*

X

Migrantes piden posada en el muro fronterizo de México con Estados Unidos

Por: PijamaSurf Mexico - 12/15/2014

Con humor y nostalgia, los migrantes cantaron las tradicionales estrofas navideñas para poner el tema migratorio en el centro

1118075

En México y Centroamérica la tradición de las posadas está muy arraigada. Estas últimas son un acto que memora, desde la visión cristiana, la víspera en que los padres de Cristo pidieron posada, justo la noche en la que María dio a luz. Recordando la vulnerabilidad en la que se encontraban y la solidaridad que buscaban, las posadas son, al menos en teoría, un acto común que recuerda la bondad y la compasión en tiempos navideños.

Las posadas en México y Centroamérica siguen siendo una tradición tan recurrente que, por ejemplo, casi ningún empleador deja de organizarlas para sus trabajadores. En este contexto cultural, un grupo de más de 200 migrantes pidieron “posada” a Estados Unidos, con las manos y los rostros pegados a los barrotes del muro fronterizo, por cierto, uno de los más vergonzoso de la historia, con más de 1000km de construcción. 

Los migrantes hicieron este acto simbólico como una manera de poner el tema migratorio en la mesa; muchos de ellos han quedado divididos después de su deportación, pues sus familias permanecen en Estados Unidos. En sólo 5 años han sido deportadas al menos 2 millones de personas, la mayoría latinos, que han quedado separados de sus familias. 

En esta tradicional posada llamada “Sin Fronteras”, organizada por agrupaciones de ambos países en el lago de San Diego, California, decenas de familiares se reunieron con sus parientes, separados por una barda que resulta casi ilusoria pero cruelmente verídica. Esta “pedida de posada” es un acto que apela a la solidaridad y la emancipación de cualquier barrera creada por los hombres.

"El hombre que cayó a la Tierra" y cambió la vida de Philip K. Dick para siempre

Por: pijamasurf - 12/15/2014

Una película fue capaz de cambiar el paradigma de un ávido revolucionador de paradigmas como fue Philip K. Dick. Si no has visto "The Man Who Fell To Earth", estás perdiéndote la mitad del goce de "Blade Runner"

Philip K. Dick salió una tarde con su amigo Kevin Jeter a ver The Man Who Fell to Earth, de Nicolas Roeg, en el cine. Un par de horas después, el escritor salió del cine profundamente transformado, aunque en esa tarde de 1976 aún no supiera muy bien de qué manera.

Sin embargo, ese cambio (que muchos sentimos cuando vemos una película o leemos un libro que realmente nos cambia los paradigmas e influye sobre nuestra visión del mundo) emergió con toda su fuerza en la novela VALIS, donde el personaje Horselover Fat, alterego de K. Dick, va una tarde con su amigo Kevin a ver una película justamente llamada VALIS. En una entrevista de 1981, la influencia se revela cuando el entrevistador John Boonstra le dice a K. Dick que VALIS le recuerda mucho a The Man Who Fell to Earth:

Lo entendiste. Lo entendiste. De ahí vino la idea. Es como Madame Bovary yendo a ver a Lucia --recuerdo tan bien esa escena, cómo cristalizó todas las cosas nebulosas que flotaban alrededor de la mente de Madame Bovary. Mira, eso me impresionó mucho.

Fui a ver The Man Who Fell to Earth y pensé que era una de las mejores películas --no sólo de ciencia ficción, sino de las mejores películas que yo hubiera visto. Pensé que era increíblemente original, increíblemente provocativa, rica en ideas, hermosa en su textura, gloriosa en su concepción global. Era enigmática. De ninguna manera la película VALIS toma la trama y el tema de The Man Who Fell to Earth, pero la idea que se me ocurrió fue que una película de ciencia ficción, si estaba bien hecha, podría ser tan rica como fuente de conocimiento e información como cualquier otra cosa de la que usualmente derivemos conocimiento e información. El filme me impresionó tremendamente; simplemente la amé. Mi uso de la película VALIS, es mi homenaje a The Man Who Fell to Earth. Fue una de las grandes experiencias de mi vida verla.

zootrope8

Protagonizada por David Bowie, The Man Who Fell to Earth cuenta la historia de Thomas Jerome Newton, un humanoide alienígena que viene a la Tierra por agua para salvar a su raza sedienta. Tratará de convertirse en millonario para construir una nave que lo lleve de vuelta y, a través de un enredo amoroso, Newton se enfrentará también al capitalismo como fuerza destructora.

En su última entrevista, K. Dick expresó su decepción al leer el primer libreto de Blade Runner (basada en su novela Do Androids Dream of Electric Sheep?), pues la vara puesta por The Man Who Fell to Earth era muy alta:

Lo que yo tenía en mente todo el tiempo, desde un principio, era The Man Who Fell to Earth. Ese era el paradigma. Por eso me decepcionó tanto leer el primer libreto de Blade Runner, porque era la antítesis absoluta de lo que hicieron en The Man Who Fell to Earth. En otras palabras, fue la destrucción de la novela. Pero aquí viene la parte mágica. Lees el libreto y luego vas a la novela, y es como si fueran dos mitades de una meta-obra-de-arte, un meta-artefacto. Es simplemente emocionante.