*

X

4 músicos particularmente interesados en ocultismo y magia

Por: pijamasurf - 05/31/2015

Estas 4 figuras de la música han demostrado un consistente interés por las artes ocultas

songremains7

La ramificación de las ciencias ocultas es vasta y estimulante. Desde los milenarios ritos que nacieron en Egipto, el misticismo árabe, el chamanismo y los protocolos de las tradiciones paganas hasta sus innumerables desdoblamientos que incluyen, entre muchas otras, la alquimia, la masonería y la Cábala, las artes del espíritu y la magia han acompañado, y hasta cierto punto guiado, la historia de la humanidad.  

Con la consagración del New Age –cuyo antecedente es el mix de escuelas místicas que terminaron condensadas en escuelas encabezadas por gente como Madame Blavatsky o Rudolf Steiner– el ocultismo, o al menos su estudio superficial, se hizo accesible a millones de personas, incluidas algunas celebridades e iconos pop. Y en este proceso, obviamente, los músicos no quedaron exentos: múltiples figuras de la música se han ocupado, con mayor o menor seriedad, de este tipo de temas. 

Cabe señalar que esta relativa democratización del conocimiento oculto tiene, como casi todo en la vida, un doble filo. Por un lado parece benéfico que los arcones se hallan parcialmente abiertos para derramar sus mieles sobre más espectros de la población. Por otro, como todo cuando se populariza, se hace latente el riesgo de la frivolización, las jactancias y las pretensiones retóricas.

En todo caso, más allá de valuar la naturaleza de su acercamiento a las artes ocultas, a continuación te presentamos una selección de cuatro populares músicos que abiertamente han manifestado su interés en ellas. Podríamos mencionar muchos más, desde Los Beatles hasta, obviamente, KLF o Coil, pero quisimos hacer una selección que, con excepción del primero, fuese un poco más inesperada:

220px-Zoso_Jimmy_Page_Saturn_sigil.svg

Jimmy Page

El virtuoso guitarrista de Led Zeppelin se ha distinguido por su consistente relación con ciertas doctrinas de magia occidental. Por ejemplo, adquirió la célebre y sombría casona que perteneció a Aleister Crowley (la "Boleskine House"), ubicada en el Distrito de los Lagos de Escocia. También se le recuerda por utilizar recurrentemente un símbolo que llamaba Zoso, que proviene del Ars Magica Arteficii (1557), un tratado alquímico de Gerolamo Cardano.

Björk

La extravagante personalidad de esta cantante incluye un constante diálogo con lo sobrenatural. Esta faceta de Björk se podría explicar en buena medida si consideramos que en su país natal, Islandia, prácticamente todos los habitantes tienen una cierta propensión a prácticas o creencias asociadas a los espíritus de la naturaleza y los ritos paganos. En repetidas ocasiones Björk alude a la influencia de los astros en su vida (y, por cierto, la islandesa tuvo en algún momento una banda de punk llamada KUKL, "brujería" en islandés). 

Screen Shot 2015-05-31 at 7.06.30 PM

Elvis Presley

Aparentemente "el Rey" tenía una fascinación por el ocultismo. Entre los libros que tenía en su casa, Graceland, se incluían obras de Blavatsky y Manly P. Hall. También, en algún momento de su carrera, se sometió a procesos e desintoxicación y celibato como parte de un ritual iniciático sugerido por un gurú indio. 

Kate Bush

Aunque a muchos les cueste trabajo asociar a esta cantante británica de art pop con la magia ritual, lo cierto es que existen varios indicios que la vinculan con un extenso interés por estas doctrinas. Por ejemplo, en su álbum The Red Shoes (1993) aborda los cuentos "infantiles" de Hans Christian Andersen desde su perspectiva originalmente oculta, y en la canción "Lily" incluye fragmentos de un ritual bastante recurrido en la orden Golden Dawn que se llama "Lesser Banishing Ritual of the Pentagram".

 

Experimento cuántico muestra que la realidad emerge a través del acto de medición; extrapolar esto pone en entredicho la naturaleza de la realidad en la que creemos movernos y sugiere que la conciencia afecta a la materia

Screen shot 2015-06-05 at 1.08.09 PM

 

Una de las interrogantes más extrañas y fascinantes que genera la física cuántica es la posibilidad de que el mundo que experimentamos esté siendo generado por nuestra percepción del mismo. En términos científicos, que los fenómenos se manifiesten de tal o cual forma según el acto de medición. Y hasta que no son medidos, hasta que la mirada del instrumento no se posa sobre ellos, permanecen en un estado de indefinición que desafía toda lógica: son y no son, están vivos y muertos, son ondas y partículas. O, de otra forma, no existen o son todo a la vez. La potencia infinita del vacío. 

Hace unos días, un grupo de científicos australianos publicó los resultados de un experimento que confirma esta noción tan allegada a la física cuántica, probando de alguna manera que la realidad no existe hasta que la medimos, al menos no la realidad en una escala cuántica, que, aunque minúscula, es lo que constituye todas las cosas del universo. El experimento es una recreación de otro experimento propuesto por el recientemente fallecido John Wheeler, el físico que desarrolló la teoría de un universo participante en el que el sujeto no está separado del objeto. Wheeler había sugerido en su experimento de la "decisión dilatada" de una onda-partícula que solo cuando medimos los átomos sus propiedades emergen a la realidad. 

Según el comunicado de prensa, los científicos australianos primero lograron atrapar un solo átomo de helio en un estado de condensación Bose-Einstein. Luego se dejó pasar este átomo a través de un par de rayos láser, lo cual creó un patrón de rejilla que actuó como una encrucijada para dispersar la trayectoria del átomo, de la misma forma que una rejilla sólida dispersa la luz. Enseguida, se añadió otra rejilla de luz de forma aleatoria para recombinar los caminos, creando una interferencia, como si el átomo hubiera optado por ambos caminos. Sin esta segunda rejilla, el átomo se comportaba como si solo hubiera elegido un solo camino. Sin embargo, el número aleatorio que determinaba si se añadía la rejilla era generado después de que el átomo pasaba por la encrucijada. Esto sugiere que la medición futura estaba afectando la decisión en el pasado del átomo. Según el doctor Andrew Truscott: "Los átomos no viajaron de A a B. Fue solo cuando se midieron al final del viaje que existió el comportamiento ondulatorio o de partícula".

Esta es una prueba más del quantum weirdness o la extraña naturaleza de la realidad que, si ponemos atención, merece que cuestionemos muchas de nuestras creencias sobre cómo funciona el universo. Explicar por qué sucede esto es sumamente complejo y por el momento altamente especulativo. Sin embargo, una de las explicaciones que más tracción tiene es la posibilidad de que la conciencia sea una propiedad constitutiva del universo. Si la conciencia también existe a nivel cuántico este tipo de comportamientos podría explicarse como el efecto de mente sobre materia. 

Analizando un experimento previo cuya intención fue demostrar el mismo fenómeno el doctor Dean Radin, del Noetic Institute, escribió:

La medición cuántica es un problema ya que viola la doctrina comúnmente aceptada del realismo, que asume que el mundo en general es independiente de la observación. El conflicto entre el realismo ingenuo y lo que implica el problema de medición cuántica obligó a muchos de los pioneros de la teoría cuántica a considerar el significado de observación y medición. Algunos como Pauli, Jordan y Wigner creyeron que algún aspecto de la conciencia –refiriéndose a capacidades mentales como la atención, la alerta y la intención– era indispensable para entender la medición cuántica. Jordan escribió: “Las observaciones no solo perturban lo medido, lo producen… Provocamos que el electrón asuma cierta posición definida. Nosotros mismos producimos el resultado de la medición".

Pese a que existen muchos indicios de que la conciencia debería de entrar en la ecuación, en nuestro modelo de qué es la naturaleza no solamente como un epifenómeno o un fantasma cerebral producido aleatoriamente por la evolución, no vemos que se hagan muchos experimentos con esto en mente. Esta posibilidad, aunque es contemplada filosóficamente por algunos de los científicos más brillantes, no logra romper el huevo paradigmático y aventurarse al proceso de comprobación científica. Dean Radin concluye que:

La noción de que la conciencia puede estar relacionada a la formación de la realidad física ha sido asociada más con la magia medieval y las ideas new age que con la ciencia sobria. Como resultado, es más seguro para la carrera de un científico evitar relacionarse con temas tan dudosos y subsecuentemente los experimentos que examinan  estas ideas son difíciles de encontrar en la física. De hecho el tabú es tan grande que hasta hace poco se había extendido a todo examen sobre los fundamentos de la teoría cuántica. Por más de 50 años estos experimentos se han considerado inapropiados para un investigador serio.

 

Twitter del autor: @alepholo