*

X

"World of Tomorrow", uno de los mejores cortometrajes de ciencia ficción de la historia

Arte

Por: pijamasurf - 04/26/2016

El poder de la animación 2D en un corto que imagina un distópico futuro con humor y una genial economía visual

Screen shot 2016-04-26 at 6.07.28 PM

Con sólo 17 minutos, World of Tomorrow abre una inagotable bóveda de ideas y reflexiones sobre el futuro del ser humano en un mundo que apuesta de manera irreprimible por la tecnología. Esta película corta tiene una estética contrastante utilizando una animación en 2D para retratar las cosas más fantásticas del futurismo, siempre con buen gusto, minimalismo y una especie de magia de frugalidad, logrando poéticos escaparates que ilustran geniales diálogos entre una niña y su clon del futuro.

La película de Don Hertzfeldt es una versión condensada y llena de humor de la visión transhumanista en la que la conciencia humana podrá ser trasvasada a vehículos tecnológicos, de un mundo posbiológico en el que interactuaremos casi exclusivamente a través de realidades almacenadas en computadoras. Los dos grandes temas de la película son el absurdo a lo que puede llegar esto y la conmovedora nostalgia perpetua de un clon que está cada vez más lejos de su origen humano (siendo una copia de una copia por generaciones). En el futuro la gente paga buen dinero por adquirir memorias, las cuales son atesoradas en un cubo negro. En el futuro, sugiere la visión distópica de Hertzfeldt, los restos de "la vida real" sólo podrán observarse en museos. 

555705466_640

El cortometraje evoca, en lo que podemos llamar la perpetua nostalgia del clon, novelas como Never Let Me Go de Kazuo Ishiguro y La Possibilité d'une île de Michel Houellebecq. Su genialidad yace en la forma en la que resuelve la narrativa ilustrando con infantiles  garabatos lo que va diciendo, demostrando que el dibujo tiene un poder extraordinario para comunicar con unos pocos trazos toda la complejidad tecnológica que se describe y crear una analogía externa de las emociones.

World of Tomorrow puede verse en Vimeo on Demand  y también en Netflix.

Maestro ruso conduce épico y polémico concierto en las ruinas de Palmira, Siria (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 04/26/2016

Un extraño acto musical político fue realizado en las ruinas de Palmira, en Siria, ciudad antiquísima devastada por los combates entre el Estado Islámico y fuerzas militares occidentales

Un concierto épico que parece de una fastuosa producción hollywoodense y que ciertamente contó con la aparatosidad del Estado ruso fue llevado a cabo en la ciudad de Palmira, en Siria. El reconocido compositor Valery Gergiev condujo a la orquesta sinfónica Mariinsky en el teatro romano de esta antigua ciudad, patrimonio de la UNESCO, que ha sido recientemente recapturada, luego de que había sido tomada por el Estado Islámico. El concierto fue llamado Rezando por Palmira--Música revive las antiguas ruinas. Entre las piezas que llenaron este teatro a cielo abierto estuvieron composiciones de Johann Sebastian Bach, Serguéi Prokófiev y Rodión Shchedrín. La temática fue elegida en honor a "aquellos que luchan contra el terrorismo" y a las víctimas de este conflicto.

Mientras Rusia exhibe solemne pompa, en Occidente no se ha hecho esperar el escepticismo por lo sucedido. La BBC apunta que Gergiev es cercano a Putin y que el concierto tuvo el fin de justificar la intervención rusa en Siria, mostrando los logros del ejército con el fondo magnificante de la música orquestal. Música para la paz con una clara agenda política... Y, sin embargo, pocas veces vemos hoy en día política tan épica, tan majestuosa, sobre todo cuando dejamos de ver que es política y dejamos que nos transporte la experiencia artística amplificada por el escenario. 

Más allá de que esto huele a seria propaganda, no hay duda de que la belleza de las imágenes y la música es fuente de inspiración estética. Todo lo más con la extraña mezcla de imágenes de guerras intercaladas por la transmisión de la TV rusa, las flores rojas contrastando contra los colores apagados del desierto, los soldados conmovidos (unos) a la vez que perplejos (otros) y esas tomas desde el cielo que muestran un lugar de otro tiempo, casi imposible, resistiéndose por un momento a la destrucción.