*

X

Estas profesiones son las que concentran a más personas infieles ¿y tú a qué te dedicas?

Sociedad

Por: pijamasurf - 10/15/2016

La infidelidad es un comportamiento histórico y universal, pero también existen profesiones entre cuyos miembros es mucho más común

La infidelidad ha sido una conducta humana que, independientemente de etapas históricas o contextos socioculturales, tiene millones de adeptos. Mucho se ha reflexionado al respecto, existen buenos argumentos que defienden la poligamia (por ejemplo estos cuatro) y otros tantos que abogan por la pareja estable. Pero lo que es un hecho es que la infidelidad ha acompañado a nuestra especie a lo largo de todo el camino. 

Si bien nadie está exento de cometerla, y tampoco de padecerla, al parecer existen ciertos perfiles psicológicos, entornos sociales o profesiones, que parecieran favorecer la práctica de la infidelidad. Y en el caso de esta última variable, las profesiones, un sitio de citas por Internet recién liberó los resultados de una encuesta aplicada a más de cinco mil mujeres para definir en cuáles se concentran los mayores índices de infidelidad. Además de este ranking, el ejercicio extrajo otros datos, por ejemplo que dos terceras partes de las mujeres infieles lo hacen con algún colega.  

Y los campos profesionales más propensos a la infidelidad son...

Servicios financieros

Aviación

Salud

Negocios

Deportes

Artes

Vida nocturna

Medios

Legal

 

¿Qué estarías dispuesto a hacer para conseguir un trabajo? (VIDEO)

Sociedad

Por: Pijamasurf - 10/15/2016

Este video muestra como las condiciones laborales a veces hacen que, en vez de mejorar nuestra vida, sacrifiquemos nuestra dignidad

El siguiente video fue realizado por una compañía española para reflejar las condiciones que existen en ese país, en las que 13% de las personas con trabajo vive en una situación de pobreza y muchos más sufren algún tipo de explotación laboral que afecta su felicidad. Este es sólo un ejemplo que pone el dedo sobre la llaga de un problema que afecta a muchos otros países, a veces con situaciones incluso más deplorables. El trabajo no garantiza la dignidad ni económica ni social ni personal. Somos víctimas de un sistema que favorece la desigualdad y que ha creado una nueva forma de esclavitud mucho menos explícita y más taimada, pero no por ello menos onerosa.