*

X

¿Qué nos dicen los mapas sobre la forma en que concebimos la realidad?

Por: pijamasurf - 10/26/2014

La forma en que representamos el espacio dice mucho de lo que creemos que es la realidad y cuáles son las técnicas para lograr la mayor exactitud posible

Los mapas no son simples reproducciones a escala de un territorio, sino que son un reflejo de cómo los seres humanos han comprendido e imaginado la superficie terrestre desde el principio de los tiempos.  

En su libro Great Maps, Jerry Brotton, profesor en estudios renacentistas por el Queen Mary College de Londres, nos muestra más de 60 referencias para enseñarnos la riqueza de nuestra historia cartográfica.

Cada mapa cuenta una historia acerca de qué tan lejos las civilizaciones establecieron las fronteras de su realidad y el lugar que creían ocupar en el cosmos. Pero también nos habla de cómo eran resueltos, en lo gráfico, los problemas para medir el espacio.

Medir el espacio es una tarea tan común que simplemente damos por sentado que siempre se ha hecho de la misma manera; sin embargo medir grandes distancias siempre ha sido un gran problema, que ha implicado un gran despliegue de tecnología e ingenio. En Occidente, las líneas ptolemaicas de longitud y latitud marcaron el estándar de medición junto con la proyección de Mercator, mientras que otras culturas desarrollaron métodos no menos ingeniosos, como los mapas de palillos utilizados por habitantes de islas del Pacífico.

La exactitud de los mapas europeos refleja sus ambiciones coloniales, mientras que los mapas de la cultura islámica buscan enfatizar más ciertas ideas culturales. De la misma manera, los mapas chinos y coreanos tendían a reflejar cierta armonía, poniendo especial atención al arreglo y ubicación de los ríos y otros elementos del paisaje.

Cada cultura ve el mundo de forma distinta: para los romanos mapa significaba un pedazo de tela, mientras que para los árabes se traduce como figura y para los chinos en diagrama. Estas son pequeñas diferencias que nos hablan de cómo se concibe el territorio a través del filtro de la cultura.

Tsū, una red social en la que eres dueño de tu contenido (y además te pagan por él)

Por: pijamasurf - 10/26/2014

Esta nueva red social pretende distribuir 90% de sus ganancias entre los generadores de contenido, es decir los usuarios

Screen Shot 2014-10-27 at 12.50.18 AM

Luego de que Facebook controlara explosivamente la arena de las redes sociales mientras simultánea (y paradójicamente) se convirtiera en una de las compañías más odiadas del planeta han surgido diversas alternativas que, apelando al deseo de los usuarios de ser respetados, buscan competir con la red de Zuckerberg.

Recién anunciábamos la relativa popularización de Ello, creada el verano pasado y que hace unas semanas presumía de estar recibiendo alrededor de 30 mil nuevos miembros cada hora. Su principal cualidad es no lucrar con la data que sus usuarios le confíen ni terminar comercializando los espacios de su interfase (lo cual deja en el misterio su modelo de negocio). El pasado 20 de octubre nació otro competidor, Tsū.

Tsū se jacta de ser la primera red social en la que sus miembros son propietarios del contenido que generan y de hecho se pueden beneficiar económicamente de ello. Aparentemente, 90% de las ganancias que obtiene Tsū mediante la comercialización de su interfase terminará repartiéndose entre los usuarios que hayan creado los contenidos, entre aquellos que lo hayan propagado y entre los responsables de haber invitado a unirse a los creadores y propagadores.

Aquí puedes unirte para probar esta nueva opción, la cual, como ocurre con el resto de nacientes alternativas, deberemos analizar a detalle y sobre todo experimentar. Mientras tanto lo que queda claro es que al mundo digital, y al mundo físico, les vendría bien un competidor importante frente a la hegemonía facebookiana.