*

X
Un extraordinario texto para introducirnos a la riquísima imaginación de los místicos de Irán y su exploración de los mundos celestes al interior del alma humana

Le debemos en gran medida al filósofo e iranólogo francés Henry Corbin la introducción del misticismo sufí y mazdeísta en Occidente. Con sus traducciones y glosas de las obras, Corbin logró reencantar a las almas sensibles a la belleza de la filosofía hermética, neoplatónica, zoroástrica e islámica que podemos encontrar en las obras de luminarias como Ibn Arabi y Suhrawardī, entre otros. La obra de Corbin no tiene desperdicio y debe situarse junto con la de Jung y la de James Hillman, como uno de los grandes movimientos intelectuales del siglo XX a favor de eso que el poeta John Keats llamó "la elaboración de alma" como forma de habitar en el mundo ("The world is the 'vale of Soul-making"). Elegimos este libro como el mejor acercamiento al universo espiritual de Irán, ya que el texto cuenta con una antología que va desde los autores místicos del Irán mazdeísta al Irán chiíta, traducidos por Corbin, además de una frondosa introducción de cerca de 100 páginas de este gran académico quien por su propio mérito fue también un gran místico.  

Cuerpo espiritual y Tierra celeste nos introduce a una de las ideas centrales de Corbin, aquella de que la imaginación es un órgano de percepción de mundos sutiles y en sí misma un mundo real, la luminosa geografía del alma. Corbin explica que los autores de su antología hablaban de un "octavo clima" del  "mundo de Hurqalya" y de lo que el llama el mundus imaginalis para diferenciarlo de "lo imaginario". Este mundo es un continente perdido pero que no yace en un espacio distante sino dentro de nosotros y el cual se vuelve accesible una vez que hayamos realizado una transformación interna, esto es, el cuerpo espiritual con el cual se revela la Tierra celeste. Explica Corbin:

el mundus imaginalis es el lugar, el mundo en el que “tienen lugar”, y “su lugar” no sólo las visiones de los profetas, las visiones de los místicos, los acontecimientos visionarios que experimenta cada alma humana en el momento de su exitus de este mundo, los acontecimientos de la Resurrección menor y de la Resurrección mayor, sino los gestos de las epopeyas heroicas y de las epopeyas místicas, los actos simbólicos de todos los ritos de iniciación.

El mundus imaginalis, así como el alma misma y la imaginación, tienen una función mediadora entre el mundo sensible de las formas materiales y el mundo inteligible o la inteligencia pura en la que la luz angélica es un canto eterno a la divinidad. En otras palabras, la imaginación es lo que conecta al plano de la materia y de los sentidos con el mundo espiritual. Es a partir de una cohesión imaginativa que se establece un contacto con los mundos sutiles y, junto con la oración, la fe y la meditación, se construye una especie de vehículo espiritual que es lo que permite el acceso a las ciudades paradisíacas que son descritas en la soteriología islámica como refulgentes construcciones de pierdas preciosas y reinos angélicos de goce perpetuo --este acceso que es simbolizado como una peregrinación, en la que el fiel viaja hacia lo desconocido siguiendo la luz de su fe, en realidad ocurre en el interior del individuo, como una depuración de la percepción. Este espacio imaginal:

es el lugar en el que cuerpo y espíritu se funden, el lugar en el que el espíritu toma cuerpo como un caro spiritualis, "corporeidad espiritual". No es perceptible con los ojos de carne del cuerpo perecedero, sino con los sentidos del cuerpo espiritual o cuerpo sutil, que nuestros autores designan como los "sentidos del más allá", los "sentidos hūrqalyāvī".

Corbin nos invita al viaje más fantástico que podamos imaginar, al corazón mismo de la imaginación, que contiene en su núcleo el paraíso mismo. Puesto que es posible para el místico que ha logrado establecer su cuerpo sutil "contarse como rey del espacio infinito" aunque este confinado "en una cáscara de nuez" sin que esto signifique el delirio o la locura, sino, al contrario, su máxima sanidad --su santidad, su cuerpo de luz. Y es que incluso en una pizca de arcilla del tamaño de un grano de sésamo están contenidos infinitos mundos, y el alma misma es un holograma del universo. Para concluir compartimos una de las más bellas historias de creación que muestra la potencia de la imaginación creadora que despliegan los místicos de Corbin:

La creación de la Tierra celeste de la arcilla restante de Adán:

Debemos saber que cuando Dios creó a Adán, que fue el primer ser humano formado, sobró un resto de arcilla. Con ese resto Dios creó la palmera, de tal modo que esta planta (najla, palmera, es femenino) es la hermana de Adán; luego para nosotros es como una tía paterna. La teología la designa de este modo y la asimila al creyente fiel. Alberga secretos extraordinarios como no los contiene ninguna otra planta. Ahora bien, después de la creación de la palmera, quedó oculto un resto de la arcilla con que se había formado la planta; este resto representaba el equivalente de un grano de sésamo, y con este resto Dios hizo una Tierra inmensa. Como en ella colocó el Trono y todo lo que éste contiene, el Firmamento, los Cielos y las Tierras, los mundos subterráneos, todos los paraísos y los infiernos, es todo el conjunto de nuestro universo el que se encuentra íntegramente en esta Tierra, y sin embargo, todo ese conjunto no es, con relación a la inmensidad de esa misma Tierra, más que un anillo perdido en un desierto de nuestra Tierra. Esa Tierra encierra maravillas y sorpresas que somos incapaces de enumerar, y ante las que la inteligencia queda impresionada.

En esa misma Tierra Dios ha creado en cada alma (y en correspondencia con cada alma) universos de glorificación cuya himnología no se interrumpe ni de día ni de noche, ya que sobre esa misma Tierra se ha manifestado la magnificencia de Dios y su poder creador resplandece ante los ojos de quien la contempla. Hay muchísimas cosas que son imposibles racionalmente, es decir, muchísimas cosas ante las que la razón ha establecido la prueba decisiva de que eran incompatibles con el ser real. Pues bien, todas esas cosas existen sin embargo en esa Tierra. Es la inmensa pradera en la que los místicos teósofos sacian su mirada; por ella se desplazan, van y vienen como les place. En el conjunto de los universos que componen esa Tierra, Dios ha creado especialmente un universo a nuestra imagen (un universo que mantiene un paralelismo exacto con cada uno de nosotros). Cuando el místico contempla este universo, se contempla a sí mismo, a su propia alma. ‘Abd Allāh Ibn ‘Abbās aludía a algo semejante, según lo que se cuenta de él en un determinado hadiz: “Esa Kaaba es una morada entre otras 14 moradas. En cada una de las siete Tierras hay una criatura semejante a nosotros (nuestro homólogo), de tal modo que en cada una de las siete Tierras hay un Ibn ‘Abbās que es mi homólogo”. Esta tradición ha gozado de gran aceptación entre los místicos visionarios. 

(El título completo de este texto que viene en la obra de Ibn 'Arabī Las iluminaciones de La Meca es: Sobre el conocimiento de la Tierra que fue creada con el resto de la semilla de arcilla de Adán, y que es la Tierra de la Verdadera Realidad, con la mención de las sorpresas y de las maravillas que contiene).

Más sobre este tema en el podcast de Cadena Áurea de Filosofía La imaginación como un órgano de percepción.

 

Twitter del autor: @alepholo

Estas son algunas de las mejores editoriales independientes fundadas en México en los últimos años

Libros

Por: pijamasurf - 08/01/2016

Establecer una editorial es siempre una labor arriesgada, pero estos proyectos demuestran que no es imposible

Una de las empresas más nobles a las que puede entregarse un ser humano es la creación de libros. Es “importante mantener con vida ciertos gestos”, dice Roberto Calasso a propósito de la edición en uno de los ensayos más lúcidos sobre este arte que, a decir suyo, también puede tratarse como género literario.

¿Qué llama se alimenta cuando una o varias personas deciden montar una editorial? ¿Cuando, contra todo pronóstico, deciden apostar por una labor que casi desde siempre se ha puesto en entredicho, como si de un momento a otro estuviera a punto de fenecer o de perder sentido?

Quizá es así porque el riesgo de una editorial está unido indeleblemente al de la civilización misma. En términos generales, las editoriales han apostado por una forma de conservación y difusión de lo que se cree más valioso dentro del mar amplio de la cultura escrita y, en general, bibliográfica. En un elocuente elogio recuperado hace poco en Pijama Surf, Carl Sagan definió a los libros por su doble cometido de “acumular enormes cantidades de información fuera de nuestros cuerpos” y, por otro lado, mantenernos unidos con “personas, ciudadanos de épocas distantes, que nunca se conocieron entre sí”. Los libros como una forma de memoria que trasciende cuerpos, espacio y tiempo. ¿Y qué vale la pena conservar, heredar y convertir en materia de conocimiento si no es aquello que nos hace mejores como individuos y como especie?

A continuación compartimos una breve lista de editoriales independientes que han surgido en México en años recientes, todas con sus propias particularidades pero, en general, con el denominador común de, a pesar de todo, aventurarse a hacer libros, sin importar que los tiempos siempre sean difíciles, como bien dice Calasso.

 

Aldus

Una de las primeras editoriales independientes en consolidarse dentro del sector con libros y autores de probada calidad literaria pero con cierta cercanía hacia las márgenes del canon.

Géneros: Su interés principal es la poesía, pero también han editado libros dedicados al ensayo, el aforismo y el arte.

Autores destacados: Raúl Zurita, Héctor Viel Temperley, Jerome Rothenberg.

 

Alias

Quizá la única editorial mexicana sin fines de lucro, Alias fue fundada por el artista Damián Ortega con el único propósito de enriquecer la discusión pública del arte contemporáneo. En este sentido, su catálogo esta conformado exclusivamente por obra textual de artistas: escritos suyos, entrevistas, ensayos, algunos catálogos, etcétera.

Autores destacados: Melquiades Herrera, Manuel Rocha Iturbe, Gabriel Orozco, John Cage, Francis Picabia.

 

Almadía

Una editorial que nació en Oaxaca con una doble identidad literaria y visual. A la calidad literaria de su catálogo se suma el singular diseño de sus libros, al cuidado en casi todos los casos de Alejandro Magallanes.

Géneros: Narrativa, poesía, ensayo.

Autores destacados: Francisco Hinojosa, Juan Villoro, J. M. Servín, Tedi López Mills, Enrique Vila-Matas, Margo Glantz.

 

Bonobos Editores

Desde el principio, Bonobos Editores orientó su gusto y deseo de compartir hacia la poesía y el ensayo, pero también hacia la originalidad y la sorpresa. En este sentido, el catálogo que han conformado en estos años es diverso, pero eficaz con respecto a la idea de poesía que buscan transmitir.

Géneros: Poesía, ensayo, traducción.

Autores destacados: Jorge Esquinca, Diana Garza Islas, Óscar David López.

 

La Dïéresis

Definida como una “editorial artesanal”, La Dïéresis se caracteriza por crear libros impecables, bellamente cuidados y, además, con un diseño que en cada caso se corresponda con el mensaje que el libro porta y entregará a su lector.

Géneros: Poesía.

Autores destacados: David Huerta, Hernán Bravo Varela, Sor Juana Inés de la Cruz.

 

Ediciones Acapulco

Una editorial relativamente joven –se estableció formalmente en 2011– que en general ha buscado nutrir su catálogo con autores nuevos pero con una actitud arriesgada ante la literatura. En este sentido, parte de su sello es hacer no sólo tirajes limitados (de 100 a 500 ejemplares) sino además únicamente primeras ediciones, siempre con un cuidado especial –para que “los libros perduren con los años”.

Géneros: Narrativa.

Autores destacados: Mónica Nepote, Ilán Rabchisnkey, Sergio Loo.

 

Ediciones El Naranjo

Una editorial dedicada a la literatura infantil y juvenil ilustrada, con títulos que buscan conjugar el encanto que puede ejercer la narrativa con la reflexión que es capaz de provocar.

Autores destacados: Alejandro Magallanes, Antonio Ramos Revillas, Berta Hiriart, Francisco Hinojosa.

Ilustradores: Amira Aranda, Cecilia Rébora, Trino.

 

Ediciones Sin Nombre

Una editorial diversa en la que conviven ensayo, poesía, diarios, autores jóvenes y reconocidos, nacionales, extranjeros y un nutrido etcétera. “Leer y escribir son actos de amor, resistencia y rebeldía” es el espíritu que anima a Ediciones Sin Nombre.

Géneros: Narrativa, poesía, ensayo.

Autores destacados: Elsa Cross, Gerardo Deniz, Rainer Maria Rilke, Tomás Segovia.

 

Sexto Piso

Sexto Piso es otro de los proyectos editoriales que, felizmente, han encontrado una buena consolidación con el paso de los años. El catálogo de Sexto Piso es intelectualmente desafiante, enfocado sobre todo en ensayos de autores contemporáneos agudos y de alta exigencia para el lector –lo cual, a su vez, se paga con una elevada recompensa de conocimiento y perspicacia. Poseen también algunos títulos de narrativa y en años recientes han incursionado en la literatura gráfica e ilustrada.

Géneros: Ensayo, narrativa, novela gráfica, libro ilustrado.

Autores: Roberto Calasso, Milorad Pavic, Goran Petrovic, Ruth Padel, Giorgio Agamben.

 

Taller Ditoria

Ditoria se especializa en libros de poesía, ensayo y cuento, realizados artesanalmente, cuidados con amor en cada una de las etapas de su creación.

Géneros: Poesía, ensayo, cuento.

Autores destacados: Juan Gelman, Fabio Morábito, Adriana Díaz Enciso, José Kózer.

 

Trilce Ediciones

El proyecto de Trilce Ediciones, aunque centrado en los libros, en años recientes ha virado hacia la tendencia de la generación de contenido. En este sentido, la amplitud de su catálogo es notable, pues además de la literatura (en sus muchos géneros: poesía, novela, crónica, ensayo) es posible encontrar en Trilce libros sobre gastronomía (popular y especializada), fotografía, cine, novela gráfica y mucho más. Todo esto sin perder la excéntrica identidad que caracteriza al sello.

 

Del 7 de mayo al 6 de junio de 2016 se lleva a cabo la Feria del Libro Independiente en la Librería Rosario Castellanos del Fondo de Cultura Económica (Tamaulipas 202, col. Condesa, Ciudad de México), que reúne por séptimo año consecutivo a estas y otras varias editoriales mexicanas. En esta ocasión, además, la Feria se trasladará a Monterrey.