*

X

Cometa parece albergar vida y podría explicar cómo se originó la vida en la Tierra

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/07/2015

Científicos creen que el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, en el que aterrizó una sonda de la Agencia Espacial Europea, contiene vida microbial

3445026741

El cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, en el que hace poco aterrizó la sonda espacial Philae, podría bien ser hogar de abundante vida microbial extraterrestre, según varios astrónomos.

Los científicos creen que algunos rasgos salientes del cometa se explican mejor a través de la presencia de organismos vivos debajo de su superficie helada, como por ejemplo su corteza negra orgánica y la "preponderancia de hidrocarburos aromáticos". La nave Rosetta, que se encuentra orbitando el cometa, también parece haber hallado extraños cúmulos de materia orgánica que semejan partículas vitales, informó The Guardian.

Simulaciones computacionales sugieren que microbios extremófilos podrían habitar las regiones acuosas del cometa, al contener sales anticongelantes. 

Algunos científicos piensan que varios cometas podrían haber diseminado las semillas de la vida en la Tierra. Estudiar cometas y encontrar organismos vivos podría ser un modelo de los orígenes de quiénes somos. Y es que, ¿acaso no son una especie de espermatozoides cósmicos?

Fascinantes imágenes del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko

 

Extenso estudio muestra que la conciencia persiste más allá de la muerte clínica

Ciencia

Por: Samuel Zarazua - 07/07/2015

Estamos más cerca de resolver el enigma de lo que sucede después de la muerte

transhumanism

El materialismo —la idea de que la conciencia es producida o equivale al cerebro— es una creencia que ya se ha probado falsa a través de la ciencia.

Neal Grossman, Historia y Filosofía

¿Es la conciencia un sistema inherente al cuerpo y al cerebro? Si no hay vida cerebral, ¿entonces se extingue la conciencia?

La respuesta es: NO; la conciencia perdura más allá del cuerpo y del cerebro.

Existe un estado de conciencia durante los cortos momentos entre la muerte clínica (detención de ritmo cardíaco y respiración) y la resucitación artificial. En otras palabras, la conciencia permanece incluso después de la muerte.

Estas conclusiones nacieron de un estudio llevado a cabo por el equipo del doctor Sam Parnia (Reino Unido), involucrando a más de 2 mil personas que sufrieron un paro cardíaco y respondieron exitosamente a la resucitación, en 15 diferentes hospitales del Reino Unido, Estados Unidos y Austria. Hasta ahora, este estudio es el más importante dentro del campo, debido a la rigurosidad de la metodología empleada y por el análisis de los datos puramente físicos.

"Este estudio merece reconocimiento por abrir puertas dentro de la investigación acerca de lo que sucede cuando morimos", expresó el editor de la revista científica Resuscitation Journal.

En realidad, el estudio comenzó con la idea de entender por qué los sobrevivientes resucitados después de un paro cardíaco muestran déficits cognitivos y estrés postraumático, y esto con el fin de definir qué sucede biológicamente durante la resucitación cardiopulmonar (RCP).

Los pacientes fueron seguidos durante 4 años después de su accidente de paro cardíaco y fueron entrevistados acerca de su estado de conciencia antes y durante la resucitación, haciendo uso de tests específicos.

El estudio concluyó que 40% de las personas que sobreviven a un paro cardíaco están conscientes durante el corto tiempo entre el estado de muerte clínica y la resucitación, lo cual supone que la conciencia no se evapora durante la muerte clínica, dejando claro que "tampoco sabemos si se evapora después", como explica el doctor Parnia.

La conciencia ha sido atribuida al órgano cerebral por la corriente dominante en el pensamiento moderno, por lo tanto pensaríamos que si el cerebro no funciona, entonces, no debe existir conciencia alguna. Inesperadamente el estudio afirma que, aunque el cerebro deja de tener actividad desde los 30 segundos posteriores a la falla cardíaca, el estado de conciencia perdura por más de 3 minutos. Por ende, la conciencia es independiente de la función cerebral.

 A continuación, los datos crudos del estudio:

Se estudiaron 2 mil 60 pacientes con paro cardíaco.

330 sobrevivieron.

De los 330 sobrevivientes, 140 aseguraron estar parcialmente conscientes en el momento mientras eran resucitados.

De estos 140, 39% describió estar consciente pero no tener ningún recuerdo específico.

Durante la muerte cerebral,  uno de cada cinco pacientes sintieron:

              —sensación de paz

              —cambios en la velocidad del paso del tiempo (más rápido o más lento)

              —visión de una luz brillante o la imagen del Sol

              —sentimiento de miedo, de ahogo

              —experiencia extracorporal

              —agudización de los sentidos

2% de los pacientes alegaron sentirse totalmente conscientes durante la resucitación, aportando pruebas fehacientes de una verdadera conciencia visual o una experiencia extracorporal.

El doctor Parnia compartió su idea acerca de la muerte: "es un proceso potencialmente reversible que se da acto seguido de la falla cardíaca, pulmonar y cerebral después de cualquier accidente o enfermedad grave". Aunque esta delicada interpretación de la muerte suena a una dulce canción de ciencia, pasará tiempo antes de que el común mortal logre cambiar su visión terrorífica del más allá. 

Para la gente que tiene mucho miedo "al final del camino", existen  terapias psicodélicas para aceptar la muerte.

Mientras tanto, es innegable que numerosas personas han muerto y regresado a la vida sin perder 1 segundo de conciencia, trayéndose incluso vívidos recuerdos de esos momentos sin latido de corazón:

La negación de cualquier realidad espiritual y la simultánea ignorancia de evidencia acerca de la realidad espiritual humana se denomina cientificismo, no ciencia. (Charles Tart, Psicología transpersonal)