*

X

La repulsión lleva a la gente a mentir; la limpieza promueve el comportamiento ético (ESTUDIO)

Buena Vida

Por: pijamasurf - 11/24/2014

Por sorprendente que parezca, con sólo pensar en espacios limpios o productos de limpieza actuamos más éticamente que si pensamos en pañales o arena de gato

2012-orig-spring-cleaning-broom-600x411

Es posible que este sea uno de los estudios más útiles para la sanidad social que se hayan hecho hasta ahora. De acuerdo con los investigadores, los sentimientos de repulsión pueden incrementar comportamientos mentirosos o tramposos, y en cambio la limpieza puede ayudar a la gente a regresar a un comportamiento ético. Lo más interesante es que, de acuerdo con los resultados, con sólo pensar en productos de limpieza, por ejemplo, actuamos mejor en un medio social.

“Como emoción, la repulsión está diseñada como protección”, apunta Vikas Mittal, profesor de mercadotecnia en la Rice’s Jones Graduate School of Business. “Cuando la gente siente repulsión, tiende a retirarse de la situación. El instinto es protegerse a sí mismo. Las personas se enfocan en el “yo” y son menos proclives a pensar en los demás. Pequeñas trampas comienzan a ocurrir: si siento repulsión y me enfoco en el “yo” y necesito mentir un poco para ganar algo de ventaja, lo haré. Este es el mecanismo fundamental”.

Pero, en cambio, los investigadores encontraron que comportamientos de limpieza de hecho mitigan los efectos autoserviles de la repulsión. “Si puedes crear condiciones donde la repulsión de la gente se mitigue, no verás este efecto no ético”, dice Mittal.

Una de las formas de mitigar la repulsión es, sorprendentemente, pensar en productos de limpieza (como Windex o cloro): “La gente no lo sabe, pero estas pequeñas emociones están afectándolos constantemente”.

Los investigadores llevaron a cabo tres experimentos aleatorios evocando la repulsión por distintos medios. En uno de ellos, por ejemplo, los participantes tuvieron que evaluar productos antidiarreicos, pañales, toallas femeninas, arena de gato, etcétera.

Después de este ejercicio, los hicieron evaluar productos de limpieza, desinfectantes y jabones para baño. Estos últimos tuvieron un rango mucho menor de comportamientos tramposos o engañosos que los primeros.

HBX-CHIC-FASHIONABLE-CLEANING-SUPPLIES-11

A un nivel muy básico, si tomamos un baño diario (como recomendaba Paracelso), limpiamos nuestra casa y nuestro espacio de trabajo e incluso quizás encendemos una vela que nos guste o rociamos alcohol al aire para limpiarlo, nuestra mente trabajará de una manera más limpia. Simbólica y operativamente más limpia. Tenderemos, incluso, a ser más honestos y derechos con los otros.

Es increíble lo influyente que puede ser una emoción básica de repulsión o limpieza. A veces ni siquiera nos damos cuenta que algo está causándonos repulsión y sólo actuamos de maneras defensivas. Este estudio es un llamado a poner atención a la limpieza elemental y diaria de todo lo que nos rodea, por supuesto empezando por nosotros mismos. Y cuando tengas ganas de mentir, primero piensa en Windex.

Huella de esclavitud: ¿cuántos esclavos trabajan para ti sin que lo sepas?

Buena Vida

Por: pijamasurf - 11/24/2014

Una cadena desapercibida nos une con 27 millones de esclavos. El sitio Slavery Footprint te permite conocer cuántos esclavos trabajaron para que pudieras tener el nuevo iPhone o regalarle un diamante a tu novia

chain_330x170Contrariamente a lo que nos dicen orgullosamente los dioses ideológicos de la modernidad (la democracia, la igualdad, el capitalismo, etc.) hoy en día existen una gran cantidad de esclavos --personas que más allá de en teoría ser libres, experimentan su vida desde la esclavitud, forzosamente desempeñando trabajos que merman su salud sin poder de elegir hacer otra cosa. Actualmente se calcula que existen 27 millones de esclavos. Personas de bajos recursos que son explotadas en las industrias de la manufactura de gadgets y vestimenta, la minería de diamantes y otros minerales raros, en la construcción de ciudades para multimillonarios en el desierto o forzadas a trabajar en la prostitución.

El sitio Slavery Footprint realiza una loable labor computando datos de organismos internacionales siguiendo la cadena de elaboración de más de 400 productos de consumo global para calcular la inadvertida cadena de esclavitud en la que participamos como consumidores. Puedes ahí calcular el número de esclavos a los cuales empleas indirectamente según tu tipo de alimentación, tu uso de aparatos tecnológicos, adquisición de joyería o vestimenta. Aunque el cálculo difícilmente es exacto, sirve para darnos una idea del tipo de economía en el que estamos inmersos y de cómo nuestros actos de consumo --en una falsa distancia-- afectan prácticas inhumanas que se realizan en países del otro lado del mundo. También para tomar conciencia de cómo populares marcas que nos atraen tanto con sus brillantes productos simplemente se desentienden de la responsabilidad que tienen al utilizar materiales y componentes que son ensamblados bajo condiciones de esclavitud.

Visita Slavery Footprint para conocer tu huella de esclavitud.