*

¿De nuevo a la escuela? Con estas 5 prácticas retomarás tu rutina rápidamente y casi sin darte cuenta

Retomar una rutina puede no ser sencillo después de cierto tiempo de descanso y distracción. A veces, frente a algo que consideramos un deber, sentimos cierto grado de resistencia que nos impide volver a cumplir si, por distintas circunstancias, lo interrumpimos por cierto tiempo.

Uno de los mejores ejemplos de esta situación es sin duda el “regreso a clases”, ese momento en que nos volvemos a anudar con la realidad de los horarios, las obligaciones, los trayectos bien conocidos y otros elementos que, uno a uno, conforman una rutina que si bien pausamos con alivio ineludiblemente regresa, casi como regresan las estaciones del año.

Por eso, ahora te compartimos 5 recomendaciones para ayudarte a aterrizar con suavidad en este nuevo ciclo. 

 

Intenta no verlo como un deber

El solo hecho de considerar algo una obligación predispone a muchos a no realizarla, como si se tratara de algo que debemos hacer pero sólo porque no hay de otra. Si cambias tu modo de pensar respecto a esto, es muy posible que tu estado de ánimo se modifique y con éste tu entusiasmo por cierta rutina. Seguramente hay cosas que te gustan de volver a la escuela (los amigos, el ya no estar todo el tiempo en casa, para muchos los libros nuevos o las personas que conocerán); piensa en eso y seguramente encontrarás agradable algo que antes sólo considerabas obligatorio.

 

Llega con la mente abierta

El asombro es una de las emociones más poderosas del ser humano y, por otro lado, la curiosidad es uno de nuestros recursos más fructíferos. Combinados, hacen de nuestra mente un receptor.

 

Lleva un buen recuento de tus tareas y pendientes

Toma nota de cada tarea que surja. Con este sencillo hábito, rápidamente volverás a encauzarte en el ritmo de actividades al que ya estabas habituado. Puedes auxiliarte con este método que reseñamos hace poco o con apps y otros recursos que con la comodidad de un smartphone pueden ayudarte a conseguirlo.

 

Lo que no te guste, hazlo simple…

No a todos nos gusta todo. Por distintas razones cada persona tiene sus propias preferencias, y esto también (o sobre todo) se cumple en la escuela. Ante los retos que supone iniciar un nuevo período, sé honesto contigo y, primero, date cuenta de las cosas que no te gustan pero que, por otro lado, por estar en la escuela, tienes que hacer. ¿La solución? Hazlo simple. No le des demasiadas vueltas. 

 

Y lo que te guste, conviértelo en tu pasión

Algo muy distinto ocurre cuando nos encontramos con aquello que sí nos gusta: el dibujo, las matemáticas, los deportes, la lectura. Charles Bukowski llegó a decir “encuentra lo que amas y deja que te mate”, frase que puede entenderse como un llamado a hacer con todo el entusiasmo posible eso en donde nos reconocemos plenamente, ahí donde encontramos una expresión total de lo que somos.

 

¿Qué te parece? Una última pero no menos importante forma de aterrizar suavemente en el regreso a clases es ser usuario de UNEFON y participar por hasta 10 mil pesos para gastarlos en lo que necesites. Conoce más sobre esta oportunidad dando clic en este enlace.

El Museo de las Relaciones Rotas abre una nueva sede (FOTOS)

Buena Vida

Por: pijamasurf - 08/23/2016

Un archivo de objetos que marcan un punto de ruptura o engloban una constelación amorosa fallida: en vez de tirar los lastres de tu ruptura puedes donarlos y ampliar el museo

Cada persona lidia de diferente manera con el fin de una relación amorosa: los objetos que acumulamos durante ese tiempo parecen seguir cargados de energía libidinal, de recuerdos y memorias. A menudo el proceso de duelo implica deshacerse de los objetos que en otro tiempo fueron los más queridos de alguien. Pero lo que resulta increíble es que en nuestros días sea difícil pensar una relación amorosa que no esté "objetificada", o reflejada en una serie de objetos que le den cuerpo: ropa, tarjetas, cartas, flores secas, tal vez joyas o entradas viejas de conciertos, en fin, todo un inventario de objetos que se vuelven lastres cuando la relación termina.

¿Qué hacer con estos objetos?

Olinka Vištica y Dražen Grubišić también se lo preguntaron, por lo que comenzaron a recopilar objetos de sus amigos en Zagreb, Croacia, desde 2010, lo que poco a poco fue creciendo para convertirse en una muestra itinerante (de hecho pasaron por México). Este mes inauguraron una segunda sede del Museo de las Relaciones Rotas en Los Ángeles, California.

En su página oficial, los curadores insisten en que la gente no se deshaga de esos pequeños fetiches amorosos, pues:

a diferencia de las instrucciones 'destructivas' de los manuales de autoayuda para recuperarse de amores fallidos, el Museo ofrece la oportunidad de recuperarse de un colapso emocional a través de la creación: contribuyendo a la colección del Museo. Sea cual sea la motivación para donar pertenencias personales --ya sea el mero exhibicionismo, alivio terapéutico o simple curiosidad-- la gente aceptó la idea de exhibir el legado de su amor como una suerte de ritual, una ceremonia solemne.

Puesto que cada relación es diferente, el museo exhibe piezas que funcionan como una metonimia del universo perdido para la expareja. Los visitantes pueden ver un gnomo de jardín roto, un par de calzoncillos, un frasco de incienso mágico del amor (con la inscripción "no funciona"), el emblema de un coche de lujo o un vestido de novia en un jarrón, pero para las personas que lo enviaron a Olinka y Dražen, probablemente se trate del punto final mediante el cual articulan la ruptura amorosa. Por cierto, están abiertos a donaciones.

museum-of-broken-relationships-la-1 (1)

museum-of-broken-rel (1)

mobr_cassettes_tenants_of_the_trees_and_out_of_order (1)

BrokenRelationships (1)

6a0120a6805943970c013484835e36970c (1)

41619ef8b518f3e8924b3771b7840be522563a95 (1)

broken+3 (1)