*

X

Cómo evitar que Facebook utilice tu información de WhatsApp para darte (aún más) comerciales

Medios y Tecnología

Por: - 08/29/2016

Los nuevos términos de servicio de WhatsApp autorizan al servicio de mensajería para compartir tu información con Facebook. Pero hay una manera de evitarlo

Si eres usuario de Whatsapp probablemente te topaste con un anuncio sobre nuevos términos de servicio. ¿A qué se refieren exactamente? Siendo Facebook la compañía matriz de WhatsApp, se trata de que los mensajes y contenidos que compartes en el servicio de mensajería podrán ser usados para crear más publicidad en tu feed de Facebook, lo que amenaza con volverlo aún más irrelevante.

Sin embargo, existe una forma de evitarlo, pero debe hacerse de inmediato. De hecho, hay dos maneras.

La primera es simple: cuando aparezca la ventana para aceptar los nuevos términos, simplemente no pulses "aceptar" sino "leer más", y deselecciona la casilla que dice "compartir la información de mi cuenta de Whatsapp con Facebook".

La segunda manera aplica cuando ya aceptaste los nuevos términos, y básicamente se trata de revocar el permiso, pero debe hacerse antes de los próximos 30 días. Simplemente ve al menú de Ajustes, luego Cuenta, y nuevamente quita la palomita de compartir la información.

Puedes pensar que es una operación paranoica, pero se trata en realidad de proteger (así sea mínimamente) tu derecho a la privacidad, aunque bien sepamos que, en nuestros días, las filtraciones y el uso poco ético de la información confidencial son moneda de cambio de las compañías.

Te podría interesar:

Se inunda casa de pastor que afirmaba que los desastres naturales son castigo de Dios contra los homosexuales

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 08/29/2016

Un gentil recordatorio de que Dios, de existir, tendría un irónico sentido del humor

Alegrarse por las desgracias ajenas no es un ejercicio de buen karma, pero muchos vieron un acto de justicia poética al conocer la historia de Tony Perkins. Perkins es presidente del Family Research Council, una asociación abiertamente conservadora y homofóbica, quien una vez afirmó que el huracán Joaquín era un castigo divino por la legalización del matrimonio homosexual, así como otras medidas liberales. Sin embargo, una serie de tormentas en Louisiana, donde vive Perkins, arrasaron con 40 mil hogares, entre ellos su casa.

Otras joyas de la mentalidad de Perkins son celebrar que Uganda “mate a los gays” como esfuerzo por “elevar la conducta moral” y opinar que la alta tasa de suicidios en los jóvenes de la comunidad LGBT se explica porque son conscientes de su “anormalidad”. Perkins tuvo que escapar en una embarcación cuando la inundación empezó a entrar en su casa, en una tormenta de proporciones bíblicas sin duda, que los científicos consideran un efecto del cambio climático.

Pero Perkins se lo toma con filosofía, pues comentó que los cristianos afectados por la inundación estaban a prueba en un “inspirador ejercicio espiritual” y que debían agradecer a Dios por considerarlos “dignos de sufrir por obra suya.” 

Obviamente no celebramos este irónico giro del destino, e incluso si lo interpretamos desde un punto de vista religioso, parece un elocuente testimonio de que Dios, lo divino o simplemente lo impredecible de la naturaleza, desafía el carácter moral de cualquiera de sus autoproclamados voceros.