*

X

Fotos de los muxes, el tercer sexo reconocido desde la época precolombina

Por: María José CA - 02/13/2015

"Ser muxe es una manera de ser, como el ser mujer, como el ser hombre, nada más que tiene otro comportamiento muy distinto al del gay"

*Dale clic en la imagen para verla en pantalla completa

El tercer sexo supone una manera de vivir donde se libera el binomio genérico a partir de la convivencia cotidiana con la diversidad sexual. A pesar de su antigüedad, este fenómeno no siempre fue reconocido como parte de una cultura tradicionalista… En especial, en la occidental. 

Sin embargo, en Oaxaca (México) existe el caso de los muxes (que viene del español del siglo XVI, y quiere decir mujer), el cual es un ancestral tercer sexo de origen indígena que forma parte de la estructura social del lugar. Según los textos históricos, antes de que el manto católico de la colonización española abrasara a las culturas indígenas, existían sacerdotes aztecas travestis y dioses hermafroditas. Para ese entonces la flexibilidad de género era inherente a la cultura, lo que ayudó a convertir a los muxes en símbolo de buena suerte. 

Actualmente, la cultura de los muxes en las comunidades zapotecas alrededor de la ciudad de Juchitán ha hallado su autonomía y libertad. Por ejemplo, los muxes tienden a formar parejas monógamas con hombres, aunque hay quienes se casan con mujeres y tienen hijos o deciden vivir en grupos. 

De acuerdo con Mandis, fundador de Las Auténticas Intrépidas Buscadoras del Peligro, esta experiencia sólo puede definirse como un fenómeno estructural y ambivalente al mismo tiempo: 

Ser muxe es una manera de ser, como el ser mujer, como el ser hombre, nada más que tiene otro comportamiento muy distinto al del gay. Es más apegado a la mujer, a las costumbres, a su manera de comportarse. En el caso de los gays, andan unos con otros. En el caso de los muxes, ellos no son pareja de otros. Nunca tienen una pareja muxe, ellos andan con hombres. Lo que sí es que a algunos desde que nacen se les nota.

Este modo de ser, ajeno a la cultura machista que envuelve al país, rehabilita constantemente el estado efímero entre dos géneros que brinda fortuna a los implicados. Por ello, el fotógrafo Nicola Ókin Frioli se dedicó a capturar las experiencias de 3 mil muxes de Juchitán. En sus fotografías, bajo el nombre de We are Princesses in a Land of Machos, se observa la intrigante dinámica del tercer sexo nunca reconocido, nunca respetado. 

Científicos determinan la edad precisa del universo

Por: pijamasurf - 02/13/2015

El programa Planck ha revelado datos sobre el universo que hacen de este un escenario aún más apasionante de lo que hasta ahora creíamos

planck-data

Cuando todavía muchos jugamos con la posibilidad de que el universo jamás haya tenido un principio como tal, lo cual constituiría una discreta paradoja dentro de la sofisticada extravagancia de la física en planos subatómicos, el programa de la Agencia Aeroespacial Europea, Planck, recién calculó con precisión la edad de nuestro universo. 

Este programa fue creado para rastrear la primera luz que existió –esa hebra lumínica, pionera, que se desprendió tras el Big Bang. Luego de analizar la data recabada en torno a los ritmos de expansión del universo a lo largo de la historia, utilizando como base un mapa del Cosmic Microwave Background (CMB), los investigadores calcularon que el universo tiene 13 mil 770 millones de años.  

Afortunadamente, durante este proceso no solo se logró determinar la edad precisa del universo –lo cual representa una coordenada fundamental para posteriores estudios–. Los investigadores también establecieron que tan sólo 4.9% del universo corresponde a materia ordinaria, 25.9% a materia oscura y el restante 69.2% a oscura y misteriosa energía, lo cual sugiere de manera intrigante lo poco que conocemos y, sin más, siquiera concebimos, del componente de nuestro universo –recordemos que, ya de por sí, la materia oscura mantiene innumerables misterios para la ciencia; ahora imaginemos que la mayoría de lo que nos rodea mantiene un nivel mucho mayor de hermetismo ante nuestra comprensión. Además, se determinó que las primeras estrellas tardaron en formarse alrededor de 550 millones de años tras el Big Bang.

Screen Shot 2015-02-16 at 12.33.04 PM

Las medidas tomadas por el Planck fueron registradas en nueve frecuencias de banda que se emplearon no sólo en mapear la temperatura de la radiación sino también su polarización, lo cual arrojó información de la etapa joven del universo y del campo magnético de nuestra galaxia. Finalmente, además del CMB, la misión acuñó un mapa de la emisión polarizada de polvo interestelar, que comprende un catálogo de 13 mil 188 nubes densas frías en la Vía Láctea, y de 1,653 cúmulos.

Y bueno, más allá de las abstracciones impenetrables que emanan de cifras tan distantes a nuestra existencia humana, este tipo de datos es, para el humano común y corriente como nosotros, por lo menos un recordatorio que nos invita a redimensionar nuestro ínfimo rol en esa inabarcable puesta en escena cósmica que es este universo. Nuestros problemas y alegrías son minúsculos fragmentos de confeti en esta fiesta, ni más, ni menos. 

[IBTimes]