*

X
El cuerpo no es para siempre, pero los diamantes al menos simulan serlo

A diferencia del cuerpo los diamantes, nos hemos dicho, son para siempre. Esta resistencia al tiempo aunada a la luminosidad hacen de los diamantes imágenes de lo eterno y lo puro, aquello más preciado. Es por esto que el proyecto de Rinaldo Willy tiene una atracción tan peculiar. Su empresa Algordanza (palabra que significa "recuerdo") convierte los restos de personas en diamantes, como si de esta forma lograran la eternidad, un estado más allá de la corrupción o incluso de manera literal el "cuerpo de diamante" que en el budismo vajrayana significa el cuerpo iluminado que supera la corrupción y el ciclo de la muerte y el sufrimiento.

Ubicada en el oeste de Suiza, Algordanza transfigura en diamante a más de 850 personas al año, con un costo de entre 5 mil y 22 mil dólares dependiendo qué tan grande quieren los familiares que sea el diamante de la transfiguración. Existen otras empresas que hacen esto, pero la empresa de Willy es pionera. 

Willy le contó a Motherboard que la idea surgió cuando estaba en la universidad y leyó que se podían producir diamantes de las cenizas. Esto sin embargo se refería a cenizas vegetales, no humanas.

Para poder fabricar estos diamantes fúnebres, las cenizas son tratadas con agentes químicos que extraen el carbón que contienen. Luego el carbón se calienta a altas temperaturas y es convertido en grafito. El grafito se coloca en máquinas que reproducen las condiciones que existen en las profundidades de la tierra, donde se forman naturalmente los diamantes durante miles de años a temperaturas de cerca de 1500°C. Este proceso de aceleración artificial permite después de un par de meses obtener un diamante. Los restos de alguien hechos diamante. Un diamante sintético que tiene todas las características de un diamante normal, sólo que por su origen tiene un precio menor. 

De la misma manera que un diamante en un anillo es una promesa de amor (aunque muchas veces de un amor mediado por el dinero), los diamantes de muertos que se llevan en sortijas pueden ser recuerdos del amor pasado.

La idea tiene el atractivo de que los cementerios y los procesos de desintegración de los cuerpos son generalmente percibidos como sucios y poco deseables, mientras que el diamante contrasta con la idea opuesta: limpieza, belleza, algo que todos quieren. No obstante, también se podría decir que existe cierta frivolidad propia del materialismo capitalista en transformar a una persona en un diamante, en una especie de tesoro material que genera ambición y admiración. Depende de la perspectiva que se tome, puede haber mucha pureza en ello o una ilusión un tanto corrupta.  

Cómo cambió la vida de Prince luego de convertirse en testigo de Jehová

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/21/2016

La vida de Prince, el gran emblema de la música sexy, se alteró radicalmente luego de convertirse en testigo de Jehová

La reciente muerte de Prince hace que este 2016 sea un año especialmente trágico para la música pop, con varias estrellas falleciendo en pocos meses. La causa de muerte del artista parece estar relacionada a una enfermedad, aunque la familia ha mantenido privacidad y sus restos han sido cremados. Entre los tabloides se especula que pudo tener que ver con drogas, a lo que su abogado ha contestado que todas las personas que conocían a Prince saben que no utilizaba drogas recreacionales. De hecho, era una persona muy religiosa. 

Prince siempre tuvo una inclinación a la fe religiosa y sostuvo que de niño un ángel lo había curado de la epilepsia. Pero esto se intensificó cuando en 2001 se convirtió a la religión de los testigos de Jehová, algo que parece sumamente contrastante con su música altamente sensual, ya que los testigos de Jehová son ciertamente recatados y tienen una serie de dogmas que van en contra de las drogas, el sexo y la vida asociada con el rock y la fama.

Según explica The Daily Beast, desde su conversión Prince dejó su vida como consumado casanova y se volvió mucho más discreto. Su música, conocida como una de las más seductoras, con temas de magnética sensualidad en diferentes géneros desde el pop y el R&B hasta la psicodelia, también se volvió menos explícita, aunque no dejó de tener una vibra sexual, la cual era seguramente irreprimible --y de hecho existen numeroso artistas cristianos que hacen música cargada de sensualidad.

Prince incluso fue parte del estereotipo que se tiene de esta secta religiosa. Una pareja reporta que en alguna ocasión contestó a la puerta para encontrarse con el músico, quien tenía una Biblia en las manos y estaba listo para darles un sermón. Sin embargo su conversión religiosa, a la cual describió como una revelación espiritual, hizo que dejara las drogas y se volviera vegano.

Los testigos de Jehová tienen como norma no participar en los actos políticos y hacer juramentos públicos y Prince fue fiel a esto, dejando de votar y de pronunciarse en cuanto a polémicas propuestas legales, como la de matrimonios del mismo sexo. Otro tema controversial es que los testigos de Jehová prohíben las transfusiones de sangre debido a que consideran que el espíritu está en la sangre, por lo que en algún momento se rumoró que Prince tenía problemas de salud acrecentados por esta negativa. 

En su escatología milenarista, esta secta cristiana considera que sólo 144 mil personas serán resucitadas en espíritu para acceder al reino de Dios; es por ello que llevan una estricta vida religiosa, para intentar ser uno de los elegidos. Prince es sin duda uno de los miembros más famosos de la historia, pero es poco probable que esto pueda ayudarle a la hora del Juicio. Sin embargo, le está dado otro tipo de supervivencia: la memoria de las personas que escuchan su música.