*

X
Buscando un poco de acción en Tinder, uno corre el riesgo de intentar seducir a un bot

tinder1

Si utilizas Tinder para catalizar tu vida sexual frecuentemente, es probable que te haya tocado conversar con un bot que parecía ser una chica sexy. 

Desde 2013, cuando Tinder cobró popularidad, los spammers empezaron a programar bots para tratar de enganchar a jóvenes ganosos con links hacia webcams y sitios de porno. Esto era bastante frontal, pero ahora los spammers han evolucionado y han configurado bots más verosímiles; una de las modalidades que está siendo ensayada es la de la vecina sexy a la que le gustan los deportes. 

Antes los bots sólo respondían algo como: "Hola, si quieres que sigamos hablando visita mi website". Hoy los bots ya hacen conversación, simulan inteligencia --aunque a veces pueden llegar a situaciones surrealistas-- y suelen tener fotos más comunes y corrientes. Lo más cómico de esto es cuando las personas llegan a invertir cierta energía o excitación sobre lo que podría suceder con su conexión en Tinder, cuando en realidad se trata de una entidad digital automatizada.

Los sitios de software para crear bots recomiendan que los bots tarden más tiempo en contestar y sólo busquen convertir en visitas o ventas una vez que los usuarios están involucrados y han enviado un mensaje por SMS. Uno de ellos, según Motherboard, motiva a seguir con este simulacro porque "una vez que un hombre beta se siente emocionalmente involucrado hará lo que sea por conseguir una cita". No hay duda de que la fauna digital es cada vez más diversa y extraña.

Cómo es que las mujeres jóvenes son las primeras en promover la objetivación femenina en Facebook

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 02/12/2015

Un nuevo estudio elucida este problema global de las mujeres con las redes sociales

 

two-women-smiling-using-tablet

Sabemos ya, gracias a la evidencia anecdótica pero también a un estudio al respecto, que las mujeres contribuyen muchísimo a la objetivación de las propias mujeres. Es la mujer la que puede ser más cruel a la hora de evaluar un cuerpo femenino, incluso si es el suyo. Quizás ello se deba a la sobresexualización de los medios, aunque el origen del problema claramente no es ese: las mujeres se “evalúan” y juzgan desde tiempos previos a cualquiera de estos medios como televisión o redes sociales. Sin embargo, el papel que juega Facebook, por ejemplo, es crucial en esta crisis socio-sexual.

Psychology of Women Quarterly recientemente publicó un articulo al respecto, y encontró que pasar más tiempo en Facebook está asociado con la autoobjetivación entre mujeres jóvenes y que estas relaciones están influenciadas por una tendencia femenina a comparar su apariencia con otras, particularmente con amigas de Facebook.

Facebook tiene una herramienta para ver tu propio perfil como lo vería otra persona. Esto, evidentemente, fomenta que los usuarios se puedan percibir como otras personas los percibirían y agranda la autoobjetivación. En el estudio se percataron de que muchas mujeres, además de compararse con sus amigas en las fotos, se comparan con sí mismas en fotografías del pasado, lo cual engendra mayor enfoque en partes específicas del cuerpo y contribuye a la baja autoestima.

Para ayudar a las mujeres a parar con esta absurda objetivación y promover el bienestar, los investigadores recomiendan que posteen menos fotos de sí mismas en Facebook y que sigan a personas que suban menos selfies también. Que la red social no se convierta en un “espejito, espejito” con doble filo y con capacidad de lastimar a quien se ve reflejado. Facebook ha probado ser peor que la televisión y las revistas en cuanto a la objetivación de la mujer, y lo peor de todo es que es la mujer en gran medida, y no el hombre, quien hace que sea así.