*

X

Este breve video te enseñará lo básico de la meditación desde una perspectiva científica

AlterCultura

Por: Pijamasurf - 09/19/2016

Una divertida introducción a la meditación

 

En este pequeño pero ilustrador video, el periodista Dan Harris introduce a la práctica de la meditación desde una perspectiva científica, de una manera muy amigable.

Harris explica que la meditación es una práctica "simple secular, científicamente validada, que es en realidad un ejercicio para la mente" (quizás el mejor ejercicio para la mente jamás ideado por el ser humano).

La base de la meditación es sentarte con la espalda recta y notar las sensaciones físicas de la respiración (mindfulness), generalmente en la nariz o en la zona abdominal, sólo notar esto y cuando los pensamientos surgen, simplemente recordar, y traer la atención a las sensaciones. Aunque Harris dice que la meditación es algo secular en lo cual no se debe tener ninguna creencia, esta técnica claramente viene de la meditación budista, del sati (recolección de la mente en el dharma). Harris explica que cada vez que se hace esto es como un ejercicio mental que construye el músculo de la concentración, algo que se muestra en el laboratorio.

El otro beneficio importante de la meditación es que "rompe un hábito de toda una vida de andar en una niebla de proyecciones y refunfuños y mantenerse en el aquí y en el ahora. Es algo radical. No se requiere una gran inversión, con sólo 10 minutos al día hace una diferencia", dice Harris.

La animación de la pieza es de Katy Davis, quien hace una excelente labor. 

 

Cuatro cosas que inesperadamente nos producen alegría (según la ciencia)

AlterCultura

Por: piJamasurf - 09/19/2016

La alegría a veces aparece en donde menos lo imaginas, aquí cuatro pruebas de esto

La casi obsesiva búsqueda de la felicidad en nuestra sociedad provoca que dediquemos una buena cantidad de energía a seguir el rastro de este estado –que, por cierto, es un tanto abstracto–. Y en ese proceso nos abocamos a buscar, de manera consciente o inconsciente, aquellas cosas, experiencias o actitudes que más puedan acercarnos a dicho destino. 

Es muy probable que la felicidad sea más o menos proporcional a la simplicidad que imprimamos a nuestras vidas. Pero más allá de esta hipótesis, y si se trata de hallar rutas o estímulos puntuales para detonar en nosotros la felicidad, además de los clásicos consejos, al parecer existen algunos elementos inesperados, descubiertos vía diversos estudios científicos, y los cuáles, extrañamente, por lo menos nos proveerán con algo de alegría –algo así como un poco de felicidad pasajera–.

Aquí cuatro de éstos:  

Tomar el transporte público

Aunque parezca paradójico, según una investigación de la UEA Norwich Medical School, sumergirnos en el vivo ajetreo propio del transporte público nos da, aunque a veces disfrazado de estrés, un algo de alegría: las caminatas implícitas, tiempo para leer o digerir reflexivamente tu día, socializar, etc.  

Involucrarte en un acto violento

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Vanderbilt, al involucrarte en un acto violento, por ejemplo una clásica pelea, las zonas de recompensa en tu cerebro se activan –a veces la verdad es cruda–.

Ver películas tristes

Según este estudio, el exponerte a películas tristes termina por darte algo de alegría. Probablemente se deba a la catarsis implícita en el acto de sumergirte en una realidad cruenta, para luego regresar a la tuya y recibirla de forma distinta. 

Pensar en la muerte

Un ejercicio propio de incontables tradiciones de desarrollo espiritual. Una de las mejores maneras de valorar tu vida, y de apreciar los cientos de detalles que te rodean es visualizar tu fin.