*

X

Misteriosos fuegos fatuos en Noruega podrían ser producto de una batería geológica perfecta

Por: pijamasurf - 05/14/2014

El Valle de Hessdalen, en Noruega, tiene una composición geológica tan extraña que al parecer puede producir burbujas gigantes de luz y moverlas alrededor por horas.

hessdalen-lights-i7

En varias ocasiones hemos hablado aquí de los fuegos fatuos, esas luces atmosféricas que parecieran surgir de la nada como apariciones fenoménicas. Ello se debe a que, históricamente, su presencia ha estado activa en reportes populares, bitácoras, obras literarias, películas y música; y siempre colmada del embrujo del enigma. Una de sus manifestaciones más recurrentes y estudiadas es la llamada “Hessdalen Lights” (observada por muchos años en el Valle Hessdalen, en Noruega), y gracias a algunos investigadores acaba de surgir una teoría –no menos encantadora que las luces- al respecto.

Un pequeño grupo de investigadores italianos, franceses y noruegos, después de décadas de hacerla de detectives, han notado algunas cosas curiosas: las bolas no hacen ningún ruido y no parecen ser demasiado calientes, pero sí esterilizan la tierra que tocan, ya que observaron que en las áreas de contacto hay una ausencia de microbios de tierra. Además, encontraron que algunas veces se escuchan fuertes ecos de “entidades no vistas” en el radar del lugar, incluso cuando no se ven ningunas luces.

La combinación de estas claves los ha llevado a pensar que las Luces Hessdalen son una suerte de plasma, formado de gas ionizado. Cuando el gas de ioniza forma una “nube de iones y electrones” que, cuando se recombinan, liberan energía en forma de luz. Más impresionante aún, los plasmas se conocen por sus propiedades antibacteriales; es decir, matan todas las bacterias que tocan (he allí la explicación de la infertilidad de la tierra).

120918_IMG_2015+71

Esta explicación fue por algún tiempo interesante pero incompleta, ya que para ionizar un gas se requieren temperaturas de más de 10,000 ºC, algo así como el impacto de un relámpago. Las Luces Hessdalen no están vinculadas a tormentas eléctricas, y a veces aparecen en plena luz del día y en noches claras. Esto, de acuerdo al reporte de Daily Grail, “tuvo mistificados a los investigadores”, quienes dijeron que “debía haber una fuente de poder en algún lado que tuviera el poder de un trueno para electrificar y mover por horas una bola de luz del tamaño de un auto”.  Lo siguiente que encontraron es increíblemente extraño y deleitoso.

La teoría es que el valle de Hessdalen actúa como una batería gigante, debido a su geología única: es, literalmente, un valle de “dos mitades”; las rocas de uno de los lados del río son ricas en hierro y zinc, mientras las del otro lado son ricas en cobre. Con la posibilidad de que el río entre ellos tuviera sulfuro, los investigadores pensaron -y luego prácticamente comprobaron- que la geología del valle lo convierte en una “batería perfecta”:

Para probar la idea, Jader Monari (del Institute of Radio Astronomy en Italia) y Romano Serra (de la Universidad de Bolonia) tomaron un par de rocas de lados opuestos del valle como electrodos, y los sumergieron en el sedimento del río para imitar una batería. Encontraron que una corriente fluía entre ellos. “Era posible prender una lámpara”, apuntó Monari.

Mojari sugiere que esta geología única contribuye a las luces en dos formas. Primero, proporciona las burbujas de gas ionizado, formado cuando los gases del sulfuro reaccionan con el aire húmedo del valle. Segundo, en el valle se forman líneas de campo electromagnético que podrían mover a la burbuja alrededor. Este campo eléctrico crea un sendero que podría ser la “vía principal” de las luces dentro del valle.

Otra cosa que han observado es que, durante la época de auroras boreales, las luces son particularmente impresionantes y bellas. Lo químicamente insólito es, después de leer este reporte, uno de los placeres más grandes de la imaginación. Para aquellos que quieran saber más sobre las Luces Hessdalen, pueden ver el documental de abajo (con subtítulos en inglés).

 

Confirmado: Facebook construirá el Metaverso, una plataforma de realidad virtual corporativa

Por: Javier Raya - 05/14/2014

La compra de Oculus por parte de Facebook no fue un movimiento arriesgado e impulsivo desde el punto de vista empresarial: se trata de un paso decisivo hacia un mundo que está en construcción hoy, pero cuya masificación será tardada: un mundo donde lo físico y lo "virtual" no estarán desconectados.

Oculus-metaverse-1

Hace poco, Facebook adquirió por $2 mil millones de dólares la prometedora compañía Oculus VR, hardware financiado via Kickstarter que dejó literalmente con los ojos abiertos a propios y extraños en diversas conferencias de tecnología. Olvidando el chasco de visores como el Nintendo VR, Oculus prometía un dispositivo de inmersión total cuyos efectos potenciales auguraban toda una nueva era del Internet --uno donde la realidad 1.0, por decirlo así, se volviera tan plástica y flexible como el 2.0.

Pero el bello sueño de una comunidad virtual producida por usuarios (como /b/) quedó sepultado la noche de ayer cuando Brendan Iribe, CEO de Oculus, anunció que Facebook construirá el primer Second Life de dos mil millones de pavos: con ustedes, Metaverse.

En una definición suscinta, el Metaverse es un término acuñado en la novela de ciencia ficción de 1992 Snow Crash de Neal Stephenson; se trata de la suma de "meta" (del griego más allá de-) y "universe", y designa el espacio de convergencia de una realidad física y un espacio virtual. También puede definirse como la suma de 1) mundo virtual, 2) realidad aumentada y 3) Internet.

Iribe anunció en la conferencia de anoche que Metaverse "será un MMO" (un videojuego multijugador masivo como World of Warcraft de Blizzard) "donde queremos poner a mil millones de personas en realidad virtual." El propósito no es descabellado dadas las condiciones en que Facebook adquirió Oculus: mientras Oculus utiliza el dinero para desarrollar un hardware increíble, Facebook tiene muchos más usuarios que cualquier MMO de Blizzard, lo que significa también mucho mayor potencial de negocios.

El Metaverso toma como referencias la realidad física (1.0) y la realidad virtual (2.0) para crear una metáfora del mundo real. Mundos así no son nuevos para la ciencia ficción (que, recordémoslo, es el ADN del ciberespacio, palabreja que conoció un primer auge en la novela Neuromancer de William Gibson), y tal vez un temprano ejemplo de lo que será esta arquitectura fotorrealista con avatars de usuarios hiperidealizados pueda verse en The Congress.

oculus

Servicios como Airbnb en el terreno inmobiliario, Foursquare en estilo de vida y Tinder en citas serán vistas como pruebas beta para hacer converger ambas realidades; pero lo que implica el desarrollo de Oculus por Facebook es que entrar a ese mundo de conectividad perpetua es que cualquier servicio estará filtrado por la compañía matriz, que en una visión sumamente paranoica (acorde al clima corporativo que vivimos) creará una especie de Internet alterno, incluyendo o excluyendo a la competencia.

Lo que nos lleva al siguiente punto: ¿qué sería Metaverse sin Google? La compañía de Mark Zuckerberg encara lo que algunos llaman una "lucha ciberpunk" contra Google por el monopolio del hardware de realidad aumentada. Los más escépticos incluso creen que la "impulsiva" compra de Oculus (una compañía en crecimiento y de reciente creación) fue una estrategia para evitar que Google se apoderara del dispositivo, que podría entrar en competencia directa con su Google Glass.

Según Mark Wilson de Co.Design, el reto de Facebook será construir la experiencia Metaverse de manera que, como la versión actual del servicio, sea absolutamente atractiva para nuevos y viejos usuarios; pero Wilson olvida que Facebook ya comienza a operar como una especie de identificación oficial para navegar en Internet: más que administrar nuestros recuerdos, para editorializarlos y recordar a futuro lo que siempre quisimos ser (en suma, para construir un yo-público-ideal), Facebook está erigiéndose en una especie de llave maestra a la que nos hemos acostumbrado y que nos permite entrar rápidamente a diversos sitios sin necesidad de contraseñas suplementarias; un puritano censor que eventualmente funcionará como una televisora mexicana, cuya función primordial, más que conectar a la gente, será conectar al anunciante con el comprador. Facebook no está incursionando temerariamente en el desarrollo de hardware: está comprando a precio de ganga el Internet verdaderamente portátil, un paraíso corporativo que siempre recordaremos como la maravillosa promesa de lo que nunca será. 

No está de más recordar una efeméride web: el 31 de mayo próximo celebraremos el día mundial de dejar Facebook.

Pero si la ciencia ficción hizo posible el desarrollo y el fracaso de ciertos procesos tecnológicos, ¿por qué no creer que también podría darnos la clave para subvertir y reprogramar los procesos ideológicos? Daemon de Daniel Suarez sería un buen comienzo.

Twitter del autor: @javier_raya