*

X

El LSD afecta la forma en que tu cerebro se relaciona con el lenguaje y la lógica

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 09/12/2016

Un estudio ha revelado cómo consumir ácido lisérgico afecta las redes semánticas del cerebro, lo cual está relacionado con un incremento en la creatividad, entre otras cosas

El investigador David Nutt y otros científicos incluyendo al Dr. Neiloufar Family publicaron un estudio que explora la relación que hay entre el ácido lisérgico o LSD y el lenguaje. Dicho estudio lleva el título de Activación semántica con LSD: evidencia de nombrar imágenes  e involucró a diez participantes a quienes se les dio LSD y un placebo en el intervalo de una semana. Mientras que estaban bajo los efectos de la droga o el placebo, ellos debían nombrar lo representado en una secuencia de imágenes. A través de esto investigadores descubrieron que aquellos que habían tomado LSD presentaban alteraciones tanto en su conciencia del lenguaje, como de lógica. 

Básicamente los participantes en LSD tenían más probabilidades de identificar erróneamente los contenidos de las imágenes, que aquellos que estaban en un placebo. Sus descripciones de las imágenes a veces eran incorrectas, pues tendían a contener palabras de grupos de significados similares como una respuesta correcta. De tal manera que si la foto era de un “león” podrían nombrarlo “pantera” o “gato”. Ya que el LSD activaba y fortalecía las redes semánticas haciendo que más conceptos similares surgieran. 

De acuerdo al doctor Neiloufar Family el LSD no afectaba los tiempos de respuesta, sino que quienes lo tomaban cometían más errores que eran similares al significado de las imágenes que veían, ya que aparentemente el ácido lisérgico afecta las redes semánticas del cerebro que se encargan de manejar tanto las palabras como los conceptos. Lo cual produce un efecto general de falta de enfoque y un efecto de hiperasociación en la manera en que las personas se relacionan con el lenguaje. En palabras de Family:

Inducir un estado hiperasociativo podría tener implicaciones para aumentar la creatividad. Los efectos  del LSD en el lenguaje pueden resultar en una cascada de asociaciones que permiten tener acceso más rápidamente a conceptos remotos que se encuentran guardados en la mente. 

Pero ¿de qué podría servir saber esto? De acuerdo a los investigadores a cargo de este experimento, la información obtenida podría ayudarnos a tener un mejor entendimiento de las bases neurológicas para la activación de las redes semánticas en el cerebro, permitiéndonos explorar la infraestructura del sistema nervioso y cómo está conectada a la forma en que manejamos la lógica y el lenguaje. De acuerdo al Dr. Family estos descubrimientos son relevantes para la exploración del uso de psicodélicos a nivel terapéutico, ya que se podrían desarrollar formas de tratar la depresión y otras enfermadas mentales. 

Te podría interesar:
La experiencia de la noche –y aquellas que se acumularían tras esta iniciación lisérgica– derivarían en uno de los mejores álbumes de la banda, que se estrenó al año siguiente, Revolver.

Fue en 1965 cuando Lennon y Harrison, acompañados de sus respectivas mujeres, cenaban con unas amistades. El anfitrión, un dentista, colocó LSD en el café sin advertirle a nadie. Una vez que los invitados habían cruzado el "punto de no retorno", que en el caso del consumo de LSD es contundente –tras haber sido ingerido ya nada evitará un paseo por el túnel, el anfitrión les confesó su jugada, lo cual provocó el enojo del vocalista de los Beatles. Sin embargo, ya no había mucho que hacer.

Tiempo después Cynthia Lennon, la primera esposa de John, narró su experiencia de aquella noche a Mikal Gilmore en una entrevista para la revista Rolling Stone: "Fue como si de pronto nos encontráramos en medio de una película de terror. El cuarto parecía hacerse cada vez más grande". Ya "colocados", ambas parejas se dirigieron a un club en Londres y ahí, dentro del elevador, ocurrió un episodio de pánico colectivo cuando una pequeña luz roja les pareció un amenazante incendio. "Todos pensamos que había fuego en el elevador. Pero sólo era una luz roja, y todos estallamos gritando, histéricos e incluso sintiendo el calor (del fuego ilusorio)". Una vez adentro del establecimiento, todo comenzó a cambiar para bien. Harrison describe así el momento: "Estaba experimentando una desolación de desbordante bienestar, sentía que ahí estaba Dios, y yo lo podía contemplar en cada haz de pasto. Era como ganar cientos de años de experiencia en solo 12 horas".

Finalmente los cuatro terminaron en la casa de Harrison. John describiría luego la aventura como "Dios, fue simplemente terrorífico, pero también fantástico. La casa de George parecía como un gigantesco submarino. Parecía flotar sobre los muros, de 6m, y yo lo conducía. En ese tiempo hice unas ilustraciones de cuatro rostros diciendo 'Todos estamos de acuerdo contigo'. Estuve verdaderamente 'colocado' durante 1 o 2 meses".

La experiencia de la noche –y aquellas que se acumularían tras esta iniciación lisérgica– derivarían en uno de los mejores álbumes de la banda, que se estrenó al año siguiente, Revolver.  

​​