*

X

En poco tiempo sabremos si el planeta enano Ceres alberga vida extraterrestre

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 01/03/2015

La sonda espacial Dawn enviada por la NASA llegará muy pronto al asteroide entre Júpiter y Marte, donde se presume la posibilidad de vida como la conocemos

Sonda Dawn NASA

El próximo 6 de marzo la sonda Dawn enviada por la NASA llegará a la órbita del planeta enano Ceres, donde se especula la posibilidad de que exista vida debido a su baja densidad global y a la cantidad proporcional de líquido congelado que posee. La calidad de este planeta enano, descubierto por Johannes Kepler, ha cambiado de categoría conforme la astronomía ha avanzado en sus estudios: cometa, planeta, asteroide y recientemente, planeta enano. Es el cuerpo celeste más grande del cinturón de asteroides que se encuentra entre Júpiter y Marte y posee aproximadamente la longitud del estado de Texas, aunque no por ello deja de ser menos interesante. La fe de todos los astrónomos está ahora posada en la sonda que ha viajado a 75km por hora desde 2007: Ceres es casi un completo misterio para nosotros, dice Christopher Russell, investigador principal de la misión Dawn, en la Universidad de California, Ceres, a diferencia de Vesta, no tiene meteoritos vinculados que ayuden a revelar sus secretos. Todo lo que podemos predecir con confianza es que vamos a quedar sorprendidos. Dawn cuenta con la tecnología adecuada para trazar un mapa detallado de la superficie del planeta enano, así como la exploración necesaria para obtener estudios sobre su geología y condiciones térmicas.

Al parecer 2015 le hará honor a su nombramiento como el año internacional de la luz, dando paso al descubrimiento de los planetas enanos. En julio de este mismo año la nave New Horizons, también de la agencia espacial estadounidense, sobrevolará Plutón.

En el afan de escuchar las entrañas del glaciar Gornergletscher en los Alpes suizos, algunos geólogos idearon la manera de grabarlo y traducir su frecuencia a estos extraños sonidos

breithorn

Podría ser una lluvia lejana, el fuego rompiendo madera, un río, estática, pero es la dinámica interna de un glaciar llamado Gornergletscher en los Alpes suizos. Lo que escuchamos es, de alguna forma, el mundo interno de un iceberg recorrido por grietas.

“Nuestra hipótesis”, apuntan los geólogos de la Universidad de California que lo grabaron, “es que el sonido se debe a cambios en la geometría de las grietas del glaciar. Mientras el agua se mueve dentro de un sistema de grietas y fracturas dentro del Gornergletscher, la forma, longitud y profundidad de esas grietas está cambiando constantemente debido a cambios en presión interna, niveles de agua y varios otros procesos”.

El irresistible afán de escuchar un glaciar llevó a los geólogos a idear un complicado método de grabación. Implantaron un sismógrafo a 120m bajo la superficie del glaciar y luego aceleraron el sismograma resultante 250 veces para poder escuchar mejor la frecuencia subsónica.

Esta técnica, además de conceptualmente hermosa, podría ayudar a la ciencia a prepararse para inundaciones y a contextualizar las mecánicas internas de repositorios cruciales de agua fresca. Si aprenden a descifrar los glaciares, podrían anticipar el comportamiento intempestivo de la naturaleza acuífera.