*

X

La increíble gracia y flexibilidad de esta yogui es una gran inspiración para los enfermos mentales

Salud

Por: Pijamasurf - 09/07/2016

Víctima de una violación y de un severo trauma que la acercó al suicido, Heidi Williams encontró un refugio en el yoga y ahora enseña a los demás a sanar mediante esta práctica espiritual

El yoga, según la definición el sabio indio Patanjali, es aquello elimina las oscilaciones mentales o, en otras palabras, lo que lleva la mente a la quietud y al equilibrio desde el cual puede profundizar en el autoconocimiento del ser. Heidi Williams de alguna manera está rindiendo tributo al espíritu del yoga desde un camino de compasión con sus imágenes y mensajes motivacionales que postea en Instagram, donde la siguen miles de personas.

El caso de Heidi es especialmente ejemplar para personas que sufren enfermedades mentales y condiciones traumáticas, ya que ella misma sufrió una severa depresión, ansiedad y un trastorno de estrés postraumático luego de que sufriera una violación. De manera aún más dramática casi perdió a su bebé de seis meses. Incluso llegó a pensar en el suicido, pero por suerte logró salir adelante, en gran medida por el yoga. "Fue en un lugar infernal de enfermedad mental en el que encontré el yoga y la gracia. El yoga me llevó de regresó a un lugar seguro. Un lugar de paz y autoaceptación", dijo esta valiente yogui. 

Después de recuperarse de este terrible incidente, revitalizada, se ha dedicado a ayudar a los demás. Principalmente, Williams imparte clases y talleres de yoga terapéutico para sanar en cuerpo y mente traumas y enfermedades mentales. Otra parte importante de su trabajo son sus publicaciones en las redes sociales, las cuales buscan inspirar con parajes maravillosos, posiciones desafiantes e inspiradores mensajes que salen directos del corazón. 

Checa el trabajo de Heidi en su cuenta de Instagram

 

 

 

Estudio explica diferencias cerebrales entre introvertidos y extrovertidos

Salud

Por: pijamasurf - 09/07/2016

Aunque la personalidad tiene mucho que ver, la diferencia radica en los objetos o situaciones que nos hacen reaccionar

Cada uno de nosotros puede identificar en sí mismo rasgos o tendencias hacia la introversión o la extroversión: ¿disfrutamos más la compañía de otras personas o, por el contrario, la presencia de otros nos afecta e incluso nos incomoda? 

Si bien es cierto que los individuos no podemos ser catalogados siempre ni de la misma manera dentro de uno u otro campo, la personalidad de cada uno parece inclinarse más hacia los hábitos solitarios y absorbentes o hacia la vida social y la participación colectiva, por lo que un grupo de investigadores decidieron echar un vistazo a lo que pasa dentro del cerebro de la gente, bajo la premisa de que la introversión/extroversión puede estar determinada por nuestro cerebro más que por nuestra personalidad.

Para el estudio se involucró a personas de distintas edades y personalidades para revisar sus electrocardiogramas cuando se les mostraban distintas imágenes. El parámetro de medida fue la actividad P3000, que ocurre en 300 milisegundos durante los cuales el cerebro percibe un cambio en su ambiente circundante y que equivale a decir que algo llama su atención. Resulta que los extrovertidos tuvieron una reacción de actividad P3000 cuando se les enseñaron fotos o imágenes de personas, y los introvertidos la mostraron cuando observaron imágenes de paisajes, lugares no habitados y objetos inanimados.

¿Quiere decir esto que los introvertidos odian a la gente? No necesariamente. Se trata solamente de lo que hace reaccionar al cerebro con más velocidad, una especie de inclinación inconsciente hacia la contemplación de objetos inanimados y a las tareas realizadas en solitario (para el caso de los introvertidos), o bien una tendencia a la excitabilidad al entrar en contacto con otros individuos y establecer diversos niveles de comunicación, para el caso de los extrovertidos.

De la misma manera, podemos entender que los introvertidos puedan apreciar mucho a la gente a su alrededor pero simplemente se sienten mejor cuando están absortos en tareas individuales o meticulosas, y los extrovertidos pueden no tener ningún problema en estar solos, sino que disfrutan más o se sienten más activos cuando están en contacto con otros. ¿Te convence esta diferencia entre ambos tipos de personalidad? Cuéntanos qué piensas en los comentarios.