*

X
Este track "jazzero" fue compuesto entre una máquina pensante y un músico humano; el resultado es bastante extraño

Entre lo emocionante y lo aterrador, así está siendo el proceso en el cual la inteligencia artificial va sumando habilidades a su acervo. Si bien con un poco de suerte, mucha precaución y una agenda ética, la calidad de vida de la humanidad podría elevarse significativamente gracias a las máquinas pensantes, es evidente que también se corre un riesgo, y uno grande, al estarlas dotando de inteligencia y facultades diversas. 

En todo caso, y en lo que vamos comprobando hacia dónde apunta este vasto campo de desarrollo, hoy ya podemos "disfrutar" de composiciones musicales creadas por una inteligencia artificial. Se trata de una pieza obra del FlowComposer del Computer Science Labs de Sony. Esta mente artificial puede hilar notas y tonos, aunque aún no considera en ese proceso el efecto que las diferentes combinaciones que crea puede tener en el oído, y menos en el ánimo, de un humano.

Actualmente el proceso creativo de FlowComposer consiste en que éste crea la melodía y los acordes básicos y luego un humano, el francés Benoit Carré, hace los arreglos y compone la letra.

A continuación la pieza "The Ballad of Mr Shadow", que recuerda pinceladas de Duke Ellington, Cole Porter y George Gershwin.

Se inunda casa de pastor que afirmaba que los desastres naturales son castigo de Dios contra los homosexuales

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 10/09/2016

Un gentil recordatorio de que Dios, de existir, tendría un irónico sentido del humor

Alegrarse por las desgracias ajenas no es un ejercicio de buen karma, pero muchos vieron un acto de justicia poética al conocer la historia de Tony Perkins. Perkins es presidente del Family Research Council, una asociación abiertamente conservadora y homofóbica, quien una vez afirmó que el huracán Joaquín era un castigo divino por la legalización del matrimonio homosexual, así como otras medidas liberales. Sin embargo, una serie de tormentas en Louisiana, donde vive Perkins, arrasaron con 40 mil hogares, entre ellos su casa.

Otras joyas de la mentalidad de Perkins son celebrar que Uganda “mate a los gays” como esfuerzo por “elevar la conducta moral” y opinar que la alta tasa de suicidios en los jóvenes de la comunidad LGBT se explica porque son conscientes de su “anormalidad”. Perkins tuvo que escapar en una embarcación cuando la inundación empezó a entrar en su casa, en una tormenta de proporciones bíblicas sin duda, que los científicos consideran un efecto del cambio climático.

Pero Perkins se lo toma con filosofía, pues comentó que los cristianos afectados por la inundación estaban a prueba en un “inspirador ejercicio espiritual” y que debían agradecer a Dios por considerarlos “dignos de sufrir por obra suya.” 

Obviamente no celebramos este irónico giro del destino, e incluso si lo interpretamos desde un punto de vista religioso, parece un elocuente testimonio de que Dios, lo divino o simplemente lo impredecible de la naturaleza, desafía el carácter moral de cualquiera de sus autoproclamados voceros.