*

X

¿Son realmente los mafiosos violentos psicópatas?

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/07/2014

Los mafiosos italianos son mucho más parecidos a nosotros de lo que creemos; estudio muestra que no son los violentos psicópatas que marca el estereotipo.

Mirrors

Normalmente nos gusta pensar que hay algo que nos separa de los criminales, que somos seres de otra clase, que hay algo escrito en su código genético o mezclado en su química cerebral que hace que se comporten de una manera más primitiva que nosotros. Sin embargo, recientes estudios parecen acortar la distancia que nos separa mentalmente de ciertos criminales, de los que siguen un código, como los miembros de la mafia.

Schimmenti y sus colegas han dirigido un estudio en una prisión de Palermo, Sicilia, para determinar si los miembros convictos de la Cosa Nostra (la mafia siciliana) tienen una personalidad más sociópata que el resto de los criminales.

Fueron entrevistados 30 miembros de la mafia, junto con un grupo de control de 39 prisioneros de la misma cárcel. Los mafiosos estaban convictos por asesinato, tráfico de drogas, extorsión, fraude, explotación sexual y secuestro, pero nunca por violaciones o abuso infantil, como algunos miembros del grupo de control.

Para buscar rasgos psicópatas, los investigadores aplicaron la versión italiana del Hare Psychopathy Checklist Revised (PCL-R), un cuestionario que busca determinar si el entrevistado cumple con 20 rasgos específicos, como mentir patológicamente, ser muy impulsivo o tener una despiadada falta de empatía. Las puntuaciones se suman y si dan más de 30 puntos se determina que el entrevistador está sentado frente a un psicópata.

Después de aplicar las encuestas, los investigadores encontraron que ninguno de los mafiosos en cuestión podían ser llamados psicópatas de acuerdo los criterios de la prueba, mientras que un 10% del grupo de control rebasaron la frontera de la psicopatía. Además, en general los resultados mostraron puntuaciones notablemente más bajas para los miembros de la Cosa Nostra.

En general, esto quiere decir que los miembros de la mafia demostraron ser menos manipuladores, maquiavélicos, narcisistas, faltos de emoción, etc., sino muy al contrario, pues durante las entrevistas no dejaron de demostrar interés por sus familias, con las cuales hablan y se escriben frecuentemente. Los mafiosos declararon muchas veces haber cometido sus crímenes por lealtad a la “familia”, más que por intereses personales. Incluso podría decirse que han logrado dividir su vida en compartimentos diferentes, por un lado actúan según los despiadados intereses de su organización criminal, y por otro se muestran realmente preocupados por el bienestar de su familia y amigos.

Incluso los mafiosos mostraron tener menos problemas con el abuso de sustancias. La organización requiere que sean confiables y muestren integridad a la hora realizar su trabajo.

El estudio es interesante, pero tiene sus sesgos. La muestra fue limitada y además las leyes italianas prohíben tener contacto con mafiosos de alto rango que se encuentran tras las rejas, incluso para investigaciones. Habría que constatar también si las leyes italianas no son más duras con los miembros de la mafia que con los criminales comunes.

Aún así, este estudio parece modificar esa imagen distorsionada que se tiene de estos criminales. La idea de que son despiadados psicópatas sólo es una barrera mental que levantamos para sentirnos seguros, a distancia, ya no de ellos, sino de nosotros mismos, pues la realidad es engañosa y quizá los mafiosos sean mucho más cercanos psíquicamente a nosotros de lo que pensamos. 

[Discover Magazine]

Estas son solo algunos ejemplos de cómo el idioma o los idiomas que hablas acaban moldeando tu percepción del mundo y tu manera de relacionarte con él.

rage-rage

Si sabes más de un idioma, no necesitas que un lingüista te diga que el lenguaje moldea la manera en que ves el mundo. Cada idioma es una suerte de carrete que traduce el mundo de cierta manera. Por eso la extinción de un idioma es la extinción de una parte de la realidad. Pero más allá de ello, se cree que si hablas alemán, por ejemplo, podrías ser un poco más pragmático, si hablas francés, un poco más emocional, y así con cada uno. Te sorprenderá saber qué tan distinto es un cerebro dependiendo de en qué idioma hablen tus pensamientos.

1)  La lengua enfocada en el género alienta la discriminación

women-are-better-than-men

En español hay dos distintos artículos determinados para referirse a un objeto, dependiendo si es masculino (el) o femenino (la), también existe el artículo neutro, pero se usa para referirse no a objetos, sino a cualidades de las que se pretende teorizar ("lo bello", "lo útil", etc.); en alemán hay tres (masculino der, femenino die, neutro das). Ahora, se ha propuesto que estar forzado a asignar un género a todos los objetos le da más importancia, en la mente del hablante, al sexo de las personas de lo que tendría si fuera neutro. En países donde la lengua dominante emplea un sistema de identificación genérica basado en el sexo, la participación femenina en la fuerza de trabajo se reduce alrededor de 12 por ciento; mientras que en países donde la lengua usa un sistema no sexual, la participación femenina de hecho aumenta un poco, en un 3 por ciento.

2) Pensar en una lengua distinta a la natal te fuerza a tomar mejores decisiones

snoopy-doctor-e1353980702944

Investigadores de la Universidad de Chicago encontraron una buena manera de pensar lúcidamente a la hora de tomar decisiones. La lengua madre puede estar repleta de emocionalidades adheridas a las palabras o las ideas, por lo tanto, si no estás seguro de que tu decisión puede estar intervenida por estos factores, trata de pensar en ello en una lengua extranjera. Lo que los investigadores piensan que pasa cuando hacemos esto es que traducir tu proceso mental a un segundo idioma te fuerza a  depender de la cognición analítica y fría, en lugar de en la cognición caprichosa y emocional.

3) Naces con huellas vocales que podrían dificultar tu entendimiento de otros idiomas

democrat-crying-babies

Quizás los bebés no sean capaces de hablar hasta después de gatear y caminar por un par de años, pero aprenden su idioma mucho antes que eso. Un estudio ha demostrado que los bebés, de hecho, aprenden el idioma de sus madres mientras aún se encuentran en la matriz. ¿Cómo pueden saber eso? Porque cuando nacen lloran con acento.

En el estudio realizado, los investigadores escucharon a 60 niños franceses y 60 alemanes, y ambos grupos revelaron entonaciones claramente distintas a la hora de nacer. Los franceses, como es de esperarse, lloraban con acento gutural, y los alemanes con acento duro y áspero. Eso es porque cada lengua tiene su serie única de entonaciones, llamada prosodia. La prosodia de tu idioma está tan arraigada a ti, incluso desde antes de nacer, que entender otras lenguas puede ser muy difícil. El sarcasmo es buen ejemplo de esto.

Normalmente sabemos cuando un enunciado es entregado de manera sarcástica en nuestro idioma. Y podríamos pensar que es lo mismo en otras lenguas, pero no es así. Las marcas acústicas del sarcasmo, aunque consistentes en todas las lenguas, suenan completamente distinto en cada una.

4) Tus percepciones cambian de acuerdo al idioma que uses para expresarlas

lost-in-translation1

Recientes estudios han sugerido que el lenguaje puede actuar como una especie de máquina cultural que enmarca tus percepciones en una ideología determinada. En otras palabras: el “cambio de marco”, como lo llaman algunos psicólogos, es la habilidad de ponerte en los zapatos culturales de alguien más sólo con hablar su idioma. Un ejemplo de ello es un experimento que se llevó a cabo con participantes árabes israelíes que hablaban tanto árabe como hebreo (dos culturas que han tenido bastante animosidad entre ellas a lo largo de los años). Cuando el examen se les dio en árabe, los participantes escogieron nombres judíos como intrínsecamente negativos, pero este efecto desapareció cuando el examen estaba en hebreo.

5) Las lenguas sin tiempo futuro son mucho más eficientes en casi todo

herbs on a windowsill

Considera los tiempos pasado, presente y futuro. La diferencia entre “Lucía está regando sus plantas” y “Lucía va a regar sus plantas” tiene implicaciones explícitas acerca de qué tan lejos está Lucía de regar sus plantas. Esa es información necesaria, pensaríamos. Pero puede ser sorprendente que otras lenguas no tienen tiempo verbal futuro y funcionan de maravilla. En Mandarín, por ejemplo, está bien decir algo como “Lucía plantas regar”.

Resulta que los hablantes de estas lenguas atemporales toman mejores decisiones que los demás, acerca de casi todo. Un estudio de Yale Business School analizó data de 76 países y se enfocó en cosas como ahorro de dinero, fumar y hábitos de ejercicio. El increíble resultado fue que en las culturas donde la gente habla un idioma sin tiempo futuro, las decisiones económicas eran generalmente más sanas. De hecho, encontró que los hablantes de inglés y español, que tienen tiempo futuro, tendían a ahorrar 30% menos que los atemporales. Se piensa que los hablantes de tales idiomas ven su vida menos como una línea de tiempo que como un todo. De esta manera están automáticamente más conscientes de cómo sus decisiones afectarán su vida entera.