*

X
La dimetiltriptamina o DMT es un compuesto psicodélico poderoso que se encuentra en la naturaleza y en el cuerpo humano.

El DMT o dimetiltriptamina es un compuesto psicodélico de la familia de las triptaminas. Esto quiere decir que la estructura del DMT es análoga a la de sustancias como la serotonina y la melatonina, mientras que sus funciones son semejantes a las de otras triptaminas psicodélicas como la psilocibina. El DMT actúa como enteógeno y esta capacidad de provocar estados alterados de conciencia es la razón por la cual las tribus amazónicas lo han consumido ceremonialmente desde tiempos inmemoriables, bajo la forma de ayahuasca.  

Algunas plantas a partir de las cuales puede sintetizarse DMT son la anandera spp, también conocida como "yopo" o "cohoba" en Sudamérica, la mimosa tenuiflora, la acacia spp y la psychotria viridis, entre otras, aunque actualmente ya puede ser fabricado en un laboratorio y presentarse en forma de cristales. 

La presencia de DMT en varias especies de plantas y animales resulta sorprendente y se debe a que es un constituyente natural del sistema nervioso central. Hoy en día los científicos intentan descubrir qué funciones tiene la dimetiltriptamina que se encuentra endógenamente en el cuerpo humano, ya que los restos de esta sustancia en la orina y células cerebrales de las personas indican que es elaborada naturalmente por nuestro organismo. Esta es la razón por la cual el investigador J. C. Callaway sugirió la posibilidad de que el DMT esté relacionado con las "alucinaciones oníricas", es decir los sueños que tenemos mientras dormimos. 

Por otro lado, hay quienes como Rick Strassman han señalado que el DMT podría estar vinculado con las experiencias cercanas a la muerte. Strassman especula además que esta sustancia es sintetizada en la glándula pineal, que ha sido considerada por varias tradiciones místicas como "el tercer ojo", pues está relacionada con la capacidad de experimentar visiones trascendentales. 

Los efectos del DMT son poderosos y casi instantáneos. Puede llevar a quien lo toma de un estado de "normalidad" a un estado alterado de conciencia en cuestión de segundos, lo cual para algunos puede resultar desorientador o atemorizante. A diferencia del LSD el DMT no tiene un componente de euforia, y el LSD es un alucinógeno más potente. Por otro lado, la duración de un viaje de DMT es mucho más corta pero sumamente intensa, si bien la experiencia puede durar literalmente unos cuantos minutos. Quienes han probado DMT con frecuencia reportan sensaciones de expansión mental sumamente emocionales y visiones vívidas y elaboradas difíciles de poner en palabras, además de comunicaciones con otros seres o experiencias de unidad cósmica, lo cual ha hecho a la dimetiltriptamina portadora del mote de "molécula espiritual".

Científicos descubren por qué la música nos conmueve y nos provoca tanto placer

Arte

Por: pijamasurf - 08/08/2016

La ciencia ha empezado a comprender las razones detrás de los poderosos efectos de la música en las emociones humanas

Todo melómano conoce la sensación de inmenso placer que la música es capaz de provocar, los estremecimientos,  el erizarse la piel, las palpitaciones, el sentimiento de unidad. El vehemente arrobo que puede producir la combinación de tonos musicales, ritmos y timbres ha intrigado a los científicos por siglos. El desarrollo de nuevas tecnologías que permiten monitorear ciertos tipos de actividad cerebral ha permitido nuevos descubrimientos sobre el placer musical.   

De acuerdo con una serie de experimentos realizados por un equipo de la Universidad McGill en Montreal, la música parece estar relacionada con los circuitos en nuestros cerebros que nos recompensan a través de la secreción de dopamina, lo cual nos lleva a querer repetir la experiencia, de tal forma que pasamos todo el día escuchando la misma canción o lista de canciones, una y otra vez. Según estos investigadores, "este antiguo sistema de recompensa está involucrado en conductas de adaptación biológica y está conectado al sistema cognitivo de recompensa".   

Por otro lado el investigador Matthew Sachs hizo diversos experimentos en la Universidad de Harvard, en un intento por comprender mejor las profundas respuestas emocionales que la música provoca en las personas. El equipo de Sachs dividió a 20 participantes en dos grupos de 10, uno de estos grupos estaba destinado a sentir "escalofríos" musicales y el otro a no experimentarlos. Antes de pasar por el escaneo cerebral, todos los voluntarios proporcionaron a los investigadores listas con sus canciones favoritas. La diversidad de las piezas fue notoria, ya que estás iban de Wagner a Coldplay y más allá. 

Luego los científicos midieron las respuestas fisiológicas de los voluntarios cuando escuchaban la música que ellos habían traído y otros tracks elegidos como controles. Estas pruebas permitieron confirmar que a pesar de que todos los participantes se describían como fanáticos de la música sólo sentían escalofríos musicales la mitad del tiempo. 

Después los voluntarios fueron escaneados utilizando una técnica que mostraba qué tan conectadas están entre sí las diferentes partes del cerebro, es decir, qué tan buena es su comunicación neuronal. Cuando Sachs examinó los resultados de ambos grupos notó diferencias en cómo se conectaban tres regiones claves del cerebro. Los cerebros de quienes sentían escalofríos musicales presentaban más fibras nerviosas conectando la corteza auditiva que nos permite escuchar a otras dos regiones: la corteza insular anterior, que procesa los sentimientos, y la corteza medial prefrontal que registra las emociones y les asigna valores. Así que efectivamente hay un mecanismo antiguo en nuestros cuerpos que vincula lo que oímos con nuestras emociones y las percepciones de placer (en la presencia de dopamina) o rechazo que estos estímulos nos producen.  

Sin embargo, de acuerdo con Valorie Salimpoor, la directora del experimento llevado a cabo en la Universidad McGill que mencionamos previamente, aún queda mucho por explorar sobre este tema: 

Si los estados emocionales inducidos por la música pueden llevar a la secreción de dopamina, como nuestros descubrimientos indican, esto puede comenzar a explicarnos por qué las experiencias musicales son tan valoradas. Estos resultados también explican por qué la música puede ser utilizada eficazmente en rituales, mercadotecnia o el cine para manipular estados hedonistas. Nuestros hallazgos proveen evidencia neuroquímica de que las respuestas a la música involucran un sistema antiguo de recompensa y sirven como punto de partida para investigaciones más detalladas sobre los sustratos biológicos debajo de las formas abstractas de placer.