expandidas de lo que, de entrada, ya les gusta y de esta manera los protegen de encontrarse con información que desafía sus creencias (y de paso crean un adictivo feed de confort y dopamina). El axioma operativo es "si te gustó esto, amarás esto otro", y así ad infinitum.

"En esta elección las personas blancas en el Partido Republicano se decidieron por el más enfadado, abyecto y vil individuo al cual pudieron impulsar --un artista del engaño, y cuyo engaño ellos mismos conocían", dice Steven W. Thrasher, columnista de The Guardian. En esto podemos incluir al electorado --que recibe información de que se trata de un engaño, de una gran mentira, pero pretende que no ha escuchado esto o que la misma información es también un engaño. Así, en esta elección vemos cómo la política madura a su estado esencial de irrealidad, el cual parece ser ya una definición de su estatus. Un espectáculo en el que todos fingen que les importa la verdad, pero que ciertamente no se trata de la verdad, sino de tapar el gran vacío de la irrealidad con discursos que afirman el poder y la diferencia. Lo cual es otra gran ilusión, porque a final de cuentas los políticos no tienen ya el poder de hacer cambios "verdaderos" o significativos, el poder está en las corporaciones y cada vez más en el mismo sistema financiero y en los sistemas informáticos. La visión de un mundo polarizado entre diferentes ideologías, partidos y políticos es una visión simplista, de una narrativa clara, en un mundo demasiado complejo en el que las narrativas se han dislocado. La política actualmente asume mayormente un papel de entretenimiento en el balance del poder global. Distraer para que las cosas sigan igual y no sea necesario enfrentar la impotencia. Este entretenimiento, por supuesto, como las películas más taquilleras, esta cargado de miedo, horror, comedia, intriga y controversia y demás sensaciones que mantienen la espectador cautivo. Adam Curtis ha sugerido que el caso de Donald Trump ha inaugurado una nueva era en que el poder de los políticos se limita a generar clics en Internet y perfiles demográficos, los cuales alimentan a los sistemas de información y las compañías de big data que traducen los datos en predicciones y en nuevos algoritmos para influir en la conducta. 

Adam Curtis entiende el caso de Trump como posible sólo en un mundo hiperindividualista en el que todas las personas tienen su propia versión de la verdad y en el que la política es una especie de parche para mostrar que el poder ya no está donde estaba antes. En una reciente entrevista explica:

Lo que he intentado mostrar es que el capitalismo pensó: "Genial, podemos darles a las personas un montón de cosas que las hacen sentir como ellos mismos". El problema de la política es que es muy difícil crear un movimiento político a partir de personas hiperindividualistas, porque todos tienen su propia versión de la verdad. Esto impide que los políticos afecten a las personas y las unifiquen. La política ha sido destruida por eso [por el hiperindividualismo]. Así que Trump ha aceptado esto --ha dicho, pues, todos tienen sus propias verdades, así yo también tengo mis propias verdades... Si te fijas en Trump, él es el más grande ejemplo del individuo autoactualizado. Lo que piensa ese momento en el escenario es real. ¿Así que si tienes una gran cantidad de personas encerradas en su cabeza, entonces cómo cambias el mundo? Porque cada uno tiene un mundo diferente. Y eso es lo que Trump ha enfatizado, la inhabilidad de los políticos.

Curtis sugiere que vivimos en un mundo de la posverdad donde se gratifica a las personas para que todos crean que su propia versión del mundo es verdad. Y Trump ha mostrado este mundo, venciendo o inutilizando al periodismo. Mientras que el periodismo revelaba actos de corrupción, racismo, sexismo y demás, la popularidad de Trump seguía subiendo, porque las personas dejaron de creer en los medios (cada uno desde su torre de marfil de la realidad). "Si alguien como Trump viene y dice mentiras todo el tiempo y un periodista muestra que está mintiendo y a nadie le importa y su popularidad sigue subiendo, yo diría que el periodismo ha perdido su principal fundamento". Curtis sugiere que Trump ha mostrado a los periodistas que su función ya no es la que creen: revelar la verdad, mostrar la realidad. Podemos conjeturar que el rol del periodista ahora es simplemente seguir alimentando a las personas de la verdad que ya han elegido, amplificar el espectáculo, ser parte de una casa de espejos en la que todos se ven a sí mismos iterados en el mundo.

 

Ve aquí HyperNormalisation

 

Twitter del autor: @alepholo