*

X

¿Imaginas a Iggy Pop aceptando que el futuro del rock es Justin Bieber? Así sería si lo torturaran

Sociedad

Por: pijamasurf - 06/18/2014

Con el lema “Tortura a un hombre y te dirá lo que sea”, Amnistía Internacional ha lanzado esta impactante campaña
10440707_10154250235905433_4598142058085831401_n

"El futuro del rock’n‘roll es Justin Bieber": Iggy Pop

 

10492549_10154248962935433_8149516466042664339_n

“Si a sus 50 años un hombre no tiene un Rolex, ha fracasado en la vida”: el Dalai Lama

Algo no funciona. Hay una contradicción evidente entre el mensaje y la persona a quien se le atribuye. ¿Cómo puede uno de los músicos más emblemáticos del rock ensalzar así a un producto de la industria pop? ¿Cómo puede un líder espiritual medir la vida desde el supuesto éxito material? Con todo, eso es posible: “Tortura a un hombre y te dirá lo que sea”.

Con ese lema y el poder de la imagen que sacude y perturba, la organización Amnistía Internacional acaba de presentar esta campaña para recordarnos que la tortura es una práctica común en nuestra época, un método que utilizan muchos gobiernos del mundo ―de Estados Unidos a China― para obtener información.

¿Pero qué tipo de testimonios se consiguen con la violencia? Los mismos que la Inquisición católica obtenía en la Edad Media: confesiones dictadas por la desesperación y el sufrimiento; aquello que el torturador quería escuchar y que, al final, significaba la terminación del dolor infligido.

Entonces, ¿por qué la tortura existe todavía?

Niña de 15 años muere por tomar MDMA ¿Por qué pide su mamá legalizar las drogas?

Sociedad

Por: pijamasurf - 06/18/2014

La guerra contra las drogas mató a la hija de esta madre soltera
[caption id="attachment_79264" align="aligncenter" width="460"]Martha Fernback inquest Anne Marie Cockburn y su hija Martha.[/caption]

El gobierno nos debería de proveer las drogas. No sólo medicamentos como vacunas, antibióticos o antivirales; también drogas recreativas, si así lo deseamos. Esta es la conclusión a la que ha llegado Anne-Marie Cockburn, quien después de la muerte de su hija Martha a los 15 años por consumir MDMA encabeza una campaña en Gran Bretaña para legalizar las drogas.

Martha compró un gramo de MDMA en 40 libras justo 42 años después de que, en 1971, Richard Nixon anunciara la guerra contras las drogas lanzando una campaña global de miles de millones de dólares. Martha intentó comprar MDMA puro, investigando en internet su fuente. Sin embargo, el MDMA que compró no era completamente puro. Ingirió 0.5 gramos y dos horas después murió de un paro cardíaco.

Anne-Marie Cockburn, madre soltera de 42 años, respondió de manera inesperada con una implacable lucidez. No culpó a su hija ni a sus amigos ni al dealer, ni al productor de la droga. Culpó al gobierno.

"Rápidamente se volvió evidente que la prohibición tuvo su oportunidad pero fracasó. Martha es una oveja sacrificada bajo la prohibición. La cuestión es: ¿cuántas más Marthas tendremos antes de que cambiemos nuestra postura? No es aceptable permitir que permanezcan los riesgos", dijo Cockburn a The Guardian

Su visión es la de un futuro en el que los jóvenes podrán comprar drogas limpias claramente clasificadas y de fuentes reguladas, a la par de eduación sobre drogas en la escuela. "Es una cuestión de seguridad", dice Cockburn.

El MDMA o éxtasis es una droga que tiene un uso terapéutico pero, sin embargo, en muchos países está clasificada como una sustancia controlada al nivel de la heroína. Su consumo es seguro siempre y cuando se tome la sustancia pura y se hidrate el cuerpo durante la ingesta. Información y control de calidad harían que las drogas recreacionales no sólo pudieran ser tomadas sin riesgos, sino que las experiencias pudieran ser más positivas y transformadoras.