*

X

Adorables fotografías vintage de fetichismo, erotismo y S&M

Arte

Por: pijamasurf - 04/14/2015

El fotógrafo (y pornógrafo) Jacques Biederer hizo esta serie de hermosos retratos en la época de entreguerras del siglo XX en París

 

jacques2onmdlgnadg

Cuando el erotismo aún estaba asociado con lo secreto (y no era un elemento presente en la vida cotidiana), existió el fotógrafo Jacques Biederer. Era el período de entreguerras en París y él era un artista checo que probaba su suerte allí. Y como nadie lo había hecho, mezcló elementos del fetichismo –látigos, dominación, corsés, juegos de roles– con el tono adorable del burlesque de épocas pasadas. Sus composiciones, de hecho, fueron bastante escandalosas, pero siempre lo salvó el “ojo artístico” con que retrataba y su implícito sentido del humor.

El erotismo no sólo de los cuerpos de las modelos sino de sus espíritus a todas luces lúdicos hizo del sadomasoquismo una suerte de mitología narrativa y graciosa, donde la realidad se volvía un poco (pero sólo un poco) mas salvaje. Biederer atentaba contra la supuesta “decencia” de las damas parisinas y el supuesto “honor” de los hombres de la época. Pero en Biederer no hay misoginia ni explotación, como apunta Dangerous Minds:

El trabajo de Biederer –ya sea una sonriente ingenua o la siempre valiosa composición de una dominatrix, las emociones de sus sujetos y la sexualidad– en lugar de simples mecánicas del sexo. Incluso si no es lo tuyo, las fotos son adorables y extrañas –tienen un sentido del humor que no es misógino ni pretencioso.

 

 Gjgjhkgjgjfjfjf

Gjgjbhdgdg

jacques4kjhvkhklbnk

 

jacques1jvhjvh

sm2hjgjhgjgjg

 

Gjgjgydjhkhky

Tjtjfgkkgkihkfrt

jacques3kjvhjvkh

Hfgkhkhjdjfjgjfj

Gjgjfjjgkhkyjfjr

Fhbjhkjkhyfuf

Escucha hablar a Carlos Castaneda en esta rara entrevista (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 04/14/2015

4 años antes de que decidiera abandonar la luz pública, el escritor habla sobre cómo conoció a Don Juan en su búsqueda de encontrar peyote y describe sus experiencias con "Mescalito", la personificación del peyote

En 1969, Carlos Castaneda acababa de publicar Las enseñanzas de Don Juan y con ello estremecer el mundo de la antropología, dando a luz al sueño chamánico occidental. Entrevistado por Theodore Roszak 4 años antes de que Castaneda decidiera abandonar la luz pública y mitificar su personaje, habla aquí sobre cómo conoció a Don Juan en su búsqueda de encontrar peyote y describe sus experiencias con "Mescalito", la personificación del peyote. Castaneda habla de cómo se hizo aprendiz de este misterioso brujo yaqui y de su magnética y elusiva personalidad e intenta entender experiencias como transformarse en un cuervo y la naturaleza misma de la percepción.

Al escuchar la entrevista es difícil no tener en mente los serios cuestionamientos que ha generado la obra de Castaneda, la cual es considerada académicamente simplemente como ficción o como una obra apócrifa de espiritualidad new age --análisis comparativos de la misma muestran que Castaneda se basó en diversas obras místicas como el Libro Tibetano de los Muertos, entre otras, para tejer su universo mágico. Sabemos también que algunas de las brujas que lo seguían se han suicidado y, según revela la escritora Amy Wallace, ex amante de Castaneda, la "brujería" de Carlos era sobre todo sexual y orientada a conseguir prestigio y dinero.

Dicho esto, quienes han leído la obra de Castaneda han llegado a notar ahí una especie de magia en el lenguaje, más allá de que sea ficción o no, como si esta fuera testimonio de su poder, como escritor o hombre de conocimiento, y transmitiera una enseñanza que hace que, pese a su evidente engaño y a la manipulación de sus seguidores, Castaneda siga siendo un misterio y no pueda ser simplemente descartado como un fraude.