*

X
La Secretaría de Economía dividió las clases sociales en México ¿un concepto despectivo, asumible en términos de superioridad e inferioridad?

clases socialesLa forma en que nombramos las cosas es una traducción de cómo comprendemos la realidad. Las palabras tienen un trasfondo cultural: el inglés por ejemplo, es mucho más visual que el español, quizá como una manifestación de practicidad, y el chino es aún más visual que el inglés: hay palabras en chino que describen una escena completa, es decir, asumen  la unidad de las cosas, según autores como Alan Watts.

Los términos, sobre todo en espacios institucionales, debieran cuidarse minuciosamente pues desde ahí se crea cultura. Si referimos los distintos niveles de ingresos como clases sociales, nos remitimos semióticamente a una dialéctica sobre superioridad e inferioridad. Cuando alguien hace la pregunta ¿y en qué clase social estás tú?, psicológicamente dirigimos nuestras expectativas a la clase alta. Pero no es lo mismo hablar de ingresos. Seguramente hay personas que no tienen la ambición de  ganar grandes cantidades de dinero en su vida, sin que ello les signifique ser de clase baja.

La Secretaría de Economía en México publicó en El Programa Nacional de Protección a los Derechos del Consumidor, la definición y distribución  de las  seis clases sociales mexicanas: la justificación de la publicación es que esta es una “sociedad compleja, donde la riqueza determina el estatus” y “las posesiones se convierten en un indicador de valor”.

Las clases sociales fueron divididas por estereotipados oficios. Es esencial repensar la carga simbólica que tiene cada palabra que empleamos. El dinero es solo un medio para satisfacer necesidades, hacer creer a las personas que este tiene qué ver con términos como clases altas o bajas, imprime un sentido, quizá aún más materialista, a la sociedad.

Las “clases sociales en México” según la Secretaría de Economía:

La “clase Baja Baja”: 35% de la población del país (unos 39.3 millones de mexicanos). Ubicaron aquí a trabajadores temporales, inmigrantes, comerciantes informales, desempleados, y gente que vive de asistencia social.

Baja Alta: 25% de la población (alrededor de 28.8 millones de mexicanos). Campesinos y obreros.

Clase Media Baja: 20% de la población (22.4 millones de ciudadanos). Oficinistas, técnicos, supervisores, artesanos calificados.

Media Alta: 14% de la población (15.7 millones de ciudadanos). Hombres de negocios y profesionistas exitosos.

Alta Baja: 5% de los habitantes, es decir, 5.6 millones de personas. “Familias que son ricas de pocas generaciones atrás”, pero cuyos “ingresos económicos son cuantiosos y muy estables”.

Alta Alta: por 1% de la población, es decir, 1 millón 123 mil mexicanos. Antiguas familias ricas, que durante varias generaciones han sido prominentes”.

*Sobra decir que en los tres primeros 'niveles' se encuentra el 80% de la población.

Twitter de la autora: @anapauladelatd

 Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

Una fórmula matemática predice al ganador de la Copa del Mundo Brasil 2014

Por: pijamasurf - 05/15/2014

Detectan un patrón matemático que, de repetirse, estaría indicando ya qué país se llevara la próxima Copa del Mundo de futbol a su casa

Screen Shot 2014-05-17 at 11.49.39 AMEn múltiples planos, metafisico, cultural, financiero, el próximo Mundial de futbol a realizarse en Brasil ocupará un lugar sin duda protagónico en la mente colectiva durante este verano. Y como suele pasar cada cuatro años alrededor de este gran evento deportivo y mediático, los pronósticos, cálculos y profecías comienzan a aflorar. ¿Quién ganará la Copa?

Recientemente ha circulado en redes, foros, y chats un patrón matemático que, de cumplirse una vez más, nos indica qué país se alzará con el preciado trofeo. Se trata de la suma de de los años en los que selecciones como Argentina, Brasil y Alemania fueron campeonas, operación que en los tres casos da como resultado 3,964. En el caso de Brasil, pentacampeón mundial, dos de sus copas las obtuvo en 1994 y en 1970 (=3,964). Argentina fue campeón en 1986 y antes, en 1978 (=3,964), mientras que Alemania lo fue en 1990, tras hacerlo en 1974 (=3,964).

De acuerdo con este patrón, considerando aquellos países que ya han sido campeones y los años en los que lo fueron, el ganador de la Copa del Mundo Brasil 2014 sería Uruguay pues, al haber ganado el certamen de 1950, si sumamos 2014, nos daría precisamente 3,964. Obviamente este pronóstico matemático se ha propagado con mayor rapidez entre los hinchas uruguayos.

Si bien no deja de ser divertido al acercamiento, y llama la atención el patrón, todo indica que a la hora de estar en la cancha serán otros factores los que tendrán un peso determinante, ¿o no?