*

X

Hoy hace 61 años Gordon Wasson se convirtió en el primer extranjero en comer hongos con María Sabina

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 06/29/2016

Uno de los viajes de hongos más importantes en la historia moderna de las sustancias psicodélicas

Una velada del 29-30 de junio de 1955 el micólogo, periodista y banquero estadounidense Robert Gordon Wasson participó en una ceremonia de hongos psilocybe en Huautla de Jiménez, México, iniciando lo que sería una legendaria práctica entre turistas psicodélicos, académicos y hasta rockstars. Wasson es una de las figuras claves en la revolución psicodélica de los 60 al abrir brecha para que otro académico, el doctor Tim Leary, buscara la misma experiencia mágica en nuestro país, el detonador de su cruzada por expandir la mente de una nación con LSD. 

La curiosidad de Wasson por los hongos alucinógenos había sido picada por una carta del poeta Robert Graves y por el trabajo del etnobotánico de Harvard Richard Evans Schultes, quien mencionaba los en ese entonces legendarios hongos usados por los aztecas. Fue en al principio de los 50, cuando Wasson era vicepresidente de J&P Morgan, que inició sus viajes a México.  

Wasson había presenciado una ceremonia en 1953 pero no había participado. Sin embargo, después de haber localizado el lugar donde se realizaban estas ceremonias en la Sierra Mazateca de Oaxaca, en 1955, junto con el fotógrafo Allan Richardson, pudo probar las mieles del mítico teonanácatl (la carne divina). La historia de cómo logró conocer a María Sabina es un tanto oscura: Wasson se presentó en la sede municipal y le dijo a un oficial llamado Cayetano Mendoza que sabía que ahí se realizaban ceremonias con hongos. Según cuenta John Allen en su libro Mushroom Pioneers, Mendoza, sorprendido y quizás asustado, no supo reaccionar más que llevándolo a casa de una "sabia", quien podía revelare el secretos de los nti xi tjo. María Sabina luego contaría que se sintió obligada a darle acceso a Wasson --quien se convertiría en su amigo-- por ser llevado por una autoridad. El filtro de la historia haría controversiales las subsecuentes expediciones de Wasson ya que algunas de éstas fueron infiltradas y fondeadas --inadvertidamente para Wasson-- por la CIA, como parte del programa secreto de control mental MK ULTRA. Comúnmente se cree que Wasson no sabía esto y simplemente aceptó los generosos fondos provistos por el científico James Moore; no obstante, el conspiranoico John Marks considera tener pruebas de que Wasson trabajaba para la CIA.

En lo que es la primera descripción académica de un viaje de hongos, Wasson escribió:

Los patrones se convertían en estructuras arquitectónicas, con columnatas y arquitrabes, patios de un esplendor majestuoso, orfebrería en tonos brillantes --oro, ónix y caoba-- todos armoniosa y astutamente arreglados, la más deliciosa profusión extendiéndose en todas direcciones. Estas visiones arquitectónicas parecían orientales, aunque en cada etapa notaba que no podían identificarse con ninguna región oriental en particular.

Wasson quedó sumamente impresionado con los hongos y con la curandera María Sabina; recomendaría la experiencia a intelectuales y celebridades, siendo él mismo sumamente influyente como parte de una élite cultural económica. Su impresión lo llevaría más tarde a la conclusión de que los "hongos mágicos" eran la mítica bebida de los dioses que aparece en los himnos védicos, el soma y, junto con Albert Hofmann, a concebir la noción de que otro hongo, el cornezuelo de centeno, jugó un papel preponderante en los Misterios de Eleusis. Estas teorías no han podido comprobarse, aunque sin duda son fascinantes.

El mundo virtual de Second Life tiene una droga de diseño capaz de provocar visuales en el avatar y abrir su cociencia para abrazar al cosmos digital

orions-trapezius-neb

Dos científicos que reconocen el valor espiritual de navegar el ciberespacio sin objetivo (wanderlusting), de divagar entre las fronteras de la realidad y el electroazar, de encontrarse con datos encarnados en objetos metafísicos, han desarrollado una nueva droga de diseño -Virta-Flaneurazine- con el fin de curar a aquellos que necesitan de un fin u objetivo claro para conducirse digitalmente. Es decir aquellos que no se puede entregar al sino del flujo libre y caótico de la información.

Virta-Flaneurazine, además, como recompensa por aceptar todo aquello que venga con una mente abierta (o como pesadilla y psicosis para aquellos que no logran distenderse), permite modificar las experiencias gráficas y visuales de los usuarios durante su navegación en los mundos 3D de Second Life.

vf-molecule-script

Los usuarios que ingieran está droga a través de su avatar cibernético se verán inmersos en un mundo donde se borra la frontera entre la vigilia y el sueño, que se psicoactiva, y donde es posible atravesar los campos de bytes a través de agujeros de gusano, entre pixeles derretidos y fantasmagoria iterada -una poderosa triptamina virtual.

John Craig Freeman, docente de nuevos medios en el Emerson College de Boston, y Will Pappenheimer, profesor de arte digital en la Pace University de Nueva York, advierten sobre esta droga digital:

"Los efectos colaterales pueden incluir alucinaciones, euforia, paranoia, calambres y sobrecalentamiento del ordenador. Además, los usuarios que quieran participar presencial o virtualmente en el proyecto, una vez terminada la experiencia podrían necesitar un tratamiento para eliminar la adicción a la Virta-Flaneurazine. Las experiencias que los pacientes/usuarios tienen en Second Life bajo la influencia del VF son reales, porque no sólo les producen efectos visuales, sino también emotivos".

La historia de una droga digital