*

X

El libro para reírte (y reflexionar) sobre la corrupción: el "Corrupcionario Mexicano"

Política

Por: pijamasurf - 10/30/2016

El universo semántico que germina alrededor de la corrupción sistemática en México es tan cómico como deprimente

En México la corrupción política llega a niveles literalmente irrisorios. Tan es así, que personajes de la vida pública han legado increíbles frases de cinismo; como muestra está la del presidente Enrique Peña Nieto cuando afirmó que la corrupción en México es cultural, la de “Ni los veo, ni los oigo”, frase del expresidente Carlos Salinas de Gortari refiriéndose a la caída de sistema que le dio la delantera en el conteo final, o el legendario adagio del profesor Carlos Hank González que advertía “Un político pobre es un pobre político”.

En México pareciera que la población se ha acostumbrado a la corrupción, en muchos casos alimentándola, pero en suma terminan conformando una sociedad saqueada, en un perenne desencanto y escepticismo generalizado.

Este círculo vicioso ha generado en la población un lenguaje metafórico alrededor de la corrupción: palabras como "tajada", "moche", "prestanombres", "pemexgate", "hueso", "chapulín", "embarazo de urnas", "delfín", etc., forman parte de un lenguaje pintoresco, y hasta paradójicamente cómico, entre entendidos. Y quizá luego de la risa, si repasamos un compendio de este peculiar léxico pueda caerse también en una reflexión que, con suerte y mucho esfuerzo, encauce un cambio para reconfigurar esta lamentable realidad. 

Lo anterior es el objetivo del proyecto Corrupcionario Mexicano, un libro editado por Grijalbo y promovido por la organización civil Opciona, abocada a construir ciudadanía. 

Quizá lo más relevante de este texto es que ofrece un espejo, palabras que invitan a la sociedad a mirarse a sí misma desde el humor, y luego desde la reflexión. Quizá sin intención, además, el Corrupcionario consigue hacer un inteligente repaso por la historia política del país, la cual, hay que decirlo, la misma sociedad ha permitido.

Si quieres proponer o agregar palabras a este "bestario" semántico puedes participar aquí.

Estados Unidos pagó 500 mdd a compañía para que hiciera videos falsos de Al-Qaeda

Política

Por: Pijamasurf - 10/30/2016

El Pentágono pagó más de 500 millones de dólares a una compañía de relaciones públicas británica para que montara una campaña de propaganda en Iraq, que incluyó la generación de videos falsos atribuidos a Al-Qaeda

Información revelada por el Bureau of Investigative Journalism muestra que el Pentágono pagó más de 500 millones de dólares a una compañía de relaciones públicas británica para que estableciera un programa de propaganda en Iraq. La compañía Bell Pottinger recibió más de 100 millones de dólares al año en contratos de 2007 a 2011 para crear videos de propaganda dentro de uno de los llamados "black ops", programas secretos de las agencias militares estadounidenses. Bell Pottinger llegó a emplear hasta 300 personas para este programa de desinformación en Iraq.

El trabajo consistió de tres tipos de productos, los "blancos", atribuidos correctamente, los "grises" sin atribución y los "negros" falsamente atribuidos. El primero fueron comerciales que representaban a Al-Qaeda de forma negativa; el segundo fueron productos que simulaban ser creados por la "TV Árabe", como, por ejemplo, se filmaban bombardeos de Al-Qaeda y se editaba el material como si fueran piezas de noticias, con una voz en árabe y eran distribuidas por estaciones de noticias en la región. El tercer tipo fue la producción de videos falsos de propaganda de Al-Qaeda. Los videos además contaban con un código de tracking para acumular inteligencia.

Esta información se suma a una amplia colección de filtraciones que muestran cómo las agencias de inteligencia de Estados Unidos han manufacturado la percepción de los terroristas islámicos, tanto de al-Qaeda como de ISIS. Esto después de que incluso armaran y entrenaran a lo que sería Al-Qaeda originalmente en Afganistán. A finales de los 70, Estados Unidos "aprovechó" la oportunidad para canalizar un grupo de resistencia anticomunista fondeando rebeldes que se oponían al gobierno pro soviético en Afganistán. La CIA suministró armas, dinero y demás recursos para fortalecer a los muyahidines. El más famosos de estos rebeldes mercenarios (glorificados en algunas películas de Hollywood como Rambo) fue Osama Bin Laden. Esta decisión estratégica fue implementada por el Consejero de Seguridad Nacional Zbigniew Brzezinski, con el conocimiento del presidente Carter. En una entrevista años después Brzezinski dijo no arrepentirse de la operación secreta ya que detuvo la expansión del comunismo y eso "es más importante que el talibán".