*

X

El bebé que apareció en la portada del disco "Nevermind" de Nirvana recrea la misma foto 25 años después

Arte

Por: piJamasurf - 10/02/2016

Experimenta un deja vu, 25 años después, en torno a una de las imágenes más representativas de la música en las últimas décadas

El nombre Spencer Elden es completamente desconocido para cualquiera de nosotros. En cambio, si aludimos al bebé que protagonizó la portada de uno de los discos más representativos de las últimas tres décadas, Nevermind, entonces todos exclamaremos de manera afirmativa. Esta emblemática imagen pasaría a la historia, alojada en la memoria de al menos un par de generaciones que encontraron en dicho álbum un incomparable vehículo para canalizar su sentimiento de rebeldía adolescente. De hecho la revista Rolling Stone, tras una masiva encuesta, determinó que esta portada es la "tercera más icónica de todos los tiempos".

Ahora, justo 25 años después del estreno de Nevermind (ocurrido el 24 de septiembre de 1991), el exbebé, ahora un joven problema de 25 años, accedió a replicar la imagen a cambio de $200 dólares (una suma similar a la que en su momento recibieron sus padres por prestar a su hijo para la sesión fotográfica). El encargado de convencerlo fue el fotógrafo John Chappel y para muchos este un tanto cómico ejercicio resulta un detonador de nostalgia pura (aunque se extraña el billete de dólar).

¡Larga vida a Nevermind!

 

Escucha "Sirens", el nuevo disco de Nicolas Jaar

Arte

Por: Pijamasurf - 10/02/2016

Nicolas Jaar ha lanzado su segundo disco "Sirens", una profusa paleta de experimentación sonora que confirma su enorme talento

El chileno-estadounidense Nicolas Jaar acaba de lanzar su segundo disco, Sirens. Lo puedes escuchar en su estación de radio experimental "Other Network" (Canal 333). Sirens es una heterogénea muestra del virtuosismo y la gran versatilidad sonora de Jaar, momentos altamente experimentales que oscilan con momentos melódicos, clásicos, caos, sirenas urbanas y sirenas divinas. Parece que Nico puede hacer música de todos los géneros jamás inventados. 

En su primer disco Space is only noise, Jaar introdujo lo que ha sido llamada música dance lenta, con motivos de blues y swing, una especie de elegancia retro, con bajos gordos que lo volvió el niño mimado de la escena, una especie de deidad hipster. Lo siguieron numerosos proyectos alternos, sencillos y LPs de un dominio amplio. En esta ocasión, Jaar sigue desarrollando su sonido con un impresionismo electrónico lleno de abstracciones, atmósferas y ritmos que van desde un reggeaton onírico, punk y hasta ruidos blancos, samples de cuando era niño, voces fantasmagóricas y una serie de fades melancólicos que suenan a máquinas y ángeles. Escucharlo es como recorrer un paisaje urbano interpenetrado por la melancolía de la mente reflexiva.

En una entrevista con Rolling Stone, Jaar dijo que es un álbum de contexto, del contexto en él mismo y a su alrededor. Por ello también se incluye el arte de su padre Alfredo en la portada del disco y elementos sonoros íntimos. Cita a Nina Simone como una indeleble influencia en su música. Son innumerables realmente los sonidos que conviven en la música de Jaar.