*

X
Este muro de solidaridad busca hacer frente al discurso de odio y división promovido por Donald Trump

En México el proceso electoral por la presidencia en Estados Unidos genera interés siempre que ocurre. La relación entre ambos países es importante por muchísimas razones, y así ha sido más o menos desde que ambas naciones lograron su independencia y su consolidación como Estado.

En esta ocasión, sin embargo, dicha relevancia se ha avivado por causa de Donald Trump, candidato del Partido Republicano, quien como se sabe, ha sostenido su campaña en un discurso de polarización, intransigencia e incluso odio franco.

Su postura respecto a la migración da cuenta de ese radicalismo basado más en ideología que en hechos. A pesar de que los migrantes son un elemento clave en la dinámica social estadounidense, Trump ha preferido despreciar toda esa labor, todos sus aportes, y en repetidas ocasiones ha manifestado su deseo de expulsarlos del país o imponerles severas sanciones.

¿Cuál es la mejor forma de responder frente a un discurso que fomenta la división? Con inteligencia, sin duda, pero sobre todo con solidaridad. En toda nuestra historia como especie, lo mejor que hemos logrado lo hemos hecho gracias a la unión de esfuerzos, y nunca en el aislamiento de la sinrazón.

Para contribuir en esta idea de que sólo juntos se puede conseguir el bien común, la iniciativa #TheWallForTrump puso en marcha la construcción de un “muro” digital que replica en Internet aquel que se extiende a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos, y cuyo detalle más ingenioso es que sus “ladrillos” son mensajes de orgullo, comunión, camaradería y apoyo mutuo. Todo esto en respuesta a los mensaje xenófobos de Donald Trump y, claro, con la intención de debilitar sus probabilidades de ganar la presidencia de Estados Unidos.

Si quieres recorrer el muro o, mejor aún, agregar tu propio ladrillo, puedes hacerlo en el sitio thewallfortrump.com.

Sin duda una iniciativa interesante para recuperar la fe en la solidaridad como proyecto político.

Reed Hastings de Netflix cree que en el futuro podremos consumir entretenimiento personalizado tomando una pastilla

El CEO de la compañía que revolucionó el consumo de entretenimiento cree que en las siguientes décadas el entretenimiento podría tomar un cauce farmacológico. 

Reed Hastings, CEO de Netflix, recientemente exploró el futuro del entretenimiento en la conferencia "WSJDLive". Hastings dijo que su visión se inclina a un entretenimiento farmacológico, incluso más que a uno basado en la realidad virtual.

"En veinte o cincuenta años será perfectamente viable tomar una pastilla azul personalizada que te haga tener un viaje de una manera entretenida y luego una pastilla blanca que te regrese a la normalidad. Y si en 30 0 40 años la fuente del entretenimiento humano es farmacológica estaremos en aprietos". Hastings se refiere a su compañías, pero podríamos pensar que toda la humanidad (un poco al estilo Un mundo feliz, de Huxley). Pastillas de entretenimiento, pastillas de video, en las que podrás vivir directamente el entretenimiento que hoy vemos en una pantalla. Por supuesto la idea de Hastings evoca numerosas películas de ciencia ficción, desde Total RecallThe Matrix, o novelas como Vurt, de Jeff Noon. 

Hastings no explica cómo imagina que este entretenimiento farmacológico podría actuar en el cerebro. Quizás con fármacos que sean capaces de unirse a receptores individuales o quizás en un híbrido entre realidad virtual, estimulación craneal y métodos farmacológicos. 

Antes de que nos precipitemos, recordemos que la pastilla azul en The Matrix es la pastilla que nos regresa al sueño y nos mantiene en la cómoda ignorancia de la Matrix. Un entretenimiento como el que imagina Hastings seguramente nos mantendrá plácidamente sedados, como zombis, aunque en paraísos artificiales.