*

X

Científicos analizan 10 patrones alimenticios para encontrar el más sustentable globalmente

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 08/20/2016

La humanidad debe alimentarse con recursos limitados, ¿cómo aprovecharlos de la manera más inteligente?

Imagen: Alton Barnes

En la intersección de agricultura y filosofía, nuestras elecciones alimenticias están muchas veces determinadas por presupuestos ideológicos o éticos acerca de la procedencia de la comida.

Las dietas que privilegian únicamente los productos de origen vegetal, las variantes ovolactovegetarianas, las que prefieren ingredientes crudos o de procedencia orgánica, y muchos otros patrones alimenticios, dan cuenta de nuestras elecciones sociales e individuales, pero no necesariamente son las mejores opciones bajo los mismos criterios.

Un estudio analizó simulaciones biofísicas para comparar 10 patrones de alimentación, demostrando que disminuir la dieta basada en carne de animales podría incrementar el número de personas que se pueden alimentar de las tierras de cultivo existentes. Sin embargo, también descubrieron que a largo plazo, eliminar completamente los productos de origen animal no maximizaría el uso sustentable de la tierra.

Los investigadores pusieron a prueba la dieta vegana, dos variantes vegetarianas (lactovegetariana y ovolactovegetariana), además de cuatro omnívoras, una baja en azúcares y grasas, y otra similar a la dieta de un estadunidense promedio (comida procesada, productos animales y vegetales de producción industrial, etcétera).

La persona promedio necesita 2.5 acres de tierra cultivable cada año para cumplir sus necesidades alimenticias. Si se elige la opción vegetariana esa cantidad de tierra disminuye drásticamente, necesitando sólo 1/2 acre; este modelo permitiría alimentar a más personas únicamente a base de vegetales, pero cuando se aplica el modelo a escala global, la opción vegana desaprovecha muchos materiales que también produce la tierra y que han servido históricamente para alimentar ganado.

Si toda la tierra cultivable del mundo fuera de cultivos perennes, probablemente nuestras necesidades alimenticias a nivel global se verían satisfechas sin dificultad; no obstante, no todas las tierras producen la misma cantidad de alimento durante todo el año, y las áreas destinadas a pastoreo de ganado pueden aprovecharse también para cultivar otros alimentos.

¿En resumen? La mejor opción alimenticia en términos de sustentabilidad parece ser una dieta mayormente vegetariana pero que incluya productos de origen animal en pequeñas porciones.

Te podría interesar:

El inspirador ejemplo de las ballenas jorobadas (que han dejado de estar en riesgo de extinción)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 08/20/2016

Debemos seguir el ejemplo de la conservación de las ballenas jorobadas y aplicarlo a otras especies

Hacemos mención aquí del caso de las ballenas jorobadas o yubartas, una especie que ha logrado salir de la lista de las especies en riesgo de extinción en gran medida gracias al esfuerzo coordinado de las autoridades y la sociedad civil. Lo anterior es importante ya que, en un mundo en el que a todas luces se precipita una crisis climática y ecológica, esto demuestra que es posible hacer cambios significativos con efectos puntuales que transforman positivamente el entorno. 

En 1970 se enlistó a estas ballenas, que son quizás las más vistas en el mundo por turistas, entre las especies en peligro de extinción, luego de que la población había disminuido a unas 5 mil; en 2015 se logró llegar a 80 mil, una cifra que diversas organizaciones determinaron que podía considerarse como suficiente para sacarlas de la lista. Los resultados se deben a las estrictas regulaciones para realizar todo tipo de actividades en el océano que pudieran afectar a esta especie, para lo cual se necesitó la coordinación de científicos y autoridades gubernamentales.

De manera cautelosa, por el momento, se hizo una división de 14 tipos de ballenas jorobadas, 10 de las cuales estarían fuera de la lista y cuatro permanecerían dentro de las (sub)especies amenazadas. Las especies que viven en el continente americano son las que mejor se habrían recuperado, mientras que las ballenas jorobadas del mar Arábigo y del noroeste africano se mantendrían en la lista. 

Lo anterior es una importante medalla para la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration), el organismo estadounidense que lleva la batuta en este sentido.

Los resultados son altamente inspiradores en lo que ha sido llamado ya el antropoceno, la era en la que la humanidad tiene un efecto predominante en todos los ecosistemas del planeta, en muchos casos arrasando con especies y amenazando ya no sólo a esta u otra especie sino poniendo en riesgo el equilibrio de la biosfera en todas partes. Sin embargo, esta influencia humana característica del antropoceno quizá pueda revertirse y hacerse sentir de una manera positiva. Ojalá, en vez de más historias como las del rinoceronte negro, tengamos más ejemplos como el de la ballena jorobada. También hay que mencionar que, en el caso de las ballenas, éstas se benefician por ser de los mamíferos más populares del mundo; para otras especies, que no reciben tanta prensa, es más difícil. Dicho eso, el caso en cuestión demuestra que una suficiente organización y un esfuerzo sostenido tiene efectos benéficos notables, así que una forma de ayudar es difundiendo la información, presionando a los gobiernos y siendo muy activo en línea, y también por supuesto en el mundo físico, manifestándose a favor de cualquier especie que se encuentre amenazada.

Aquí una lista de varias especies de las cuales quedan menos de 100 ejemplares, por lo cual se encuentran en una situación más que crítica.