*

X

El libro para reírte (y reflexionar) sobre la corrupción: el "Corrupcionario Mexicano"

Política

Por: pijamasurf - 10/30/2016

El universo semántico que germina alrededor de la corrupción sistemática en México es tan cómico como deprimente

En México la corrupción política llega a niveles literalmente irrisorios. Tan es así, que personajes de la vida pública han legado increíbles frases de cinismo; como muestra está la del presidente Enrique Peña Nieto cuando afirmó que la corrupción en México es cultural, la de “Ni los veo, ni los oigo”, frase del expresidente Carlos Salinas de Gortari refiriéndose a la caída de sistema que le dio la delantera en el conteo final, o el legendario adagio del profesor Carlos Hank González que advertía “Un político pobre es un pobre político”.

En México pareciera que la población se ha acostumbrado a la corrupción, en muchos casos alimentándola, pero en suma terminan conformando una sociedad saqueada, en un perenne desencanto y escepticismo generalizado.

Este círculo vicioso ha generado en la población un lenguaje metafórico alrededor de la corrupción: palabras como "tajada", "moche", "prestanombres", "pemexgate", "hueso", "chapulín", "embarazo de urnas", "delfín", etc., forman parte de un lenguaje pintoresco, y hasta paradójicamente cómico, entre entendidos. Y quizá luego de la risa, si repasamos un compendio de este peculiar léxico pueda caerse también en una reflexión que, con suerte y mucho esfuerzo, encauce un cambio para reconfigurar esta lamentable realidad. 

Lo anterior es el objetivo del proyecto Corrupcionario Mexicano, un libro editado por Grijalbo y promovido por la organización civil Opciona, abocada a construir ciudadanía. 

Quizá lo más relevante de este texto es que ofrece un espejo, palabras que invitan a la sociedad a mirarse a sí misma desde el humor, y luego desde la reflexión. Quizá sin intención, además, el Corrupcionario consigue hacer un inteligente repaso por la historia política del país, la cual, hay que decirlo, la misma sociedad ha permitido.

Si quieres proponer o agregar palabras a este "bestario" semántico puedes participar aquí.

Te podría interesar:

Gobierno de México paga millones de dólares a empresa israelí para espiar smartphones

Política

Por: pijamasurf - 10/30/2016

El New York Times denuncia que al menos un periodista que investigaba casos de corrupción del gobierno federal fue intervenido

Un reciente artículo del New York Times denuncia que el gobierno mexicano ha empleado desde hace tres años los servicios de una compañía israelí de ciberespionaje. NSO es el nombre de esta empresa que cobra 650 mil dólares por intervenir completamente un teléfono mediante su producto estrella, un software llamado "Pegasus". Esto implica, de acuerdo con la propia compañía, tener acceso a su historial de navegación, correos, SMS, chats, correos y lista de contactos, además de compilar todos los contenidos generados mediante la cámara y micrófono del teléfono. 

Si bien esta modalidad de espionaje debe ser muy popular entre gobiernos alrededor del mundo, el problema es que en este caso también se denuncia que estos servicios fueron utilizados para hackear el teléfono de al menos un periodista: Rafael Cabrera, quien curiosamente participó en la investigación sobre uno de los muchos episodios lúgubres de la administración de Peña Nieto, concretamente, en el que se refiere a la "Casa Blanca", presumiblemente un acto de corrupción que involucra al contratista predilecto del gobierno mexicano, Grupo Higa, y a la propia primera dama, Angélica Rivera. 

Fiel a la disociación de la realidad que caracteriza al gobierno de México, Ricardo Alday, el vocero de la embajada de México en Estados Unidos alegó: "Nuestro sistema de inteligencia está sujeto a la legislación vigente de México y cuenta con autorización legal. No son usados contra periodistas o activistas". 

Obviamente, o el New York Times o el gobierno mexicano están mintiendo. Dejamos a tu consideración determinar quién.