*

X

La increíble gracia y flexibilidad de esta yogui es una gran inspiración para los enfermos mentales

Salud

Por: Pijamasurf - 09/07/2016

Víctima de una violación y de un severo trauma que la acercó al suicido, Heidi Williams encontró un refugio en el yoga y ahora enseña a los demás a sanar mediante esta práctica espiritual

El yoga, según la definición el sabio indio Patanjali, es aquello elimina las oscilaciones mentales o, en otras palabras, lo que lleva la mente a la quietud y al equilibrio desde el cual puede profundizar en el autoconocimiento del ser. Heidi Williams de alguna manera está rindiendo tributo al espíritu del yoga desde un camino de compasión con sus imágenes y mensajes motivacionales que postea en Instagram, donde la siguen miles de personas.

El caso de Heidi es especialmente ejemplar para personas que sufren enfermedades mentales y condiciones traumáticas, ya que ella misma sufrió una severa depresión, ansiedad y un trastorno de estrés postraumático luego de que sufriera una violación. De manera aún más dramática casi perdió a su bebé de seis meses. Incluso llegó a pensar en el suicido, pero por suerte logró salir adelante, en gran medida por el yoga. "Fue en un lugar infernal de enfermedad mental en el que encontré el yoga y la gracia. El yoga me llevó de regresó a un lugar seguro. Un lugar de paz y autoaceptación", dijo esta valiente yogui. 

Después de recuperarse de este terrible incidente, revitalizada, se ha dedicado a ayudar a los demás. Principalmente, Williams imparte clases y talleres de yoga terapéutico para sanar en cuerpo y mente traumas y enfermedades mentales. Otra parte importante de su trabajo son sus publicaciones en las redes sociales, las cuales buscan inspirar con parajes maravillosos, posiciones desafiantes e inspiradores mensajes que salen directos del corazón. 

Checa el trabajo de Heidi en su cuenta de Instagram

 

 

 

Estudio revela que ser flojo es señal de alta inteligencia

Salud

Por: pijamasurf - 09/07/2016

Según este estudio, es muy probable que las personas que actúan poco y piensan mucho sean más inteligentes que las más enérgicas

La holgazanería es un arte practicado por millones de personas alrededor del mundo. Además de ser un estado en sí, generalmente se acompaña de otras muchas cualidades, por ejemplo la displicencia, la habilidad de simular –llegando hasta el cinismo– o la capacidad de contemplación (en particular si el escenario incluye una televisión).

Pero si bien esta conducta --o mejor dicho, esta filosofía de vida-- no es muy bien vista al interior de casi cualquier grupo social, un estudio reciente de la Florida Gulf Coast University reveló que los individuos flojos muchas veces poseen altos niveles de inteligencia. Esto se explica porque a mayor inteligencia menos necesidad de estímulos activos, es decir, una persona notablemente inteligente puede pasar mucho tiempo simplemente contemplando, reflexionando o planeando y, en contraste, actuar poco. De hecho, mientras aquellos menos favorecidos en cuanto a intelecto se refiere necesitan de actividades físicas que estimulen sus mentes --o, de lo contrario, padecen fácilmente el aburrimiento-- los seres más inteligentes, según la misma investigación, tienden a ser más pasivos. 

Obviamente es muy discutible el criterio que se utiliza para determinar quién es inteligente. Y no sólo nos referimos a que la inteligencia práctica, tan valorada en la cultura actual, puede ser bastante limitada desde otra perspectiva –por ejemplo, puede distar mucho de lo que conocemos como sabiduría, sino a que también cuesta trabajo estar de acuerdo en que una persona que piensa mucho y actúa poco debiera de premiarse con el reconocimiento de ser "más inteligente". 

En todo caso, muchos tendrán una razón para regocijarse en su placidez pasiva al enterarse de este estudio (si es que logran conjurar la energía necesaria para leer esta nota).