*

X

Fotógrafo captura día y noche dentro de una misma imagen y el resultado es espectacular

Arte

Por: pijamasurf - 02/20/2016

Con su proyecto "Day to Night", Stephen Wilkes persigue la fusión de la noche y el día en un mismo escenario

La noche y el día son fuerzas opuestas, pero también son entrañablemente complementarias. Las frecuencias anímicas, su trato con formas y escenas, la naturaleza estética de sus respectivos discursos, parecen complementarse de una manera mágica, digamos perfecta. Quizá por eso la misión autoimpuesta por el fotógrafo Stephen Wilkes resulta particularmente intrigante: la posibilidad de fundir día y noche, sus colores y acontecimientos, en una misma imagen. 

Con su proyecto Day to Night Wilkes persigue la fusión de la noche y el día en un mismo escenario, cambiante pero fijado gracias a una laboriosa técnica: capturar 2 mil 200 fotografías a lo largo de 26 horas, inmóvil y oculto. El resultado es un paisaje ciertamente onírico, contrastante pero armónico, improbable. 

Wilkes recurrió a este tratamiento para fotografias el Parque Nacional Serengueti de Tanzania, Times Square en Nueva York o el Savoy en Londres. "Yo fotografío a mano; este no es un time-lapse, es mi mirada de momentos muy específicos. Me gusta describirme como un coleccionista de momentos mágicos", dice el fotógrafo a NPR.  

View from The Savoy, London, Day to Night, 2013.

 

Times Square, NYC, Day to Night, 2010.

Locomoción poética: video sincronizado del mismo tren en diferentes décadas

Arte

Por: pijamasurf - 02/20/2016

En 1953, 1983 y 2013 la BBC filmó el mismo viaje en tren de Londres a Brighton, y luego sincronizó las grabaciones en este video

A veces la tecnología puede mostrarnos cosas que de ninguna manera veríamos sin ella. Puede hacernos viajar en el tiempo, ver el pasado y su luz, ver el contraste de una misma situación ocurrida hace muchos años y ahora. En 1953, la BBC filmó un viaje en tren desde Londres a Brighton y lo comprimió a sólo 4 minutos de duración. 30 años después, en 1983, filmó el mismo viaje; y luego por tercera vez en 2013. En el video se pueden ver los tres trayectos, uno junto al otro. Los videos están perfectamente sincronizados, de manera que podemos observar claramente qué es lo que ha cambiado (además de la calidad y los colores del formato) y qué ha permanecido igual. El contraste más marcado es sin duda el de las personas que bajan y suben al tren en las dos estaciones, y algunas estructuras desparecidas en la trayectoria hacia Brighton.

No cabe duda de que hay algo en los trenes de la década de 1950 que genera nostalgia o una mezcla de romanticismo y cariño por el vehículo terrestre más estético de todos, que ha inspirado tantas canciones de folk y blues. Ver su cambio a lo largo del tiempo tiene su poesía y tiene también su vértigo tecnológico. El de la BBC es un proyecto sencillo que imbuye en su juntura toda clase de emociones encontradas.