*

X

La magia perceptual de los pulpos: tienen neuronas en los tentáculos y pueden ver la luz con la piel

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 05/31/2015

La magia de los pulpos sigue sorprendiendo: descubren que su cuerpo entero es un ojo y absorben la luz para transfigurarse en sus fantásticas mimesis protectoras

na_img_octopus_legend

Los pulpos son como los magos del mar: los científicos les siguen descubriendo increíbles facultades de prestidigitación y extraña inteligencia invertebrada. Hace un par de años el doctor Peter Godfrey-Smith de Harvard descubrió que los cefalopodos tienen una mente distribuida en su cuerpo, con más de de la mitad de sus 500 millones de neuronas en los brazos. Es necesario recordar que el pulpo --y en general los cefalópodos-- es un animal capaz de resolver problemas complejos y usar herramientas, lo cual lo coloca entre la élite de animales inteligentes, junto a los delfines, los elefantes, los cuervos y los monos.

Su capacidad para camuflarse es realmente asombrosa, como puede apreciarse en este video. Por si fuera poco, estos maestro del ilusionismo también tienen una inusitada capacidad para percibir la luz con su piel. Según Carl Zimmer en The New York Times,"estos animales, de hecho, han evolucionado un ojo en todo su cuerpo". Sí, por más extraño que parezca eso, el pulpo es todo él un ojo. Lo cual nos recuerda la frase de Terence McKenna que decía que "el pulpo viste su mente", sugiriendo que en el pulpo la mente estaba en todas partes, algo que no parece lejano si consideramos la cantidad de neuronas que tiene en sus tentáculos y su capacidad de percibir la luz mediante la piel (después de todo, el ojo es parte del sistema nervioso).

Nos dice Zimmer que, cuando la luz entra en el ojo de un cefalópodo, su retina choca contra una molécula llamada opsina. Estas moléculas emiten una señal eléctrica que va del ojo al cerebro. El ser humano también produce algo similar, pero lo que es inédito es que el pulpo produce esta molécula también en su piel, por lo que es posible que estos moluscos geniales puedan percibir la luz tanto con su piel como con sus ojos. Este talento único, al parecer, es utilizado por los pulpos para mimetizarse con su entorno: pueden ver a sus espaldas y diseñar su traje del momento sin tener que voltear. "Cuando sus músculos se contraen, estiran sus cromatóforos, permitiéndoles absorber más luz y dándoles más colores. Los cefalópodos tiene más de 96 mil células cromatóforas por pulgada cuadrada de piel, las cuales utilizan como una especie de pantalla de video de alta definición", dice Zimmer.

Hace más de 20 años Terence McKenna, embelesado por el pulpo, había dicho, con cierta preclaridad:

Creo que la imagen totémica del futuro es el pulpo. Eso es porque los calamares y los pulpos han perfeccionado una forma de comunicación que es tanto psicodélica como telepática; un modelo para la comunicación humana del futuro. En otras palabras podríamos crear una sintaxis visual que sería el equivalente humano a la danza de luz, textura y posicionamiento que constituyen la gramática de los calamares y los pulpos.

 

Increíbles imágenes de los trenes de metro que la ciudad de Nueva York arrojó al mar... para convertirlos en arrecifes

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 05/31/2015

Parecería increíble que la ciudad de Nueva York ha arrojado más de 2 mil 500 trenes de metro al mar, pero hay una buen razón

subway-coral-reef-05

En primera instancia, cuando se escucha que la ciudad de Nueva York arroja trenes de metro al mar, uno piensa que se trata de una abominación ecológica, una falta conciencia inaudita. Sin embargo, esta medida muestra cómo saltar a una conclusión o formar un juicio de valor solo con base a la primera impresión suele ser engañoso.

El Departamento de Tránsito Metropolitano de Nueva York ha arrojado más de 2 mil 500 vagones de metro al Atlántico como parte de un proyecto de reciclaje de ecosistemas. Aunque el programa se suspendió en 2010, los resultados del mismo pueden apreciarse en la formación de un arrecife artificial, que es monitoreado por las autoridades neoyorkinas y de otros estados de la costa atlántica que también recibieron trenes de metro para esta empresa.

150205165738-subway-cars-on-the-water-exlarge-169

El fotógrafo Stephen Mallon ha documentado este proceso desde que descubrió la existencia del programa de reciclaje en 2007. Sus imágenes muestran el extraño encuentro del mar con la urbe, de las algas con el metal.

Hay que resaltar que los viejos trenes no fueron depositados en el mar sin antes quitarles todos los materiales que podían ser reciclados y vendidos, como ruedas, asientos o poleas. Luego fueron limpiados y se les quitó material tóxico para que pudieran embonar con el ecosistema marino.

150227161601-subway-fish-2-exlarge-169

Según las autoridades, los arrecifes de coral creados en los trenes de metro en diferentes zonas del océano Atlántico proveen hasta 400 veces más alimento para los peces por pie cuadrado de lo que generaba el fondo del océano en esa zona. Los peces no solo se sirven del banquete de algas, algunos utilizan las instalaciones para ocultarse de depredadores que de otra forma no podrían evitar.  

Dicho eso, esta siembra marina no está exenta de posibles complicaciones. Aunque por el momento todo parece ir bien y el programa es celebrado con amplia lisonja, algunas personas creen que los vagones podrían haber sido reciclados de mejor manera o que a largo plazo podría haber contrariedades ambientales, al crear un desequilibrio. Un ejemplo ecológicamente nefasto ocurrió en la década de los 70, cuando se intentó crear un ecosistema de coral cerca de Fort Lauderdale en Florida y un grupo de pescadores depositó en el océano Atlántico cientos de miles de llantas de automóviles. En ese caso, a las algas al parecer no les gustaron las llantas para formar un nuevo hábitat, y ahora el gobierno de Estados Unidos tiene que limpiar la costa y gastar millones de dólares.

coral-reef

 

Fotos: Stephen Mallon