*

X

La magia perceptual de los pulpos: tienen neuronas en los tentáculos y pueden ver la luz con la piel

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 05/31/2015

La magia de los pulpos sigue sorprendiendo: descubren que su cuerpo entero es un ojo y absorben la luz para transfigurarse en sus fantásticas mimesis protectoras

na_img_octopus_legend

Los pulpos son como los magos del mar: los científicos les siguen descubriendo increíbles facultades de prestidigitación y extraña inteligencia invertebrada. Hace un par de años el doctor Peter Godfrey-Smith de Harvard descubrió que los cefalopodos tienen una mente distribuida en su cuerpo, con más de de la mitad de sus 500 millones de neuronas en los brazos. Es necesario recordar que el pulpo --y en general los cefalópodos-- es un animal capaz de resolver problemas complejos y usar herramientas, lo cual lo coloca entre la élite de animales inteligentes, junto a los delfines, los elefantes, los cuervos y los monos.

Su capacidad para camuflarse es realmente asombrosa, como puede apreciarse en este video. Por si fuera poco, estos maestro del ilusionismo también tienen una inusitada capacidad para percibir la luz con su piel. Según Carl Zimmer en The New York Times,"estos animales, de hecho, han evolucionado un ojo en todo su cuerpo". Sí, por más extraño que parezca eso, el pulpo es todo él un ojo. Lo cual nos recuerda la frase de Terence McKenna que decía que "el pulpo viste su mente", sugiriendo que en el pulpo la mente estaba en todas partes, algo que no parece lejano si consideramos la cantidad de neuronas que tiene en sus tentáculos y su capacidad de percibir la luz mediante la piel (después de todo, el ojo es parte del sistema nervioso).

Nos dice Zimmer que, cuando la luz entra en el ojo de un cefalópodo, su retina choca contra una molécula llamada opsina. Estas moléculas emiten una señal eléctrica que va del ojo al cerebro. El ser humano también produce algo similar, pero lo que es inédito es que el pulpo produce esta molécula también en su piel, por lo que es posible que estos moluscos geniales puedan percibir la luz tanto con su piel como con sus ojos. Este talento único, al parecer, es utilizado por los pulpos para mimetizarse con su entorno: pueden ver a sus espaldas y diseñar su traje del momento sin tener que voltear. "Cuando sus músculos se contraen, estiran sus cromatóforos, permitiéndoles absorber más luz y dándoles más colores. Los cefalópodos tiene más de 96 mil células cromatóforas por pulgada cuadrada de piel, las cuales utilizan como una especie de pantalla de video de alta definición", dice Zimmer.

Hace más de 20 años Terence McKenna, embelesado por el pulpo, había dicho, con cierta preclaridad:

Creo que la imagen totémica del futuro es el pulpo. Eso es porque los calamares y los pulpos han perfeccionado una forma de comunicación que es tanto psicodélica como telepática; un modelo para la comunicación humana del futuro. En otras palabras podríamos crear una sintaxis visual que sería el equivalente humano a la danza de luz, textura y posicionamiento que constituyen la gramática de los calamares y los pulpos.

 

Te podría interesar:

Alianza entre monos gelada y lobos parece el inicio de una domesticación

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 05/31/2015

¿Puede un lobo etíope pasearse tranquilamente entre un grupo de monos gelada sin atacarlos y sin que los monos se sientan en peligro?

lob2

Las alianzas entre especies son una de las formas en que la evolución se manifiesta para asegurar la supervivencia de los individuos. Hace poco, por ejemplo, un estudio exploró la lealtad que consiguieron el Homo sapiens y los primeros lobos domesticados al momento de cazar para obtener alimento.

Hace unos días, Vivek Venkataraman, primatólogo del Dartmouth College, realizó una estancia de observación de una de estas sociedades y el resultado podría parecer sorprendente. En la meseta de Guasa, hacia el norte de Etiopía, parece ser que ciertos grupos de monos gelada (Theropithecus gelada) han establecido un pacto con los lobos etíopes (Canis simensis): los predadores pueden pasearse entre los gelada sin que ni uno ni otro se ataquen entre sí.

Venkataraman y su equipo siguieron durante 17 días a lobos que se infiltraban entre las manadas de los monos y notaron que el propósito y el beneficio que obtenían de este comportamiento era la posibilidad de cazar roedores con mayor facilidad. Los gelada, por su parte, no mostraron ningún tipo de alarma o precaución porque los lobos caminaran cerca de ellos o de sus crías y, por otro lado, los lobos tampoco atacaban a ningún mono. En estas condiciones, el éxito de cacería del también llamado chacal del Semién o caberú fue de 67%, mientras que al hacerlo por su propia cuenta (es decir, sin colarse entre los grupos de gelada) fue de 25%.

lob1

Cabe mencionar que durante el período de observación del científico hubo una ocasión en que uno de los lobos intentó llevarse a una cría de gelada para comérsela. Entonces los monos lo atacaron, hicieron que soltara al espécimen, lo “escoltaron” fuera del territorio de la manada y registraron sus características para impedir que ese lobo en específico volviera.

Hasta ahora parece ser que la única especie beneficiada en esta relación es la de los lobos, sin embargo, los científicos se preguntan si quizá esto podría tomarse como los primeros signos de un proceso de domesticación.