*

X

El primer ministro de Bután recoge la basura de los caminos con sus propias manos y también tú deberías hacerlo

Política

Por: Pijamasurf - 10/11/2016

Una vez cada semana el primer ministro Tshering Tobgay se detiene a recoger la basura de las calles que lo llevan a su oficina, sentando un admirable ejemplo

El Reino de Bután es un pequeño país de menos de 1 millón de habitantes incrustado en la parte este de los Himalayas, cerca del Tíbet, Nepal, India  y Bangladesh. Bután es un país budista que en tiempos recientes ha servido de refugio de grandes maestros tibetanos como Dilgo Khyentse Rinpoche y tiene una concepción bastante especial de la vida. Hace unos años el rey Jigme Singye creó un ministerio para la felicidad nacional y creó el indicador de felicidad doméstica bruta a diferencia del indicador económico del producto doméstico bruto. La felicidad se convirtió en el verdadero indicador del progreso del país.

El rey abdicó del trono pese a estar en perfectas condiciones de salud y tener completa aprobación del pueblo para hacer una transición hacia la democracia, la cual está siendo conducida por su hijo Jigme Khesar Namgyel Wangchuck, quien subió al trono en el 2006. El primer ministro Tshering Tobgay es parte importante de esta transición y un formidable ejemplo de ética para mandatarios en otros países.  

Tshering Tobgay publicó estas imágenes en su Facebook (el cual es un excelente ejemplo de manejo de las redes sociales para cualquier político), en las que aparece recogiendo la basura, para motivar a las demás personas a que hagan lo mismo. El primer ministro publicó la siguiente frase del rey, a la cual parece estar respondiendo: "Donde vivimos debe ser un lugar limpio, seguro, organizado, bello, con el fin de cuidar la integridad nacional, el orgullo y nuestro brillante futuro. Estas cosas también son construcción de nación". Tshering Tobgay explicó que ya que "nuestros vecinos insisten en tirar su basura en nuestro caminos, he decidido tomar cartas en el asunto: recogeré basura en camino a la oficina una vez cada semana. Ayúdenme recogiendo desechos tirados cuando vayan a la oficina o regresen de la misma. Y si de todas maneras van a hacerlo, al menos ayúdenos dejándola a un lado del camino, ya que es más fácil de recoger. Recoger basura tirada hasta el fondo de los caminos quita mucho tiempo, es difícil y peligroso".

Un extraordinario ejemplo que aplica para numerosos países en el mundo que tienen esta pésima costumbre.

 

Deshielo en Groenlandia exhibe base militar secreta de Estados Unidos

Política

Por: pijamasurf - 10/11/2016

En una inesperada consecuencia del cambio climático, una base militar construida por Estados Unidos en Groenlandia durante la Guerra Fría quedó al descubierto

El deshielo es una realidad ecológica innegable de nuestra época. Hay quien discute la existencia del calentamiento global, si éste es una consecuencia directa de la actividad humana o si es un proceso natural, y mientras tanto, los grandes glaciares en los polos del planeta están, literalmente, haciéndose agua, derritiéndose y aumentando así los niveles de los océanos, provocando inundaciones donde antes no ocurrían, alterando la vida, las dinámicas marítimas y más.

Y por si no hubiera suficiente evidencia al respecto, hoy se dio a conocer una muy circunstancial y también muy elocuente. Debido a este deshielo, una base nuclear que el gobierno de Estados Unidos construyó en secreto en Groenlandia, ahora ha quedado expuesta.

A finales de la década de 1950, el gobierno estadounidense acordó con el de Dinamarca construir un generador nuclear al noroeste de Groenlandia, en una zona conocida como Thule. El gobierno danés, a quien correspondía la jurisdicción de dicho territorio, aceptó sin saber que ese proyecto encubría el propósito de instalar una base militar capaz de disparar misiles por debajo del hielo a países soviéticos. Esta operación se conoció como “Proyecto Iceworm” y se mantuvo vigente durante casi 10 años, hasta el clímax de la Guerra Fría.

Debido a lo inestable del terreno glaciar, el proyecto fue abandonado, pero esto sin remover responsablemente miles de toneladas de material nuclear, el cual se creyó que quedaría sepultado por el hielo para siempre, sin contar que, varias décadas después, una circunstancia totalmente imprevisible lo pondría al descubierto.

Expertos en ecología temen ahora que dicho material se haya esparcido por la zona, en especial un químico conocido como policlorobifenilo, altamente tóxico para la vida y especialmente cancerígeno para el ser humano. Se dice que el material está enterrado bajo una capa de 35 metros de hielo, la cual científicos sugieren que podría derretirse en 75 años.