*

X

Estudio explica que Twitter es una caja de resonancia política. ¿Será un medio realmente democrático?

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 08/26/2016

La red social funciona como una caja de resonancias, donde los usuarios sólo escuchan (con distintos matices) el eco de sus propias opiniones.

Las redes sociales son un medio muy interesante para analizar las opiniones y adherencias políticas de sus usuarios, quienes se informan y comparten puntos de vista con personas alrededor del mundo en torno a temas de interés mundial. ¿Pero se trata de medios realmente democráticos, definiendo estos como medios donde todas las voces sean escuchadas y la discusión fluya hacia un mejor entendimiento común de la organización social?

Un nuevo estudio publicado en Politics Analysis parece contradecir la función democrática de las redes sociales, específicamente de Twitter. El autor, Pablo Barberá, de la Universidad del Sur de California, explica que el 85% de los retweets con orientación política provienen de usuarios con posiciones ubicadas en el mismo espectro político. Es decir, que Twitter parece funcionar en su gran mayoría como una caja de resonancia de las opiniones similares, donde en contraste, las opiniones radicalmente distintas a las nuestras nunca pasarán por nuestro TL.

En el estudio, Barberá escribe: "Los individuos son expuestos cada vez mas únicamente a la información que refuerza sus puntos de vista previos, evitando así la confrontación de opiniones. Esto genera un ambiente de caja de resonancia, por llamarlo de alguna forma, que fomenta el extremismo y la polarización política." Según el especialista, las conversaciones en Twitter están dominadas por usuarios claramente identificados con polos extremos de la política, de derechas o izquierdas.

¿Pero no es parte de la responsabilidad de cada ciudadano informarse y contrastar sus propias opiniones con las de aquellos con quienes no están de acuerdo? Por desgracia, este estudio es consistente con una gráfica del ingeniero Gilad Lotan (el genio de la data detrás de compañías como SocialFlow y bitly) que representa las tendencias en el flujo de información en Twitter después del bombardeo de una escuela de Naciones Unidas en Bait Hanoun en 2014. Las redes sociales, o al menos Twitter, parecen radicalizar las tendencias discursivas de los espectros políticos, de modo que los de extrema izquierda nunca se enterarán de qué opinan los de extrema derecha, lo cual está en contra de la noción democrática de que todos tienen derecho a dar su opinión a condición de que todos los demás les presten atención.

 

Las autoridades sugirieron a la mujer buscar ayuda psiquiátrica para lo que parece ser un caso de fanatismo mal llevado

Las autoridades rusas recibieron una improbable y excéntrica denuncia de una mujer que afirmaba haber sido agredida sexualmente por un pokémon en su departamento de la capital del país, Moscú.

Al parecer, la mujer había estado jugando el popular juego Pokémon Go antes de irse a dormir; su sueño fue interrumpido por un pokémon gigante que estaba encima de ella violándola, de acuerdo con su propia declaración.

Cuando despertó y vio al pokémon (aparentemente un Charmander) éste desapareció pero, según aseguró a las autoridades, la app de su teléfono todavía detectaba a la criatura de tipo fuego en la habitación.

Acto seguido, la mujer despertó a su esposo y le contó lo sucedido. Ni su esposo ni la policía creyeron su relato y, como apunta el Daily Mail, le recomendaron buscar apoyo psiquiátrico. En lugar de esto y como si la historia no pudiera ponerse más extraña, la mujer fue a ver a una psíquica.

Ivan Makarov, amigo de la mujer (cuya identidad no ha sido revelada), contó que según ella “hay muchos pokémon en su casa, y que incluso el perro puede sentirlos. Ella dice que el perro ladra siempre que juega Pokémon Go”.

Desde su salida en julio de este año Pokémon Go ha sido descargado más veces que Twitter y Tinder, dando lugar a todo tipo de noticias extrañas en torno al juego de realidad aumentada, el cual utiliza el GPS del teléfono inteligente para “atrapar” monstruos virtuales en el mundo real.