*

X
Este muro de solidaridad busca hacer frente al discurso de odio y división promovido por Donald Trump

En México el proceso electoral por la presidencia en Estados Unidos genera interés siempre que ocurre. La relación entre ambos países es importante por muchísimas razones, y así ha sido más o menos desde que ambas naciones lograron su independencia y su consolidación como Estado.

En esta ocasión, sin embargo, dicha relevancia se ha avivado por causa de Donald Trump, candidato del Partido Republicano, quien como se sabe, ha sostenido su campaña en un discurso de polarización, intransigencia e incluso odio franco.

Su postura respecto a la migración da cuenta de ese radicalismo basado más en ideología que en hechos. A pesar de que los migrantes son un elemento clave en la dinámica social estadounidense, Trump ha preferido despreciar toda esa labor, todos sus aportes, y en repetidas ocasiones ha manifestado su deseo de expulsarlos del país o imponerles severas sanciones.

¿Cuál es la mejor forma de responder frente a un discurso que fomenta la división? Con inteligencia, sin duda, pero sobre todo con solidaridad. En toda nuestra historia como especie, lo mejor que hemos logrado lo hemos hecho gracias a la unión de esfuerzos, y nunca en el aislamiento de la sinrazón.

Para contribuir en esta idea de que sólo juntos se puede conseguir el bien común, la iniciativa #TheWallForTrump puso en marcha la construcción de un “muro” digital que replica en Internet aquel que se extiende a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos, y cuyo detalle más ingenioso es que sus “ladrillos” son mensajes de orgullo, comunión, camaradería y apoyo mutuo. Todo esto en respuesta a los mensaje xenófobos de Donald Trump y, claro, con la intención de debilitar sus probabilidades de ganar la presidencia de Estados Unidos.

Si quieres recorrer el muro o, mejor aún, agregar tu propio ladrillo, puedes hacerlo en el sitio thewallfortrump.com.

Sin duda una iniciativa interesante para recuperar la fe en la solidaridad como proyecto político.

Acaso como fiebre de temporada, la fascinación por lo payasos encontró cauce en un medio inesperado: la pornografía

Desde hace unos días ha circulado información a propósito del avistamiento de payasos en distintas ciudades de Estados Unidos, México y algunos otros países, y aunque esto podría parecer inocente y quizá hasta divertido, en general los que se encontraban en la calle tenían un tinte siniestro, como si tuvieran la intención explícita de asustar a la gente.

Como sabemos, aunque al payaso se le asocia usualmente con la diversión, también se le utiliza para llevarlo a sus opuestos, en especial lo trágico (como en Pagliacci, la ópera de Leoncavallo) o lo terrorífico (como en It, la novela de Stephen King, también adaptada al cine).

Existe, sin embargo, otra derivación aún más sorpresiva: la pornográfica. Aunque parezca asombroso, no sólo existe porno de payasos, sino que además, en las últimas semanas su consumo ha aumentado exponencialmente, esto al menos en una de las plataformas de porno en línea más visitadas, Pornhub.

Según reportó Pornhub, la búsqueda de porno de payasos en su sitio aumentó en 213% en la primera semana de octubre, en comparación a la tendencia que se tenía desde mediados de septiembre, según se ve en esta gráfica.

En cuanto a los términos de búsqueda, éstos han sido los más populares en los últimos días:

Sin duda un giro inesperado en esta figura que bien podría considerarse un arquetipo moderno.