*

X

Esta animación es una lectura siniestra y psicodélica de

Arte

Por: pijamasurf - 09/13/2016

Pocos relatos han captado tan bien la desolación del hombre moderno como "La metamorfosis"

La metamorfosis (o La transformación, según una traducción más acertada) es uno de los relatos más conocidos de la literatura del siglo XX. Con un grado de lucidez que se ve poco, Franz Kafka supo condensar en esta breve historia la desesperanza, soledad, frustración y algunas otras emociones afines de una persona que por distintos motivos se siente ajena al mundo, tanto, que ni siquiera participa de su propia especie y más bien se identifica con un “monstruoso insecto”.

En este sentido, no es casual que el relato de Kafka continúe diciéndonos algo, comunicándose con lectores contemporáneos y, además, suscite a su vez otras interpretaciones.

Prueba de ello es una animación dada a conocer recientemente y que corrió a cargo de la productora Buck. Más que una adaptación literal del cuento kafkiano, el trabajo de Buck es una lectura de aquello que la historia provoca, el estado de ánimo adonde nos lleva y el efecto que sus palabras tienen en nuestra visión de mundo.

Sin duda una excelente invitación para sumergirnos en la narrativa de Kafka –un tanto siniestra, sí, pero capaz de transformar nuestra forma de percibir la realidad–.

También en Pijama Surf: El contundente argumento de Franz Kafka para reconocer los libros que vale la pena leer

Estas bellas fotos se parecen al mar porque el mar las hizo

Arte

Por: Pijamasurf - 09/13/2016

Con una poética técnica de impresión, artista ha logrado que el mar se imprima a sí mismo en hojas fotográficas

El mar impreso en el papel con todas sus mareas cambiantes, sus profundos procesos incesantes, el mar que todos los días vuelve a empezar, según escribió Paul Valéry en El cementerio marino.

Meghann Riepenhoff ha capturado la esencia del océano, justamente logrando que el océano mismo se retrate en enormes hojas sensibles a la luz, las cuales lleva a la playa. Sumerge estas hojas en el agua, donde interactúan con la sal, la arena y las algas y este proceso deja impresas estas fascinantes texturas. "El paisaje da forma a las imágenes más que yo", explica la artista a Wired. Es difícil encontrar un proceso de impresión más poético que el que conforma su obra Littoral Drift. 

Aparentemente la artista llegó a esta idea estudiando la vieja técnica fotográfica conocida como cianotipia, que involucra imprimir objetos en un papel forrado de ferrocianuro de potasio, lo cual hace que el papel tome un color azul brillante. Un día decidió dejar el cuatro oscuro y llevarse sus papeles de cianotipia a la playa.

El proceso involucra transportar el papel en cajas herméticamente selladas para evitar la exposición, y una vez que llegan al agua se desdobla el papel y se remoja en el océano. Según dice la revista Wired, a veces Riepenhoff coloca el papel de manera vertical para que las olas choquen contra él y otras lo mantiene en la arena para que el agua le pase por encima, así registrando la esencia de una ola. Este proceso dura entre 5 y 30 segundos y luego el papel regresa a la caja.

Aún más interesantes es que el proceso de impresión sigue modificándose hasta 48 horas, que es más o menos lo que tarda en completarse, ya que el papel se mantiene sensible a la luz y a la humedad, a veces se cristaliza sal en el papel. "Es una cosa viviente que respira", dice la artista. 

Riepnehoff vive en la isla de Bainbridge en el estado de Washington, en el Pacífico Norte de Estados Unidos, así que estas imágenes del mar crepitando y coagulándose en el papel son momentos de esta costa.