*

X

Hoy hace 61 años Gordon Wasson se convirtió en el primer extranjero en comer hongos con María Sabina

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 06/29/2016

Uno de los viajes de hongos más importantes en la historia moderna de las sustancias psicodélicas

Una velada del 29-30 de junio de 1955 el micólogo, periodista y banquero estadounidense Robert Gordon Wasson participó en una ceremonia de hongos psilocybe en Huautla de Jiménez, México, iniciando lo que sería una legendaria práctica entre turistas psicodélicos, académicos y hasta rockstars. Wasson es una de las figuras claves en la revolución psicodélica de los 60 al abrir brecha para que otro académico, el doctor Tim Leary, buscara la misma experiencia mágica en nuestro país, el detonador de su cruzada por expandir la mente de una nación con LSD. 

La curiosidad de Wasson por los hongos alucinógenos había sido picada por una carta del poeta Robert Graves y por el trabajo del etnobotánico de Harvard Richard Evans Schultes, quien mencionaba los en ese entonces legendarios hongos usados por los aztecas. Fue en al principio de los 50, cuando Wasson era vicepresidente de J&P Morgan, que inició sus viajes a México.  

Wasson había presenciado una ceremonia en 1953 pero no había participado. Sin embargo, después de haber localizado el lugar donde se realizaban estas ceremonias en la Sierra Mazateca de Oaxaca, en 1955, junto con el fotógrafo Allan Richardson, pudo probar las mieles del mítico teonanácatl (la carne divina). La historia de cómo logró conocer a María Sabina es un tanto oscura: Wasson se presentó en la sede municipal y le dijo a un oficial llamado Cayetano Mendoza que sabía que ahí se realizaban ceremonias con hongos. Según cuenta John Allen en su libro Mushroom Pioneers, Mendoza, sorprendido y quizás asustado, no supo reaccionar más que llevándolo a casa de una "sabia", quien podía revelare el secretos de los nti xi tjo. María Sabina luego contaría que se sintió obligada a darle acceso a Wasson --quien se convertiría en su amigo-- por ser llevado por una autoridad. El filtro de la historia haría controversiales las subsecuentes expediciones de Wasson ya que algunas de éstas fueron infiltradas y fondeadas --inadvertidamente para Wasson-- por la CIA, como parte del programa secreto de control mental MK ULTRA. Comúnmente se cree que Wasson no sabía esto y simplemente aceptó los generosos fondos provistos por el científico James Moore; no obstante, el conspiranoico John Marks considera tener pruebas de que Wasson trabajaba para la CIA.

En lo que es la primera descripción académica de un viaje de hongos, Wasson escribió:

Los patrones se convertían en estructuras arquitectónicas, con columnatas y arquitrabes, patios de un esplendor majestuoso, orfebrería en tonos brillantes --oro, ónix y caoba-- todos armoniosa y astutamente arreglados, la más deliciosa profusión extendiéndose en todas direcciones. Estas visiones arquitectónicas parecían orientales, aunque en cada etapa notaba que no podían identificarse con ninguna región oriental en particular.

Wasson quedó sumamente impresionado con los hongos y con la curandera María Sabina; recomendaría la experiencia a intelectuales y celebridades, siendo él mismo sumamente influyente como parte de una élite cultural económica. Su impresión lo llevaría más tarde a la conclusión de que los "hongos mágicos" eran la mítica bebida de los dioses que aparece en los himnos védicos, el soma y, junto con Albert Hofmann, a concebir la noción de que otro hongo, el cornezuelo de centeno, jugó un papel preponderante en los Misterios de Eleusis. Estas teorías no han podido comprobarse, aunque sin duda son fascinantes.

Te podría interesar:

Cómo esta "superfood" se convirtió en la droga del momento en la escena dance europea

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 06/29/2016

La llegada de esta milenaria y deliciosa sustancia sutilmente psicoactiva a las pistas de baile

No es muy bien visto celebrar que los jóvenes estén utilizando una sustancia para estimularse en largas jornadas de fiesta, pero esta sustancia es quizás la más "celebrable" que podemos imaginar, especialmente debido a que está siendo usada como sustituto de sustancias mucho más nocivas. Aparentemente hay una movida en la escena dance en Europa en la que cientos de jóvenes están optando por lo que para ellos es un exótico elixir de placer y energía tropical. Se trata de la nueva moda de masticar o inhalar cacao en clubs y fiestas que está galvanizando Berlín y Londres en algo que parece borrar las fronteras entre la gastronomía y la psiconáutica, una ¿psicodelicatessen?

Según reporta el sitio Ozy existen varias fiestas temáticas, como Lucid en Berlín, que están siendo alimentadas por bebidas de cacao puro como atracción principal, o está también Morning Gloryville, una empresa que hace fiestas en Londres y Nueva York y surte a los lugares donde realiza sus eventos con pastillas de cacao. Subiéndose a esta ola de drogas recreacionales/luxury design, la chocolatera belga Dominique Persoone ha inventado un aparato especial para inhalar chocolate en forma de polvo. Al aparecer la fiebre de lo que se llaman "superfoods", todos los beneficios que se asocian al cacao no han pasado desapercibidos por los clubbers en su perpetua búsqueda de mejorar su experiencia fiestera; donde antes ya se utilizaban cosas como el guaraná, el cacao parece ser una alternativa sutil y poderosa, que además encierra un elemento de elegancia y seducción.

El cacao, por supuesto, es completamente legal, y sin embargo en su forma pura tiene efectos más fuertes de los que estamos acostumbrados a relacionar con el chocolate. Todos hemos oído de las propiedades afrodisíacas del chocolate y algunos estudios han confirmado al menos cierto efecto antidepresivo. El cacao contiene triptófano, el cual es el precursor de la serotonina y también detona la secreción de endorfinas que funcionan como opiáceos endógenos, reduciendo el dolor e inclinando hacia el placer. El rico contenido de magnesio de esta sustancia hace que disminuyan los síndromes premenstruales, lo cual explica por qué a las mujeres les gusta tanto el chocolate. Contiene también feniletilamina, una molécula similar a las anfetaminas, la cual es usada en diversas drogas de diseño como el 2CB, aunque no queda claro qué tanto de esta sustancia logra cruzar la barrera de la sangre en el cerebro. De hecho, algunos expertos consideran que las trazas de estos alcaloides son insignificantes y podríamos estar presenciando en muchos sentidos un efecto placebo, tal vez estimulado por la sensualidad sensorial del chocolate. Esta sensualidad, combinada con el contenido energético de la sustancia, podría ser de todas maneras un gran aditamento para el dance floor

Por otro lado puede ser útil recordar que el cacao tiene muchos alcaloides, algunos de los cuales podrían no ser del todo inocuos, como la teobromina, una molécula similar a la cafeína que suele producir sensaciones pico seguidas de fuertes caídas y dolores de cabeza en algunos individuos. Así que, si bien esta sustancia parecer ser mucho más conducente a una fiesta sana, también merece reparar en no caer en excesos. 

El cacao era utilizado por pueblos precolombinos con fines rituales y posiblemente extáticos. Para los aztecas era el regalo de Queztalcóatl, un origen divino que en cierta forma refleja el nombre científico en latín dado por Lineo, Theobroma cacao, el alimento de los dioses. El cacao aparece también en algunas de las representaciones de la diosas Xochiquetzal, especie de Afrodita asociada con las plantas psicodélicas. Aunque merece mencionarse que, según el etnobotánico Jonathan Ott, las muchas propiedades psicoactivas del cacao atribuidas en épocas antiguas podrían ser resultado de que se usaba como base para combinarse con otras plantas, una práctica que sigue haciéndose hoy en día. Asimismo, algunos grupos en México están reactivando la utilización ceremonial del cacao en temazcales y demás reuniones con fines de purificación y exploración de la conciencia.