*

X

Médico británico denuncia censura gubernamental para la investigación del LSD

Psiconáutica

Por: - 10/18/2016

La prohibición para investigar clínicamente psicodélicos como el LSD, la psilocibina o la cannabis es la peor forma de censura a la investigación científica, según el profesor David Nutt

Imagen: Jonathan Greet, 2015

David Nutt es un notorio investigador inglés de las sustancias enteógenas: saltó a la fama hace unos años cuando era consejero de la oficina de adicciones del Reino Unido por afirmar que en realidad no todas las drogas eran dañinas, y que incluso muchas de ellas, como el LSD, la psilocibina o la cannabis, tenían importantes potenciales terapéuticos.

Desde el Imperial College de Londres, el profesor Nutt ha hecho importantes contribuciones a la investigación sobre psicodélicos, como aquella sobre el potencial de la psilocibina (hongos mágicos) para tratar la depresión crónica

En una conferencia en la Breaking Convention, Nutt declaró que negarse a investigar el potencial de los psicodélicos para la medicina es una cruel forma de censura ejercida desde el gobierno.

Los políticos tienen este miedo peculiar al LSD. Albert Hoffman [el primero en sintetizar la sustancia en 1938] dijo que el LSD era ‘su niño problema’. No hay duda de que aún es un niño problema para muchos políticos, por razones históricas, basadas en la ignorancia y la desinformación.

La opinión pública asocia el LSD y otros psicodélicos a la contracultura hippie de los años 60, en un marco de desinformación que la propaganda de la guerra contra las drogas ha extendido. Sin embargo, nunca nos ponemos a pensar que el LSD no es diferente que la penicilina, en el sentido de que es una sustancia que produce efectos positivos en el cuerpo si se administra correctamente. El LSD, de permitirse su investigación abierta y responsable por parte del gobierno, podría ser para las enfermedades mentales lo que la penicilina para las infecciones:

Una de las cosas interesantes sobre los psicodélicos es que generan una enorme simpatía en el público general, particularmente en cuanto medicinas. Mucha gente está muy molesta de que se hayan prohibido al público como medicina por más de 50 años. Mi propia opinión es que ésta es la peor censura a la medicina y a la investigación clínica en la historia del mundo. Si realmente quieres usarlos como medicina, es importante tener una fuerte base científica de fondo.

Junto a su equipo de la Fundación Beckley, Nutt ha realizado al menos tres importantes estudios sobre los efectos de la psilocibina en el cerebro, además de la manera en que el LSD reestructura las conexiones neuronales, lo que podría ser un salto cuántico en el tratamiento de la depresión de lograr rebasar la censura gubernamental. Y afirma:

El mundo necesita despertar al potencial de drogas como el LSD y la psilocibina, y también la cannabis. Estas drogas tienen un enorme potencial. Cada día que pasa en que estas drogas siguen siendo ilegales, los pacientes sufren; los pacientes cometen suicidio porque no están siendo tratados de su depresión o su dolor. Así que se trata de una prioridad para la medicina en todo el mundo cambiar estas leyes.

El LSD afecta la forma en que tu cerebro se relaciona con el lenguaje y la lógica

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 10/18/2016

Un estudio ha revelado cómo consumir ácido lisérgico afecta las redes semánticas del cerebro, lo cual está relacionado con un incremento en la creatividad, entre otras cosas

El investigador David Nutt y otros científicos incluyendo al Dr. Neiloufar Family publicaron un estudio que explora la relación que hay entre el ácido lisérgico o LSD y el lenguaje. Dicho estudio lleva el título de Activación semántica con LSD: evidencia de nombrar imágenes  e involucró a diez participantes a quienes se les dio LSD y un placebo en el intervalo de una semana. Mientras que estaban bajo los efectos de la droga o el placebo, ellos debían nombrar lo representado en una secuencia de imágenes. A través de esto investigadores descubrieron que aquellos que habían tomado LSD presentaban alteraciones tanto en su conciencia del lenguaje, como de lógica. 

Básicamente los participantes en LSD tenían más probabilidades de identificar erróneamente los contenidos de las imágenes, que aquellos que estaban en un placebo. Sus descripciones de las imágenes a veces eran incorrectas, pues tendían a contener palabras de grupos de significados similares como una respuesta correcta. De tal manera que si la foto era de un “león” podrían nombrarlo “pantera” o “gato”. Ya que el LSD activaba y fortalecía las redes semánticas haciendo que más conceptos similares surgieran. 

De acuerdo al doctor Neiloufar Family el LSD no afectaba los tiempos de respuesta, sino que quienes lo tomaban cometían más errores que eran similares al significado de las imágenes que veían, ya que aparentemente el ácido lisérgico afecta las redes semánticas del cerebro que se encargan de manejar tanto las palabras como los conceptos. Lo cual produce un efecto general de falta de enfoque y un efecto de hiperasociación en la manera en que las personas se relacionan con el lenguaje. En palabras de Family:

Inducir un estado hiperasociativo podría tener implicaciones para aumentar la creatividad. Los efectos  del LSD en el lenguaje pueden resultar en una cascada de asociaciones que permiten tener acceso más rápidamente a conceptos remotos que se encuentran guardados en la mente. 

Pero ¿de qué podría servir saber esto? De acuerdo a los investigadores a cargo de este experimento, la información obtenida podría ayudarnos a tener un mejor entendimiento de las bases neurológicas para la activación de las redes semánticas en el cerebro, permitiéndonos explorar la infraestructura del sistema nervioso y cómo está conectada a la forma en que manejamos la lógica y el lenguaje. De acuerdo al Dr. Family estos descubrimientos son relevantes para la exploración del uso de psicodélicos a nivel terapéutico, ya que se podrían desarrollar formas de tratar la depresión y otras enfermadas mentales.