*

X

Maine Coons: la perezosa elegancia de los gatos domesticados más grandes del mundo (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 08/13/2016

Fotógrafo capta la perezosa majestuosidad de los maine coons, enormes gatos con un mítico origen

Por momentos parecen ser panteras o linces o incluso elegantes aristócratas, y no es de extrañar que estos gatos acaparen la mayoría de los premios en los concursos de belleza entre aficionados y conocedores.

Los Maine Coons son los gatos domésticos más grandes del mundo y son llamados así por ser nativos del estado de Maine, aunque evidentemente fueron introducidos a este estado de otra parte, se cree que tal vez de Francia (¡por su elegancia!).

El fotógrafo Robert Sijka ha hecho justicia poética a estos felinos con estos retratos sobre un fondo negro en los cuales los gatos aparecen en toda su majestuosidad. Se les considera amorosos y perezosos, pero también excelentes cazadores. Sijka explica que sus dos pasiones son los gatos y la fotografía, algo que se nota claramente.

 

maine-coon-cat-photography-robert-sijka-21-57ad8edfdf87e__880

maine-coon-cat-photography-robert-sijka-33-57ad8ef5a723b__880

maine-coon-cat-photography-robert-sijka-64-57ad8f2c0277c__880

maine-coon-cat-photography-robert-sijka-65-57ad8f2e15bd3__880

 

Ve más imágenes de estos gatos en Bored Panda

Te podría interesar:

El inspirador ejemplo de las ballenas jorobadas (que han dejado de estar en riesgo de extinción)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 08/13/2016

Debemos seguir el ejemplo de la conservación de las ballenas jorobadas y aplicarlo a otras especies

Hacemos mención aquí del caso de las ballenas jorobadas o yubartas, una especie que ha logrado salir de la lista de las especies en riesgo de extinción en gran medida gracias al esfuerzo coordinado de las autoridades y la sociedad civil. Lo anterior es importante ya que, en un mundo en el que a todas luces se precipita una crisis climática y ecológica, esto demuestra que es posible hacer cambios significativos con efectos puntuales que transforman positivamente el entorno. 

En 1970 se enlistó a estas ballenas, que son quizás las más vistas en el mundo por turistas, entre las especies en peligro de extinción, luego de que la población había disminuido a unas 5 mil; en 2015 se logró llegar a 80 mil, una cifra que diversas organizaciones determinaron que podía considerarse como suficiente para sacarlas de la lista. Los resultados se deben a las estrictas regulaciones para realizar todo tipo de actividades en el océano que pudieran afectar a esta especie, para lo cual se necesitó la coordinación de científicos y autoridades gubernamentales.

De manera cautelosa, por el momento, se hizo una división de 14 tipos de ballenas jorobadas, 10 de las cuales estarían fuera de la lista y cuatro permanecerían dentro de las (sub)especies amenazadas. Las especies que viven en el continente americano son las que mejor se habrían recuperado, mientras que las ballenas jorobadas del mar Arábigo y del noroeste africano se mantendrían en la lista. 

Lo anterior es una importante medalla para la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration), el organismo estadounidense que lleva la batuta en este sentido.

Los resultados son altamente inspiradores en lo que ha sido llamado ya el antropoceno, la era en la que la humanidad tiene un efecto predominante en todos los ecosistemas del planeta, en muchos casos arrasando con especies y amenazando ya no sólo a esta u otra especie sino poniendo en riesgo el equilibrio de la biosfera en todas partes. Sin embargo, esta influencia humana característica del antropoceno quizá pueda revertirse y hacerse sentir de una manera positiva. Ojalá, en vez de más historias como las del rinoceronte negro, tengamos más ejemplos como el de la ballena jorobada. También hay que mencionar que, en el caso de las ballenas, éstas se benefician por ser de los mamíferos más populares del mundo; para otras especies, que no reciben tanta prensa, es más difícil. Dicho eso, el caso en cuestión demuestra que una suficiente organización y un esfuerzo sostenido tiene efectos benéficos notables, así que una forma de ayudar es difundiendo la información, presionando a los gobiernos y siendo muy activo en línea, y también por supuesto en el mundo físico, manifestándose a favor de cualquier especie que se encuentre amenazada.

Aquí una lista de varias especies de las cuales quedan menos de 100 ejemplares, por lo cual se encuentran en una situación más que crítica.