*

X

Fotógrafo captura los rostros de mujeres justo en el instante en que experimentan un orgasmo (VIDEO)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 09/10/2016

15 mujeres comparten a la cámara el momento justo en el que experimentan un orgasmo

Un peculiar e íntimo acercamiento a la mujer, o mejor dicho a su sexualidad, presenta la serie fotográfica de Albert Pocej. Básicamente se trata de los retratos de 15 mujeres justo en el instante en que experimentan un orgasmo. Y si bien ese momento en el que ellas experimentan el "máximo grado de placer físico" es el hilo conductor de la obra, los contextos y ambientes son los que contrastan: desde un salón de piano hasta una pradera de pasto, pasando por una mujer que fuma y otra que sostiene una carga de leña. 

Obviamente tiene algo de burdo el ejercicio, pues cae en lo fácilmente llamativo y apela a una curiosidad semimachista y primitiva –pero revestida de tabú– que aún genera la sexualidad femenina. Los orgasmos, por cierto, suelen ser un tema común, por lo llamativo, en la Red; y aunque se abordan desde distintas rutas, incluido el ajuar misticoide tipo "orgasmos tántricos" o cosas por el estilo, lo cierto es que no deja de tener algo de rudimentario. A fin de cuentas la sexualidad es un histórico y efectivo mercado, no sólo cuando la divisa de por medio es el dinero, también cuando se trata de atención. 

Dicho lo anterior, y tratando de dilucidar el lado interesante de esta serie, podríamos proponer el contraste gestual, o los distintos ánimos con los que las protagonistas reciben esa descarga como el ingrediente notable. A fin de cuentas nos sugiere que un estímulo universal, en este caso el orgasmo, se materializa o genera reacciones marcadamente distintas. 

This allowed the woman to pleasure herself without feeling self-conscious
 
Mr Pocej, who now lives in Monaco, initially managed to find 20 women who were willing to take part in the project
 
 
 
Mr Pocej said the project was a 'personal challenge' to capture the moment of female orgasm

El funcionamiento de la mente y la potencia sexual están ligados. Esto es algo que han dicho las tradiciones espirituales desde hace milenios, pero que también han notado a su manera los científicos modernos. Ejemplo de esto es que los fármacos psicotrópicos tienen como efectos secundarios afectar el desempeño sexual. Igualmente las sustancias que son consideradas afrodisíacas suelen afectar el cerebro a nivel de la serotonina, GABA, dopamina y otros neurotransmisores, a la vez que mejoran la memoria o el estado de ánimo. Dos ejemplos muy conocidos de esto son el cacao y el ginkgo biloba (aunque existen muchos más).

El aire que respiramos es lo que mueve la energía en el cuerpo y, a su vez, la conciencia de la respiración puede dirigir a ciertas partes esa energía. Hay una retroalimentación: una buena respiración es necesaria para una buena circulación; y, para poder pensar bien, es necesario que el cerebro, y el organismo en general, se oxigene, que llegue la sangre a donde tiene que llegar. Esto es una forma muy elemental de verlo, desde una concepción fisiológica. Para otras culturas, el aire que respiramos no es sólo la energía o aquello que hace que circule la energía, sino que es energía con una cualidad mental sutil intrínseca (es conciencia-energía). Una forma de verlo es analizando nuestra palabra "alma", que deriva del latín "anima" y que comparte raíz con el griego "ánemos" (viento). El alma es entonces el aire, el viento, el soplo (divino u otro), aquello que anima un cuerpo; pero el alma también es la psique, es decir lo psicológico, el pensamiento, la capacidad autorreflexiva. Algo similar se puede hacer con nuestra palabra "respirar", que comparte raíz con "espíritu".

En las diferentes filosofías religiosas de la India (la gran tierra madre de la religión) existe la noción de que el prana (aire o viento, pero también considerado como el hálito vital, equivalente al qi chino) es el soporte de la mente, y es a través de su manipulación en el cuerpo que se consigue establecer estados de conciencia más puros y elevados, como por ejemplo el estado de la Kundalini en el hinduismo, el cual tendrá su avatar en el tummo (el fuego interno) del budismo tibetano. En general, para realizar toda práctica tántrica, se debe aprender a conducir el prana hacia el canal central, a generar un calor que derrite los nudos y obstrucciones y conseguir fusionar las energías masculinas y femeninas, lo cual, según coinciden tanto los textos budistas como los hinduistas, produce una especie de esencia beatífica que se coagula como un néctar (amrita), cuyas gotas se derraman en el corazón, cual medicina alquímica. Esto es también descrito como la unión sexual interna de Shiva-Shakti o del método (upaya) y la sabiduría (prajna) en el budismo vajrayana. 

Según David Frawley, experto en ayurveda y yoga:

Prana tiene muchos niveles de significado, desde el aliento hasta la energía de la conciencia en sí misma. Prana no sólo es la fuerza vital básica, también es la forma maestra de toda la energía que trabaja al nivel de la mente, cuerpo y vida. En realidad, todo el universo es una manifestación de Prana, que es el poder creativo original. Inlcuso Kundalini-Shakti, el poder serpentino o poder interno que transforma la conciencia, se desarrolla del despertar del Prana. 

Se dice bellamente en la medicina tibetana que el prana (r-lung, en tibetano) "es como un caballo que es montado por la mente" y los nadis o canales son los caminos por donde anda. Y se agrega que el prana es el puente entre el cuerpo y la mente. Garma C.C. Chang escribe en su introducción a los Seis Yogas de Naropa:

Una importante práctica de los yogas tibetanos es llamada "La Identidad entre el Prana y la Mente"... El tantrismo ve el mundo compuesto de elementos y relaciones contrastantes y antitéticas: noumeno y fenómeno, potencialidad y manifestación, razón y emoción, Nirvana y Samsara... Prana y Mente. Cada una de estas dualidades, aunque aparentemente antitética, es, de hecho una unidad indivisible. Si uno puede entender y dominar un miembro de esta díada, automáticamente entiende y domina la otra. Así aquel que comprende que la esencia de la mente es la sabiduría trascendente, al mismo tiempo comprenderá que la esencia del prana es la vitalidad inagotable y la actividad del Buda... Uno de las más importantes aspectos de esta doctrina es 'el carácter recíproco de la mente y el prana'".

La tradición india, que es tan rica en términos específicos para designar conceptos espirituales, tiene una palabra para designar esta identidad prana-mente, prana-jnana (jnana es sabiduría primordial). Allan Wallace escribe en su libro Contemplative Science:

El espacio absoluto de los fenómenos [dharmadatu] es permeado no sólo por la conciencia primordial, sino por la infinita energía vital de esa conciencia (jnana-prana), que tiene la misma naturaleza también que el "cuarto tiempo", una dimensión que trasciende el pasado, el presente y el futuro. Así que el espacio-tiempo relativo, la masa-energía y el cuerpo-mente emergen de esa última simetría del espacio absoluto de los fenómenos: el cuarto tiempo, la conciencia primordial y la energía de la conciencia primordial, todos los cuales son coextensivos y de la misma naturaleza. 

Jampa Mackenzie Stewart en su traducción de La Vida Gampopa, define este jnana-prana como "Energía de sabiduría, viento de sabiduría. Prana es la fuente de todo movimiento, incluyendo el movimiento de la mente. La cualidad de la mente de una persona depende del prana".

En el Abhidharmakosa de Vasubhandu, el filósofo indio a quien le debemos la sistematización del cuerpo de conocimientos budistas, se habla de que la semilla de un nuevo universo es "el viento del Rupadhatu" (uno de los mundos superiores más sutiles). "Los vientos vienen gradualmente y, finalmente, constituyen un remolino de viento; luego emergen todos los receptáculos como hemos descrito antes: un círculo de agua, una esfera de oro, el Monte Meru, etcétera". Podemos pensar en este viento como la energía seminal que hace los mundos y los cuerpos. "Prana esculpe esta gelatinosa masa de extremidades y órganos [que llamamos cuerpo]. Lo hace creando los varios canales o nadis, a través de los cuales puede operar y energizar la materia grosera en los varios tejidos y órganos", dice Frawley. Esto ocurrirá a nivel microcósmico y a nivel macrocósmico, entendiendo que el prana para el hinduismo y el budismo no es lo mismo que el oxígeno, sino que el oxígeno es una manifestación del prana que existe indistinto del espacio. ​

En el prefacio al libro de C. C. Chang sobre los yogas de Naropa, se explica: "Chang es preciso cuando dice que los opuestos son también unidades inseparables y el mejor ejemplo de esto es que el cuerpo-mente humano puede convertirse en el cuerpo de Buda" y que el "gozo sexual puede convertirse en gozo divino". En este texto, como en otros textos tántricos se explica el arte de dirigir y controlar el prana para circular la energía y lograr también retener el semen, lo cual aumenta el placer pero sobre todo permite depurar las vías de circulación de la energía (algo que es común por supuesto también al taoísmo, donde se enfatiza en circular la esencia para regresarla al espíritu y luego al vacío). Para aprender estas técnicas, se advierte en todos estos textos, es necesario tomar un gurú calificado, de otra forma el practicante podrá perderse por meandros ilusorios e incluso afectar su organismo (véase el llamado síndrome Kundalini). Suficiente es decir que la atención plena a la respiración y la práctica de ciertas técnicas de pranayama son vitales tanto para la consecución de un alto desempeño cognitivo, así como la del éxtasis sexual, que, como mencionamos al principio, están más conectados de lo que podría parecer en un principio. El hilo sutil que los conecta es el aliento, el aire que lo mismo puede ser un grito de placer, que una vibración interna de éxtasis, un viento de energía que derrite las obstrucciones de los nadis o incluso la luz del pensamiento y la claridad del conocimiento. Así tenemos una unidad indivisible entre mente y energía (o prana, aliento), dos aspectos de una misma cosa, cuyo despliegue libre o expresión espontánea es el gozo primordial. Es la enseñanza de casi todas las tradiciones esotéricas que la energía es indispensable para poder alcanzar ciertos estados de conciencia, es el soporte sobre el cual la mente revela su naturaleza, la cual es descrita como luminosidad. En muchas tradiciones se dice que el hombre común no puede soportar una visión divina o teofanía, queda fulminado como por un rayo de luz (nadie puede ver a Zeus en su esplendor); pero ¿qué sucedería si el individuo ha hecho ese fulgor su más íntima realidad, si reconoce que el dios no es más que el despliegue de una misma energía-conciencia? Más allá de esta especulación metafísica, recuerda que en cada aire que respiras está la semilla de la inteligencia y la semilla del éxtasis, la luz que se sabe y se saborea a sí misma. 

Twitter del autor: @alepholo