*

X

La historia del hombre que se trepanó la cabeza para mantenerse en un high perpetuo

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 02/15/2016

La extraña historia de Joe Mellen, el hombre que se hizo un hoyo en la cabeza con la esperanza de entrar en un estado de conciencia más elevado, siguiendo la teoría de un médico pionero

Para muchas personas la vida sólo consigue elevarse y cobrar significado en los estados alterados de conciencia, mayormente estimulados por drogas psicoactivas. Ya sea porque los individuos toman el camino fácil y no invierten en trabajar su propia conciencia de manera "natural" o porque la sociedad nos ha hecho muy difícil encontrar experiencias significativas, místicas o psicodélicas en nuestra vida cotidiana, las drogas ejercen un gran atractivo para aquellos que buscan depurar "las puertas de la percepción".

Sin embargo, en su búsqueda de ese estado de conciencia superior que han idealizado, algunos hacen cosas que a muchos nos parecerían totalmente disparatadas. Tal es el caso de Joe Mellen, un hombre que se hizo un hoyo del tamaño de la punta de un dedo en la cabeza para mantenerse en todo momento en un estado de conciencia similar al que producen las drogas. En un principio esto parece completamente desquiciado (y tal vez lo sea), pero al menos Mellen estaba siguiendo la teoría de un médico y repitiendo un proceso de trepanación utilizado durante milenios entre las clases sacerdotales en numerosas culturas.

Mellen cuenta su historia en el recientemente reeditado libro Bore Hole, de la excelente editorial Strange Attractor. En la cresta de los 60 y siguiendo la ola beatnik, este joven educado en Oxford y Eton (no era ningún "cabeza hueca") tuvo un par de experiencias con LSD que literalmente acabaron volándole la cabeza.

En un momento de enorme entusiasmo por la expansión de conciencia que había vivido en sus experiencias psicodélicas, Mellen conoció al doctor Bart Hughes. Este médico holandés estaba convencido de que el volumen de sangre en la cabeza controla los estados de conciencia de una persona, sugiriendo que al caminar erguidos los seres humanos habíamos perdido cierto potencial de conciencia, colocando el corazón debajo del cerebro. Esto, teorizó Hughes, podía ser medianamente corregido parándose de cabeza, entrando en agua fría después de estar en agua caliente o tomando ciertas drogas. Hughes hacía referencia a que cuando nacemos nuestras cabezas no están del todo selladas (lo que en los bebés es la parte suave de la fontanela), por lo que trepanar la cabeza podía ser una forma de recuperar una especie de conciencia cósmica. Curiosamente, diversas culturas han realizado prácticas de alquimia anatómica interna y externa buscando abrir esta parte del cuerpo que en el sistema de chakras de la India corresponde a sahasrara, la flor de loto de los mil pétalos y la conexión con el espíritu.

Sobra decir que el caso de Mellen es polémico y genera todo tipo de reacciones; muchos lo llaman un consumado idiota y otros se mistifican por la posibilidad de que tenga razón y sea un pionero que ha recuperado una ancestral técnica de expansión de la mente. En una entrevista reciente con Vice, da la impresión de estar bastante lúcido a los 76 años de edad. Mike Jay escribe en su introducción del libro:

Las memorias de Joey Mellen han alcanzado un estatus legendario, han sido llamadas el modelo para el siguiente paso en la evolución humana, denunciadas como un clásico ejemplo de los peligros de la experimentación con drogas y contadas interminables veces como una irresistible anécdota de alta locura. Se ha vuelto el non plus ultra de la expansión de conciencia, la marca radical de los 60 psicodélicos.

Mellen explica que cuando se cierra el cráneo finalmente, el cerebro deja de poder expandirse y pulsar: "La pulsación es suprimida y la sangre pasa sin pulsar. Es por esto que todos nos queremos drogar. Queremos regresar a este estado en la juventud en el que teníamos más espontaneidad, vida y creatividad. Extrañamos eso. Es el paraíso perdido". Aparentemente, el hoyo en la cabeza permite que exista más oxidación de glucosa y una mejor circulación, lo que en su teoría incrementa la conciencia. 

Suena interesante, aunque quizás poco científico (después de todo, la ciencia tampoco entiende muy bien la conciencia todavía). De cualquier forma, no recomendamos que te hagas un hoyo en la cabeza sólo porque quieres sentir siempre esa sensación de tu primer viaje psicodélico. Antes de eso, quizás vale la pena mencionar que Mellen tuvo varios intentos fallidos en su autotrepanación y que fueron bastante sangrientos. Él mismo no recomienda tratar de hacerlo.

Amanda Feilding también se trepanó la cabeza. Aquí habla sobre su experiencia y, aunque no recomienda hacerlo, sí señala que la ciencia debería investigar esto y no sólo desestimarlo como una locura.

 

¿Qué son las microdosis de LSD y por qué pueden mejorar las capacidades cognitivas?

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 02/15/2016

Investigar y aprender que las drogas ilegales pueden ser tratadas como medicinas nos lleva al asunto de las dosis: la diferencia que separa el veneno de la medicina

Advertencia: Este artículo trata sobre la ingesta de una sustancia actualmente ilegal y sobre sus consecuencias para el organismo. Pijama Surf no recomienda ni fomenta el uso de esta ni de ninguna otra sustancia; simplemente proporcionamos información a un público que se presume adulto y con criterio suficiente para tomar sus propias decisiones.

Corrección: La unidad de medida del LSD se expresa siempre en microgramos (millonésima parte de un gramo) y con el signo µg. Históricamente la concentración de LSD-25 en papelillos (blotters) tiende a disminuir, lo que aunado a una falta de regulación y estandarización puede provocar confusión en cuanto a lo que se entiende por "microdosis". Hemos hecho cambios en el artículo para que reflejen esta información. 

*

En su última entrevista en vida con la revista Playboy, John Lennon resumió su experiencia con las drogas, especialmente con el LSD: "Ellos [la CIA, según él] inventaron el LSD para controlar a la gente y lo que lograron fue darnos libertad". El LSD comenzó a tratarse como droga --en el sentido de una sustancia sin fines médicos, potencialmente peligrosa y nociva moralmente para los consumidores-- en 1971, cuando entró en el registro de sustancias ilegales. Durante los años anteriores (es decir, durante la euforia de los 60), la pretensión general era mejorar la vida a través de los químicos, y en gran parte la adicción moderna al Adderall, al Ritalin, al Prozac y a todo tipo de antidepresivos deriva de esa época. "Si te fijas en los reportes del gobierno sobre el ácido", continúa Lennon, "te das cuenta de que los que saltaron por la ventana o se mataron a causa de él, incluso la hija de Art Linkletter, ocurrieron años después. Así que, afrontémoslo, ella no estaba en ácido cuando brincó por la ventana. Y nunca he conocido a nadie que tuviera un flashback de ácido. Yo nunca he tenido un flashback en mi vida y tuve millones de viajes en los 60".

Baynard Woods es un escritor freelance que, como todos nosotros, ha oído hablar del potencial de las microdosis de LSD. Pero a diferencia de muchos de nosotros, se decidió a ponerlo en práctica en un ambiente más o menos supervisado por la gente que ha investigado al respecto, y tuvo el suficiente valor para publicarlo en una maravillosa pieza para el sitio Vox. Woods analiza en su texto las implicaciones de las microdosis para el trabajo, para ver gente y realizar funciones normales, así como el comportamiento de la sustancia al entrar en contacto con cannabis (bueno) y alcohol (malo). En suma: lo recomienda, pero no para todos y no sin una buena investigación previa.

Uno de los pocos investigadores que se ha tomado en serio la parte científica tanto vivencial del ácido es el doctor James Fadiman. Muchos de sus antiguos alumnos están trabajando hoy en día en el Hospital Johns Hopkins en aplicaciones médicas para el LSD (uno de ellos, el doctor Albert García-Romeu, está desarrollando un programa para dejar de fumar tabaco que ha tenido 80% de efectividad luego de 6 meses de microdosis). Woods se acercó al doctor Fadiman para entender exactamente qué se entiende por microdosis y cómo se podría aplicar a un contexto cotidiano.

 

Microdosificando

Cuando pensamos en LSD se nos viene a la mente un "viaje" de autodestrucción o de superconciencia, como si tu conciencia y tu inconsciente tuvieran sexo salvaje y todo tu cuerpo lo sintiera. Pero como con cualquier medicamento, la dosificación separa el veneno de la cura. ¿Cuál sería, pues, una dosis normal y una dosis disminuida de LSD?

El estatus ilegal de la sustancia hace difícil no sólo saber si se trata de "buen" LSD, sino que la dosificación se realiza "a ojo de buen cubero" cortando el papelito cuadrado de 1cm x 1cm en cuatro triángulos. Es posible diluirlo en agua o impregnar un papel o un dulce (lo que vuelve realmente imposible "microdosificar"). En contextos médicos, una dosis completa de LSD se describe entre 150 y 250µg de la sustancia por vía oral. Esta es la dosis "mística" o visionaria que asociamos comúnmente con el ácido; pero como con cualquier sustancia, la concentración que ingerimos determina la forma en que la procesamos y sus efectos sobre el organismo. En términos solamente físicos (recordemos que casi todo lo que sabemos sobre el ácido está basado en reportes subjetivos), una dosis visionaria puede llegar a deshidratarte si no tomas agua o si lo mezclas con alcohol (Woods comprobó que el alcohol tampoco se lleva bien con las microdosis), pero 1/4 de dosis es lo que para los fines de este artículo se entiende como "microdosis", partiendo de que:

-La dosis mínima (también llamada de "umbral") está entre los 20 y 30 µg. 
-La dosis media es de alrededor de 100µg,
-y las dosis altas son superiores a 150-250 µg. 

El método usado por Woods en su experimento fue el de cortar un cuadrito de LSD y confiar en que su dealer distribuyera un buen producto.

Según Fadiman, las microdosis actúan a nivel subperceptual, es decir que mejoran la concentración, la atención, la memoria y la creatividad sin colocarte en una posición de vulnerabilidad emocional absoluta, como la dosis visionaria. Para conseguir los beneficios de la microdosis se adopta un ciclo de 3 días: en el primero, los efectos perceptuales son mayores, pero no pasan de una agradable sensación de bienestar y empatía generalizada. Los antidepresivos están contraindicados junto a cualquier tipo de psicodélicos o enteógenos, simplemente porque se trata de la regulación de serotonina y no existen suficientes estudios al respecto. El segundo día el efecto es menor, y el tercero se recomienda dedicarlo a restauraración.

Las microdosis supuestamente permiten concentrarse mejor, trabajar más rápido y mejorar las relaciones interpersonales, aunque Fadiman afirma que todo esto también podría conseguirse con meditación. 

A decir de Woods, "la droga meramente aumenta la experiencia subjetiva de lo ordinario". Se encuentra un placer general en todo lo que se hace, pues es como si todas las herramientas de la conciencia estuvieran volcadas en el presente, sin devaneos, alucinaciones ni fantasías. El efecto placebo también podría explicar este resultado, pero Fadiman y sus colegas creen que en vez de la palabra "'placebo', que no significa mucho", hay que hablar de "función de curación natural". Woods explica que según Fadiman "la misma idea del placebo, el creer que una droga puede tener un efecto que sea producto de esa creencia, muestra el poder del cuerpo del que abreva el LSD".

Una crítica a las microdosis es que pueden promover la adicción. En términos muy subjetivos, no sería una adicción mayor a la que tiene un hombre que utilice Viagra: las funciones normales y naturales se ven potenciadas durante un breve período de tiempo, pero todos los efectos pasan luego de que la sustancia sale del cuerpo. Existen reportes de personas que lo han hecho durante años, en condiciones muy poco controladas, y no se volvieron locos ni saltaron por las ventanas (al menos no mientras estaban en ácido, como puntualiza Lennon). De cualquier modo, el LSD es una sustancia que debe tratarse con el mismo respeto que un medicamento alopático (que de alguna forma es) y de un enteógeno natural, capaz de producir fuertes reacciones químicas.