*

X

El "Manual para Viajeros en LSD": consejos para psiconautas responsables

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 06/09/2016

Se trata de "un cóctel de lisergia que mezcla consejos, datos científicos, relatos de viajes personales y prácticas enfocadas en la disminución de riesgos para los psiconautas"

Históricamente el LSD, sobre todo desde hace poco más de medio siglo, se consagró como una especie de catalizador de la conciencia humana. Hoy, millones de personas han tenido una o múltiples experiencias con esta sustancia, y de alguna forma el ácido lisérgico forma ya parte del imaginario colectivo, es un ingrediente más de nuestra realidad –aunque, paradójicamente, uno que en muchos casos puede ayudarnos a trascender los límites tradicionales de lo que llamamos real.

En buena medida orillados por la larga prohibición, el uso de LSD generalmente se da de manera libre, en las llanuras, con personas que sienten una especie de llamado y se arrojan al vacío lisérgico ("Así es como se hace la magia. Se hace dejándote caer en el abismo y descubrir que es una cama de plumas", diría Terence McKenna). El problema es que en muchos casos existe una gran desinformación respecto a esta sustancia, a su potencial y a los riesgos que, como cualquier otra cosa en la vida, conlleva consumirla.

Consumir una sustancia, sea esta alcohol, tabaco, LSD o pizza, es una decisión que lleva implícita una responsabilidad. Y para hacerlo responsablemente es fundamental estar bien informados sobre la sustancia en cuestión. Por eso, en el caso del LSD, celebramos el lanzamiento del Manual para Viajeros en LSD. Se trata de un eBook mediante el cual su autor busca compartir su experiencia como psiconauta lisérgico "para dar respuesta al peor mal asociado al consumo de sustancias psicotrópicas... la desinformación".

Firmado por una entidad que se hace llamar "lisérgicos", este Manual para Viajeros en LSD es, en palabras de su autor, "un cóctel de lisergia que mezcla consejos, datos científicos, relatos de viajes personales y prácticas enfocadas en la disminución de riesgos para los psiconautas". 

En una charla que sostuvimos con él, tuvimos oportunidad de plantearle algunas preguntas que a continuación te compartimos:

 

¿Por qué la desinformación es el peor mal asociado al consumo de psicoactivos?

R: Imaginemos que tienes 18 años, has fumado ocasionalmente hierba y decides consumir LSD en una fiesta el próximo sábado. El hecho de que el consumo de sustancias psicoactivas sea un tabú, hace que tengas un temor natural de consultar abiertamente, en tu escuela o con tus padres, acerca de cómo hacerlo del modo más seguro posible. En vez de consultarlo, construyes entonces tu conocimiento acerca del uso de LSD como un rompecabezas en el que las piezas son: una respuesta en un foro de Taringa, los comentarios de un amigo de un primo que usó LSD en los 90 y las "muy confiables palabras" de tu dealer de hierba. Esto está sucediendo una y otra vez en cada barrio mientras lees esto y el resultado tiende a ser desastroso en muchas oportunidades.

Cada vez que llega un joven con una córnea lastimada debido a que "coló por el ojo porque pegaba más duro", o un adulto desmayado a la sala de emergencias porque mezcló Sildenafil con popper para "coger toda la noche", sabemos que todo esto puede evitarse con una sola cosa... Información.

  

¿Cómo remediarlo?

R: La parte cómica de todo esto, es que remediarlo no es muy complejo, de hecho, requiere un esfuerzo infinitamente menor que el desplegado en la terriblemente costosa e ineficiente guerra contra las drogas. Se trata de comunicar; de crear y replicar masivamente información confiable y oportuna. Es aceptar que "dile no a las drogas" es una frase hueca que muy poco está haciendo hoy por nuestros jóvenes, sobre todo por aquellos que ya dijeron "sí" y requieren: soportes, herramientas, guías... en resumen, más información para su cuidado. 

Lógicamente, el estadio ideal sería que el Estado generara políticas que fomenten la educación para las drogas. Sin embargo, como en Latinoamérica aún estamos un tanto lejos de eso, somos nosotros los mismos usuarios que debemos organizarnos y aprender a comunicar. Debemos ser astutos y conseguir aliados como esta plataforma digital que nos permita llegar a cada psiconauta, debemos empeñarnos y escribir nuestros propios libros e imprimirlos en Amazon. Se trata de no esperar pasivamente y apropiarnos de la comunicación en el tema de las drogas.

 

5 recomendaciones para los usuarios que consuman o tengan pensado consumir LSD:

1. Lee. Si la desinformación es entonces el peor mal asociado al consumo de psicoactivos, lo primero que debe hacer quien planee utilizar LSD, es documentarse acerca de la sustancia: efectos, tiempo de acción, potenciales riesgos (toda sustancia los tiene). 

2. Asegúrate de estar consumiendo LSD. Especialmente en los países latinoamericanos, cada vez es más difícil conseguir LSD en las calles. Los imitadores sintéticos como el NBOMe inundan el mercado negro de psicoactivos.

En algunos lugares tenemos la fortuna de contar con organizaciones que realizan análisis de sustancias ilícitas para disminuir los riesgos asociados a su consumo, tal es el caso de Échele Cabeza en Colombia, o Energy Control en España. Si desafortunadamente no tienes a uno como estos cerca, puedes conseguir a través de Amazon (ya van a pensar que le estoy haciendo publicidad al portal) los reactivos necesarios para hacer tú mismo pruebas químicas a lo que te estás metiendo. Estos reactivos son baratos, confiables, y lícitos.

3. Cuidado con las mezclas. Si bien la toxicidad de la dosis media de LSD es inferior a la toxicidad de la dosis media de cafeína, la interacción del ácido con otras sustancias puede generar nuevos riesgos psíquicos y físicos. Por ejemplo, si utilizas antidepresivos tricíclicos o litio, los efectos del LSD pueden incrementarse exponencialmente. Verifica qué medicamentos estás consumiendo hoy y consulta cuáles son los efectos del LSD al interactuar con éstos.

4. Trágalo. Por favor, no creas más historias acerca de que "el ácido pega más por el ojo", la vía de administración no afecta de modo significativo la intensidad de los efectos de la sustancia, sólo determina el tiempo en el que el viaje inicia. Es bastante tonto poner en riesgo tu córnea por ganar unos minutos. 

5. Viaja sano. El LSD es un amplificador de emociones y sensaciones. Así como los colores del entorno podrán maravillarte por su marcado esplendor, cada sensación de tu cuerpo, sea placentera o displacentera, podrá potenciarse infinitamente. Un pequeño dolor de muelas o una bronca con tu novia pueden convertirse en la peor pesadilla durante el viaje. Evalúa tu estado emocional y físico antes de la experiencia psicodélica y si no te sientes en perfectas condiciones, posterga el viaje.

 

Lecturas recomendadas para psiconautas (además de MPV)

R: Sin duda alguna: The doors of the perception, de Aldous Huxley. LSD, my problem child, de Albert Hofmann. PIHKAL: A Chemical Love Story y TIHKAL: The Continuation, ambos de Alexander Shulgin.

 

 
El Manual para Viajeros en LSD será lanzado este próximo 10 de junio y será distribuido vía Amazon.com.
 
Más información: @lisergicos
Te podría interesar:

El experto psiconauta Terence McKenna te dice cómo tomar "hongos mágicos" (VIDEO)

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 06/09/2016

La guía de viajes épicos de Terence McKenna, el gran tecnochamán de los "hongos mágicos" y el DMT

Lo que Tim Leary fue para el LSD en los 60, Terence McKenna fue para el DMT y los "hongos mágicos" en los 90. McKenna se convirtió en una de las primeras estrellas de la contracultura en Internet compartiendo sus desaforadas experiencias con sustancias psicodélicas con una encantadora narrativa, dueña de un duende muy peculiar y una caleidoscópica imaginación. Así se tejió esta nueva mitología psicodélica donde los ángeles y los aliens podían encontrarse en la oscuridad de una habitación en cualquier suburbio del mundo con 5gr de un enteógeno y un poco del espíritu temerario que es necesario para ser un buen psiconauta. Hay que decir que McKenna ensalzaba sus descripciones, representaba un papel --el del bardo o el histrión-- y se refocilaba en escucharse a sí mismo, con riquísimas analogías, siendo un hombre muy culto, versado lo mismo en la vanguardia de la ciencia que en magia y alquimia renacentista. 

Para tener una experiencia psicodélica genuina McKenna recomendaba tomar lo que llamaba "dosis heroicas", esto es, dosis suficientemente fuertes para sentir y casi dejarse poseer por los efectos de los psicodélicos, específicamente del DMT y de los "hongos mágicos", que era con los que había experimentado con mejores resultados. Estas dosis heroicas, sin embargo, no son para todos, deben ser enfrentadas solamente por aquellos que tienen una psique madura y estable, que son capaces de relajarse y de no tomar sus visiones demasiado en serio --tomando de Robert Anton Wilson: nunca invoques a un demonio que no sepas también cómo desvanecer. Debemos mencionar que el mismo McKenna dejó de tomar "hongos mágicos" por poco más de 1 década después de un sendo malviaje, e incluso algunos especulan que el tumor cerebral que lo llevó a la muerte pudo haber estado relacionado con su consumo de psicodélicos. La versión de los "hongos mágicos" de McKenna es, pues, mágica pero también bastante desafiante y un poco ruda, especialmente en comparación con los nuevos protocolos que están emergiendo del renacimiento de la medicina psicodélica donde se está utilizando con éxito psilocibina bajo supervisión médica para tratar cosas como la depresión, la ansiedad o incluso para dejar de fumar. Con esta advertencia, traducimos aquí fragmentos de lo que es básicamente una guía para tomar "hongos mágicos" (psilocibina). 

La primera recomendación que hacía McKenna en términos generales, para todos los viajes psicodélicos pero seguramente también para la vida en general, era "poner atención y respirar". Esto es algo que lo acompañaba desde su infancia y adolescencia, cuando se interesó por los fósiles y las mariposas y lo que llamó una cierta iridiscencia en la naturaleza. Por supuesto, esto también es la instrucción básica del "mindfulness" que está tan de moda.

Sobre los "hongos mágicos" explica: "Los tomo con un estómago vacío, no como 6 horas antes y los tomo en la oscuridad silenciosa. La otra cosa importante es pesar la dosis, porque 5gr es lo que quieres y mucha gente realmente no sabe lo que son 5gr", lo que hace que tomen y no lleguen a la "dosis heroica", a través de la cual se tiene una experiencia cabal de la sustancia. 

mckenna-food-of-the-gods-culture-psychedelics

"A muchas personas no les gusta el sabor, pero yo los mastico solos, nada de eso de mezclarlos con mermelada". En el caso de que sean frescos, dice que la dosis debe ser de 60gr:

Hay que esperar un rato,  para mí el efecto empieza 1 hora 20 minutos después, pero puede empezar un poco antes, ya que creo que soy muy resistente... Mientras [comienza el efecto] hago lo que los buenos católicos llaman una 'examinación de conciencia', esto significa pensar sobre todos los miedos que anticipas que te pueden asaltar durante el viaje y las debilidades de tu carácter... si haces eso, te enfrentas al hecho de que eres un cretino tantas veces en esa hora que ya no tienes que lidiar con esto y generalmente es más suave.

Entre los signos físicos distintivos están: "te hace bostezar y hace que fluya la mucosa en la nariz".

Es importante, desde antes de iniciar el viaje, tomar una determinación y no cejar: 

Es bueno decidir antes de que haga efecto que no se alterará el plan, es decir que uno se quedará donde está, porque no tardará en empezar a hacerte pensar en que sería mejor si estuvieras en otro lado o si cambiarás esta otra cosa pero no, uno debe sostener el espacio y quedarse sentado ahí... y cuando llega es como una medusa o una bufanda de seda que te rodea y en ese momento pues creo que lo que hago es rezar, y le digo "estoy completamente en tus manos, soy tuyo, estoy completamente comprometido, no estoy reservándome nada, por favor no me lastimes"... y empieza algo que llamo una insinuación del potencial y si cierras los ojos puedes ver algo como millones de moléculas de psilocibina desplazando a moléculas de serotonina e inyectándose a los receptores y el spin de los electrones que se empieza a alterar.

Y cuando llega, llega como un tsunami, es asombroso, lo puedes ver venir, es inmenso y no puedes correr a ningún lado... es como si un asteroide hubiera impactado en el océano Pacífico... es como ver una explosión termonuclear a través de un cristal de 30m, así que estás perfectamente a salvo pero la energía que está liberando es impresionante.

La gente dice que le debes preguntar algo, esto me parece absurdo. Alguna vez hice esto, y le pregunté algo como "¿estoy haciendo lo correcto con mi vida?" y el hongo me dijo instantáneamente "qué tipo de pregunta más cobarde es esa... cuando te pongas en sintonía podemos tener una conversación, si eso es de lo que querías hablar deberías haber tomado MDMA". 

Suelo llegar a un lugar que es difícil de describir, es una sensación cuyo contenido es algo como así como "los elfos están cerca, pero no aparecerán si no los invocas"... y esto es algo que aprendí de un programa de TV y digo "entren hombrecillos verdes y mujeres verdes si hay alguna por ahí" y entonces llegan como una pequeña luz danzante que se hace más grande y el sonido se vuelve más fuerte... es como una orquesta ambulante de Nepal.

No lo puedes dirigir del todo [el viaje], cada una de estas plantas tiene su propia personalidad. 

McKenna_iDmag1992Aug