*

X

6 cosas que haces hoy que te causarán remordimiento en 10 años

Salud

Por: pijamasurf - 10/18/2016

Una pequeña guía para evitar comportamientos que pueden convertirse en heridas futuras

Nuestro ritmo de vida puede agobiar con facilidad a cualquiera. En medio de un mar de responsabilidades y compromisos, perder de vista lo importante es sencillo. Dejar de lado nuestros sueños y compromisos con nosotros mismos nos llevará a sentir que pudimos haber hecho más por nosotros. Conforme pasan los años, nuestra voluntad y capacidad para transformar nuestra vida disminuye. Es posible encontrar un balance armónico para atender retos y necesidades. Aquí van seis cosas de las que podrías arrepentirte el día de mañana.

Imagen: Anna Pan

1. Darse por vencido con las relaciones

Muchas personas terminan pensando que pudieron tener una mejor vida amorosa. Este es un camino seguro al remordimiento. No prestar suficiente atención ni poner tanto esfuerzo en la vida junto a nuestras parejas nos hará sentir a futuro que sólo bastaba dar un paso al frente y hacerlo. Cultivar una vida amorosa sana es básico, atreverse a vivirla a plenitud es fundamental.

 

2. Descuidar a nuestros amigos

Generalmente se considera que las amistades no son tan importantes como las relaciones amorosas, lo cierto es que su pérdida puede ser tan dolorosa como cualquiera de éstas. Perder amigos íntimos o cercanos por pasar más tiempo del necesario en el trabajo es una causa segura de arrepentimiento a futuro.

Si conservamos y protegemos nuestras verdaderas amistades siempre tendremos cerca a alguien que pueda escucharnos. Con el paso del tiempo, en especial en los ambientes laborales, se vuelve más difícil generar amistades sinceras y profundas que hagan la diferencia.

 

3. Ser sedentario

Un estilo de vida pasivo y sin mucha actividad puede parecer cómodo por ahora. Estar sentado todo el día frente a un monitor es una buena manera de abonar problemas para la madurez. Llegar cansado del trabajo suele ser un pretexto recurrente para no activarse. Generar hábitos más saludables, como ejercitarse con regularidad, es más que deseable.

Cuando somos jóvenes y estamos llenos de energía el ejercicio parece una obsesión banal. Nos creemos invencibles sin considerar que, para nuestro cuerpo, el tiempo no pasa en vano.

 

Imagen: Lucía Franco

4. Descuidar tu salud

Además de crear buenos hábitos como el ejercicio, realizar chequeos médicos cada tanto y mantener una historia clínica adecuada puede resultar crucial en la detección temprana de enfermedades que, de otro modo, podrían acabar con nuestra vida.

Ir cada tanto al doctor para revisar que todo vaya bien nunca está de más. Los hospitales reciben visitas frecuentes de personas arrepentidas por no haber prevenido sus padecimientos.

 

5. No controlar el estrés

El ritmo impredecible y caótico de la realidad, nuestras preocupaciones diarias y las obligaciones que nos acosan suelen asfixiarnos hasta provocar niveles de estrés alarmantes. Sin embargo, no hay pretextos que basten al momento de combatir los efectos de la vida moderna.

El estrés es un asesino silencioso que suele liberar una avalancha de problemas en nuestro comportamiento y termina por afectar  todas nuestras relaciones. Evidencias recientes señalan que el estrés puede hacernos propensos a padecer enfermedades mentales.

Encontrar hábitos que nos ayuden a liberar el estrés como la meditación, terapia, ejercicio, entre otras tantas, será algo que nos agradeceremos en algunos años.

 

6. Dejar de tomar decisiones y actuar únicamente por causa del miedo

Una de las razones más comunes para arrepentirse a futuro es dejar que el miedo domine nuestras vidas. Ya sea por temor a no cumplir con las expectativas sociales y familiares o por pavor a no ganar suficiente dinero o tener el estilo de vida que deseamos, dejar que nuestras emociones nos conduzcan al momento de decidir nuestros próximos pasos resulta fatal.

A veces arriesgarse es saludable. Guiarnos por nuestra intuición o aquello que nos apasiona puede alejarnos de esa zona de confort que nos mantiene seguros pero insatisfechos. Generalmente, decidir por miedo nos conduce a asumir y dejar pasar comportamientos poco éticos o que de otro modo nos parecerían inaceptables.

No hay una estrategia infalible para vivir sin arrepentimientos, sin embargo ayuda imaginarse en el lecho de muerte pensando qué cosas habríamos querido hacer. Cuidar nuestras amistades y relaciones, mantenernos saludables y despiertos, combatir la angustia y el temor reduce drásticamente los momentos que luego nos parecerán amargos. Saber qué es lo más importante para ti y ser coherente con tus valores te ayudará a futuro.

 

Imagen principal: Monica Barengo

También en Pijama Surf: ¿Cómo superar el miedo al fracaso? Esta guía práctica puede arrojar luz a ese camino

El clítoris: un órgano de placer, fascinación, dominación y que no es exclusivo de la especie humana

Salud

Por: pijamasurf - 10/18/2016

Este órgano ha permanecido en el misterio durante siglos, pero al parecer es mucho más complejo y hermoso de lo que imaginamos

El ser humano ha trascendido numerosas limitaciones y constantemente está en busca de formas de ir más allá y explorar lugares inimaginados. Un ejemplo de esto es la exploración del espacio exterior, que ha llevado a más de uno a soñar con “colonizar” el espacio. Aunque la propuesta resulte controvertida, ya que quizá deberíamos preguntarnos si realmente queremos replicar un modelo tan pernicioso social e históricamente como la colonización al resto de la galaxia. En todo caso, a veces pareciera que los humanos nos distraemos demasiado mirando el cielo, mientras que permanecemos ignorantes sobre numerosos aspectos de la tierra que pisamos e incluso del cuerpo en el que habitamos. Con respecto a este último punto hay mucho de que hablar, sobre todo en cuanto a la anatomía femenina se refiere, pues lamentablemente un compuesto de tabúes sociales que han inhibido la sexualidad humana durante siglos también ha dado como fruto un gran desconocimiento de un órgano tanto maravilloso como misterioso: el clítoris. 

Después de todo el clítoris ha causado mucha controversia, pues es mucho más complejo de lo que los anatomistas pensaban hace tan sólo poco más de una década. De tal manera que los libros de texto se han quedado obsoletos, pues este órgano en realidad podría ser descrito con mayor fidelidad como una suerte de constelación anatómica que abarca la apertura de la vagina y la parte frontal de la uretra, además del botón rosado al que usualmente nos referimos como “clítoris”. De hecho, en Francia, la investigadora Odil Fillod ha realizado el primer modelo 3D de un clítoris que puede ser reproducido por cualquier impresora 3D y cuyos planos están disponibles en línea para ayudar a mejorar la educación sexual de las nuevas generaciones.  

Modelo 3D de Odil Fillod

Dicho modelo muestra lo complejo y bello que realmente es un clítoris, que llega incluso a recordarnos la estructura de una orquídea. Sin embargo, la especie humana no es la única que cuenta con un clítoris en su anatomía, ya que este órgano también se encuentra en algunos mamíferos y aves. De hecho, tan sólo los primates tienen clítoris con diferentes formas, tamaños y funciones. Por ejemplo el mono araña tiene un clítoris tan grande que cinco centímetros de él suelen colgar entre sus piernas, lo cual lo hace aún más largo que el pene de esta especie.  Además el clítoris tiene un rol social en las interacciones de esta especie, ya que hay una división entre los sexos. Los machos suelen viajar e interactuar en grupos de su propio sexo, mientras que las mujeres viajan sólo con sus crías. De acuerdo a los científicos, las hembras dominantes exhiben su clítoris de manera similar a los machos cuando muestran su pene, como un gesto de dominación sobre otros miembros del grupo. 

Por otro lado los gorilas también tienen clítoris largos pero no suelen extenderse más allá de los labios. Además suele estar cubierto por una capa de piel y es hueco, debido a que esto hace más fácil marcar el territorio con orina. Por su parte, los chimpancés y los bonobos tienen un clítoris cilíndrico y oculto tal como el de los humanos, pero no es más grande. Lo que sí cambia es su ubicación, pues se encuentra entre las piernas, no hacia el frente del cuerpo, lo cual es útil para la estimulación sexual. Quizá los bonobos tengan un comportamiento sexual tan variado como los humanos, o más, ya que entablan relaciones sexuales entre diferentes sexos, con el mismo sexo, en grupo y diferentes posiciones. Los bonobos usan el sexo para formar alianzas, modificar su estatus dentro de la jerarquía social, obtener comida y por diversión. 

Sin embargo, más allá de las variaciones entre las especies, debemos admitir que el clítoris humano, cuya función aparente es proporcionar placer, aún requiere ser objeto de exploración y estudio. Pues, además de su belleza, es depositario de diversos misterios, ya que es usado por diversos primates tanto para reproducirse y entretenerse, como para el sometimiento de otros miembros del grupo. Quizá sea el momento de darle a este fascinante órgano la atención e investigación que merece, para alejarlo de la sombras de ignorancia que lo han mantenido en el misterio.