*

X

La economía no es una ciencia, es un daño cerebral: David Suzuki

Política

Por: PIJAMASURF - 11/23/2016

En este video compartimos la breve pero concisa opinión sobre las llamadas ciencias económicas del famoso científico canadiense de origen japonés

El funcionamiento de nuestro mundo está basado en el flujo de dinero. Eso es medianamente cierto: sólo el funcionamiento del mundo cultural, del mundo económico. El dinero se ha vuelto un fin por sí mismo para quienes buscan desde esa promesa vana de bienestar y poder un sentido vital.

Para David Suzuki, genetista, activista medioambiental, locutor y presentador de televisión, entre otras cosas, las ciencias económicas están escandalosamente lejos del mundo real, el mundo finito y concreto que algunos ya no pueden concebir, reconocer o cuidar.

Aquí la opinión del científico durante una entrevista para la BBC:

“La economía no está basada en el mundo real […]; el dinero crece más rápido que las cosas reales, la economía está tan fundamentalmente desconectada de la realidad que es destructiva”.

¿Seremos capaces de despertar de la pesadilla económica? ¿Los cambios, subidas y bajadas de las monedas seguirán determinando el precio de las cosas sin importar su valor? ¿Despertaremos antes de que sea demasiado tarde?

El sencillo ejercicio para programar alegría en tu vida del gurú de la felicidad de Google

AlterCultura

Por: pijamasurf - 11/23/2016

Chade-Meng Tan era apodado el "tipo alegre" en Google; comparte aquí sus secretos

La alegría y el gozo consustancial de la existencia no es algo que uno tiene que trabajar en terapia arduamente, según Chade-Meng Tan, autor del libro Joy on Demand; de hecho, uno está mejor servido si realiza simples ejercicios mentales.

Tan es un exingeniero de Google que era reconocido no tanto por su trabajo temprano en desarrollar la función de búsqueda móvil sino por impartir clases de mindfulness en la empresa de Mountain View. De aquí que haya desarrollado todo un programa de atención plena y desarrollo personal orientado a la cultura corporativa. 

En su libro mantiene que él mismo se ha transformado en un tipo feliz simplemente realizando un sencillo ejercicio, al cual podemos ver como una especie de programación de buenos hábitos ligada a la atención plena. Se trata de reconocer lo que llama "delgadas rebanadas de alegría". Como el nombre lo indica, no se trata de nada épico, sólo de reconocer las sensaciones cotidianas que nos complacen. Por ejemplo, tomar agua cuando tienes sed: "Cuando hago eso, experimento una pequeña rebanada de alegría tanto en el tiempo como el espacio".

La idea es que esto sea parte de una meditación en movimiento: reconocer la alegría de una mordida de pan, la sensación de un aire fresco en un día caluroso, la conexión que uno siente cuando habla con un amigo, etc. Este tipo de cosas abundan en la vida, pero cuando uno las nota y hace una especie de nota mental, reconociendo la sensación, según Tan esto forma hábitos positivos que refuerzan nuestra capacidad de experimentar alegría. Se familiariza a la mente con la alegría. 

El sistema de Tan está sustentado por investigaciones que muestran que las personas que tienen mayor conciencia de los "sabores" de la vida reportan una mayor satisfacción en general. 

    

Tenemos de alguna manera una especie de optimismo sistematizado, con la ventaja de establecerse dentro de un marco de mindfulness, el cual hace que una persona no divague tanto en sus pensamientos y preocupaciones. Reconocer que la vida está hecha de pequeñas rebanadas de alegría es un método interesante aunque quizás no del todo completo, ya que la vida también está hecha de pequeñas rebanadas de dolor; reconocerlas sin formar apego a ellas ni identificarse es igualmente importante.