*

X

¿No dormiste bien ayer? Aquí un inusual truco para que no afecte tu desempeño

Salud

Por: pijamasurf - 08/15/2014

Una forma de mejorar nuestro rendimiento después de una mala noche podría ser recurrir al placebo

A todos nos ha pasado: una noche de insomnio o simplemente falta de sueño de calidad por factores incontrolables nos coloca en un aprieto al siguiente día, especialmente cuando tenemos que rendir y realizar algo importante. ¿Cómo evitarlo? Muchas personas toman café o incluso estimulantes para poder desempeñarse efectivamente bajo presión --pero esta solución tiene numerosos efectos colaterales que van desgastando nuestro organismo. 

Existe otra posibilidad más suave. Una realizada por psicólogos del Colorado College muestra que sólo alterar lo que una persona cree sobre la forma en la que durmió puede tener efectos significativos en su agilidad mental. En otras palabras, cuando se logra hacer pensar a alguien que durmió bien, su funcionamiento cognitivo no resiente la privación de sueño. Esto ocurre debido al (cuasi-omnipotente) efecto placebo.

Los investigadores pidieron primero a los sujetos del estudio que reportaran las condiciones en las que habían dormido el día anterior. Luego se les asignó aleatoriamente un puntaje de "superior al promedio" o "inferior al promedio" y se les sometió a una medición en un aparato, el cual se les dijo que podía medir la calidad del sueño de la noche previa conforme a la frecuencia cardíaca y las ondas cerebrales (el aparato también era placebo). Así, el experimentador calculó un porcentaje de sueño REM bajo un parámetro de 25% superior al promedio y menos de 25% inferior al promedio. 

Los participantes, después de recibir su puntaje, completaron un examen de función cognitiva. Los resultados mostraron que manipular la percepción de la calidad del sueño afectó los resultados de las pruebas que contestaron los participantes, no obstante qué tan bien habían dormido en realidad. Los resultados finales fueron consistentes con los efectos reales de la privación del sueño en el funcionamiento cognitivo.

Evidentemente, esta ilusión creada por los investigadores es difícil de replicar cuando una persona es despertada por los matrillazos de su vecino o cuando recuerda haber llegado a las 4am después de una noche de copas (en esos casos, sería efectivo que alguien nos diera una bebida de cafeína placebo, algo que también se ha documento científicamente como una forma de mejorar el desempeño cognitivo). Pero existen algunos casos en los que el sueño se difumina en la memoria y no sabemos si dormimos tres horas o en realidad fueron cinco, o no sabemos si estamos realmente cansados o sólo nos estamos despabilando. En esos casos, repetirnos que creemos que sí dormimos bien puede ser muy útil. Tan útil como saber cómo funciona la mente humana y el poder que ejerce el placer sugerente (el placebo), siempre un vehículo para autoprogramarnos.

El olor a sándalo te puede ayudar a sanar heridas, según estudio

Salud

Por: pijamasurf - 08/15/2014

Un investigador alemás recientemente descubrió que los humanos tenemos receptores olfativos en la piel, y que el sándalo ayuda a sanar heridas

img_7377

Al parecer, la nariz no es el único lugar en donde ocurren receptores olfativos. Un afortunado estudio descubrió que las células de nuestra piel tienen receptores olfativos, y cuando esos receptores son expuestos al sándalo, los cambios resultantes facilitan la sanación de heridas.   

La investigación fue llevada a cabo por el Dr. Hans Hatt de la Ruhr-Universität Bochum, en Alemania, y no le ha sido fácil convencer a sus colegas científicos de que, en efecto, nuestra piel “huele y sana” a partir de la madera de sándalo. Pero mientras las personas a menudo piensan que los receptores olfativos sólo tienen que ver con el olor, la realidad es distinta. Los humanos tenemos alrededor de 350 receptores olfativos en la nariz, pero también existen en el esperma, en la próstata, en los riñones y en nuestro intestino. Esta es la primera vez, sin embargo, que se han encontrado receptores olfativos en queratinocitos, las células que forman la capa más superficial de la piel.

Hatt y su equipo descubrieron que, cuando esos receptores en la piel –llamados OR2AT4- estaban cerca de madera de sándalo sintética (en la forma de incienso, por ejemplo), se activaban y disparaban la proliferación y migración de células.

Este estudio es, por supuesto, apenas el comienzo de un mundo de olores de los que la piel se puede beneficiar, pero por lo pronto hay una razón más para encender un incienso de sándalo llegando a casa.