*

X

El primer ministro de Bután recoge la basura de los caminos con sus propias manos y también tú deberías hacerlo

Política

Por: Pijamasurf - 10/11/2016

Una vez cada semana el primer ministro Tshering Tobgay se detiene a recoger la basura de las calles que lo llevan a su oficina, sentando un admirable ejemplo

El Reino de Bután es un pequeño país de menos de 1 millón de habitantes incrustado en la parte este de los Himalayas, cerca del Tíbet, Nepal, India  y Bangladesh. Bután es un país budista que en tiempos recientes ha servido de refugio de grandes maestros tibetanos como Dilgo Khyentse Rinpoche y tiene una concepción bastante especial de la vida. Hace unos años el rey Jigme Singye creó un ministerio para la felicidad nacional y creó el indicador de felicidad doméstica bruta a diferencia del indicador económico del producto doméstico bruto. La felicidad se convirtió en el verdadero indicador del progreso del país.

El rey abdicó del trono pese a estar en perfectas condiciones de salud y tener completa aprobación del pueblo para hacer una transición hacia la democracia, la cual está siendo conducida por su hijo Jigme Khesar Namgyel Wangchuck, quien subió al trono en el 2006. El primer ministro Tshering Tobgay es parte importante de esta transición y un formidable ejemplo de ética para mandatarios en otros países.  

Tshering Tobgay publicó estas imágenes en su Facebook (el cual es un excelente ejemplo de manejo de las redes sociales para cualquier político), en las que aparece recogiendo la basura, para motivar a las demás personas a que hagan lo mismo. El primer ministro publicó la siguiente frase del rey, a la cual parece estar respondiendo: "Donde vivimos debe ser un lugar limpio, seguro, organizado, bello, con el fin de cuidar la integridad nacional, el orgullo y nuestro brillante futuro. Estas cosas también son construcción de nación". Tshering Tobgay explicó que ya que "nuestros vecinos insisten en tirar su basura en nuestro caminos, he decidido tomar cartas en el asunto: recogeré basura en camino a la oficina una vez cada semana. Ayúdenme recogiendo desechos tirados cuando vayan a la oficina o regresen de la misma. Y si de todas maneras van a hacerlo, al menos ayúdenos dejándola a un lado del camino, ya que es más fácil de recoger. Recoger basura tirada hasta el fondo de los caminos quita mucho tiempo, es difícil y peligroso".

Un extraordinario ejemplo que aplica para numerosos países en el mundo que tienen esta pésima costumbre.

 

Estos 9 escritores son mucho mejores que quienquiera que gane el Premio Nobel de Literatura

Libros

Por: pijamasurf - 10/11/2016

Una breve selección de escritores que se quedaron en el camino de ser galardonados con el Premio Nobel de Literatura, aunque tenían méritos suficientes

Estamos a un par de días de que la academia sueca anuncie al ganador del Premio Nobel de Literatura, sin duda uno de los premios más importantes en la materia, en buena medida por la exposición mundial que implica.

Sin embargo, también en años recientes, ha sorprendido la cortedad de miras de los académicos que designan al merecedor de este reconocimiento, pues únicamente tienen acceso a ciertos escritores de mercados muy definidos y de tradiciones literarias también muy específicas, lo cual lo vuelve un premio relevante, pero también lleno de contradicciones.

A continuación compartimos una lista un tanto heterogénea, vagamente provocativa, que demuestra por qué, hasta cierto punto, incluso un premio como el Nobel es lo que menos importa al momento de escribir.

 

Genios que se quedaron sin el premio:

León Tolstói

En 1901, Tolstói pudo ser el primer galardonado con el Nobel de Literatura en la historia de los premios, pero los académicos lo ignoraron, pese a que para entonces tenía escrita toda la obra por la cual hoy se le reconoce con unanimidad como uno de los grandes escritores de todos los tiempos.

Qué leer: La muerte de Iván Ilich, Anna Karénina,

 

Marcel Proust

Otro gran ignorado por la academia sueca y, también, otro gran celebrado por la crítica. Proust es autor de una obra monumental, En busca del tiempo perdido, sobre la memoria, el amor, la Francia de principios del siglo XX, el arte, la homosexualidad, las relaciones familiares y mucho más.

Qué leer: Contra Sainte-Beuve, Los placeres y los días

 

James Joyce

Sí: el único escritor que, después de Shakespeare, volvió a revolucionar el idioma inglés y mostró una forma totalmente nueva de narrar, tampoco recibió el Nobel.

Qué leer: Retrato del artista adolescente, Ulysses

 

Jorge Luis Borges

Borges, que tanta admiración suscita entre tantos lectores, de todo tipo, en el ámbito hispánico, ha sido por mucho tiempo uno de los grandes ignorados en otras sociedades lectoras. Sus méritos literarios son indiscutibles, desde la imaginación desbordada hasta el singular uso que hizo del español.

Qué leer: Ficciones, El aleph, Historia de la eternidad

 

Algunos escritores más recientes:

Cormac McCarthy

Un heredero de la narrativa de William Faulkner: serio, denso, cruel incluso.

Qué leer: No es país para viejos, Meridiano de sangre

 

Michel Tournier

Fallecido a inicios de este año, Michel Tournier fue uno de los grandes escritores franceses contemporáneos. Su obra es un tanto densa, en parte por su formación como filósofo, pero también muy imaginativa.

Qué leer: El rey de los alisos

 

António Lobo Antunes

Otro escritor denso, complejo, uno de los pocos que aún se afanan por examinar el alma humana, las contradicciones de nuestra existencia y cómo respondemos a lo desafíos que nos presenta la vida.

Qué leer: Tratado de las pasiones del alma, El orden natural de las cosas

 

BONUS: Los favoritos de las casas de apuestas

Haruki Murakami

Como sabemos bien, Haruki Murakami es uno de los escritores más leídos de los últimos 20 años, y aunque haya quien juzgue su faceta pop o best-seller, lo cierto es que en su bibliografía cuenta con dos o tres títulos admirables que sin convertirlo en un contendiente serio por el Nobel, al menos le harían dar cierta batalla.

Qué leer: La caza del carnero salvaje, Crónica del pájaro que da cuerda al mundo

 

Adonis

Este poeta sirio –cuyo nombre de nacimiento es Ali Ahmad Said Esber– figura desde hace unos años en los pronósticos de los apostadores, sin que hasta el momento estos hayan acertado.

Qué leer: Sombra para el deseo del sol, Este es mi nombre (versión definitiva)

 

Y uno que no es mencionado por las casas de apuestas, pero que debería de ganarlo: Roberto Calasso (Lee: Cinco libros para conocer a Roberto Calasso)