*

X
El estado neural del LSD es similar al de un niño y tiene la característica de disolver el ego

Una interesante conclusión de un reciente estudio fondeado por el público y que por primera vez realizó imágenes de resonancia magnética en un cerebro bajo los efectos del LSD es que este psicodélico coloca al usuario en un estado mental similar al de un niño.

Anteriormente se habían comparado los resultados del experimento con un estado meditativo y una menor actividad de las zonas neurales que producen la sensación de un yo fijo, por lo que se describe el efecto como de "disolución del ego". Significativamente, la pérdida de actividad que existe normalmente entre el parahipocampo y el córtex retrosplenial podría ser la causante de uno de los efectos más característicos del LSD: la sensación de pérdida de identidad subjetiva que se experimenta y que, acto seguido, muchas veces es reemplazada por una “fusión” con una especie de “unidad primigenia” que puede tomar la forma de la naturaleza, Dios, el Ser.

Según uno de los autores de la investigación, el doctor Robin Carhart-Harris, conocido por reactivar los estudios neurocientíficos con psicodélicos, el estado del LSD semeja el estado cerebral libre e irrestricto del cerebro infantil, altamente imaginativo e hiperemocional: "Nuestros cerebros se constriñen y se vuelven más compartimentalizados al desarrollarnos y pasar de la infancia a la adultez, nos volvemos más enfocados y rígidos en nuestro pensamiento al madurar". En otras palabras, la mente del niño es más abierta e impresionable, al igual que la del estado psicodélico, en el cual uno puede pasar horas admirando la belleza del contorno de una silla o cosas así.

Otra característica interesante es que bajo los efectos de LSD diversas áreas del cerebro contribuyen al procesamiento visual y no sólo el llamado córtex visual, lo cual puede explicar ciertas experiencia oníricas o alucinatorias.

Artista transfiere la "vibración" química de la ayahuasca a sonidos y textiles (VIDEO)

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 08/15/2016

Tanya Harris intenta mostrar que nada es sólido; todo está vibrando, ya sea color, sonido o formas geométricas

Después de pasar 1 mes en un retiro de ayahuasca en Perú, la artista Tanya Harris se ha dedicado a exponer el proceso creativo de los indígenas shipibo con la ayahuasca. Harris documenta cómo al ingerir ayahuasca este brebaje inspira una canción (icaro) a las mujeres que tejen las famosas telas con patrones geométricos --el textil es la representación visual de esa canción. Lo que une el proceso, considera Harris (quien estudia cimática), es la vibración. 

En su video llamado Sound Vibrates Matter, la artista muestra cómo una sustancia blanca polvorienta produce formas geométricas cuando se coloca en una bocina, haciendo visible el sonido en patrones simétricos. "Revela un fenómeno notable: la responsividad inherente de la materia al sonido que inspira un reconocimiento profundo de que somos parte de una compleja e intrincada matriz vibracional", dice. 

Harris documentó otra forma en la cual una vibración se convierte en geometría: las canciones textiles de los shipibo. Estando en la selva amazónica con una mujer chamán llamada Sulmira, la artista aprendió que para los shipibo las plantas tienen un particular espíritu y cuando ingieren las diferentes plantas medicinales éstas suelen inspirarles una canción, los icaros, que son usados en las ceremonias de ayahuasca para sanar. Estas mismas canciones son transferidas a los profusos patrones geométricos de sus telas. 

22b9e51255d50cdca39f727f6e17cb7f

 Esto no es un textil es una canción. La planta marosa cantada en colores y formas.

"Durante una de mis últimas ceremonias, recibí una intuición de la ayahuasca de que debía pedirle a Sulmira que dejara que grabara una canción particular y también que diera la traducción geométrica textil de la misma canción". El insight de Harris es que "nada es realmente sólido, todo está vibrando"; así, la vibración molecular de la ayahuasca en el cuerpo acaba transformándose en diferentes formas de percibir y comunicar esa vibración.