*

X
En una maniobra confusa que quizá busque llamar la atención sobre las elecciones extraordinarias a las que convocó el Parlamento ucraniano, Darth Vader anunció su intención de contender por la presidencia del país.

The Ukrainian Internet party’s Darth Vader addresses a party congress in Kiev

¿Es posible un atisbo de humor en medio de la compleja situación que vive Ucrania desde hace un par de meses? Posiblemente. Quizá, como alguna vez dijo Srdja Popovic, uno de los artífices del derrocamiento de Slobodan Milošević en Serbia, el humor es uno de los elementos más efectivos para suscitar cierta reflexión, para corroer la seriedad excesiva con que la gente en el poder se considera a sí misma, el mucho amor propio que se tienen y, por otro lado, mostrar que en el fondo esto es ridículo.

Por otro lado, parece ser que en esas regiones de Europa la vena irónica toma manifestaciones muy peculiares cuando se trata de criticar al poder. Hace no mucho en Bielorrusia hubo una lluvia de ositos de felpa contra el entonces presidente Alexander Lukashenko y entre los varios episodios en este tenor que se han vivido en Moscú, destaca el de una manifestación con juguetes que fue prohibida porque estos no eran ciudadanos.

En Ucrania ha surgido un candidato presidencial imprevisible: Darth Vader. El conocido protagonista de la saga Star Wars, villano redimido que en ese universo fue el ejecutor despiadado de la voluntad del lado oscuro, ha decidido contender por el cargo más importante de la política ucraniana en las elecciones extraordinarias del próximo 25 de mayo, convocadas luego de que el parlamento decidiera deponer a Viktor Yanukovych como resultado de su posición afín al gobierno ruso que desató las violentas protestas en el país.

“Estoy preparado para asumir la responsabilidad del destino de esta nación si mis conciudadanos me otorgan dicho gran honor. Yo solo puedo hacer un imperio de una república, restaurar su antigua gloria, devolver los territorios perdidos y el orgullo a este país”, declaró Lord Vader durante la sesión del Partido Ucraniano de Internet en que se anunció su candidatura.

The Ukrainian Internet party’s Darth Vader flanked by stormtroopers in Independence Square, Kiev,

Ley en Francia permite a trabajadores ignorar los correos electrónicos de sus jefes después de las 6 PM

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/01/2014

Como una forma de hacer ver que la vida no es solo trabajo, una ley aprobada recientemente en Francia permite a empleados no contestar correos electrónico de índole laboral más allá de su hora de salida.

parisInternet ha traído ciertas “ventajas” al mundo laboral pero también, en la medida en que forma parte de un sistema basado en la explotación, es una más de las muchas herramientas con que prácticas de este tipo se reproducen y se fortalecen. Así, por ejemplo, la duración de un jornada laboral, reconocida legalmente como de 8 horas (un derecho ganado por las luchas obreras del siglo XX) pero, en la vida diaria, en la vida real, extendida hasta las 10, 12 horas e incluso más sin que ello implique el pago correspondiente de tiempo extra. La plusvalía tiene que salir de algún lugar, y ese lugar casi siempre es la fuerza de trabajo.

En Francia, sin embargo, donde algo saben de le bon vivre, “el buen vivir”, recientemente fue aprobada una ley que permite a cierto sector de trabajadores ignorar los correos electrónicos de tipo laboral que reciban después de las 6 de la tarde, incluso si se trata de uno de su jefe inmediato pidiendo sabe qué tarea urgente, incluso si la persona se encuentra empleada en “importantes” empresas trasnacionales como Google, Facebook, Deloitte o PwC.

La medida, claro, busca concientizar entre el tiempo de trabajo y el tiempo de loisir, el ocio que todos necesitamos para dedicarnos a aquello que nos nutre de otra manera: la familia, nuestra casa, un pasatiempo, una actividad de desarrollo personal, etc.

Recordemos que al menos desde el siglo XIX, cuando las máquinas irrumpieron en la vida laboral, ciertos pensadores soñaron con un momento en que el ser humano estaría libre del trabajo, libre de las órdenes de otro, y entonces sí podría dar sentido a eso: a ser humano, y no solo un engranaje más de una mecanismo inerte.

En Biblioteca Pijama Surf: Tres elogios: a la pereza, a la ociosidad y a la servidumbre voluntaria (PDFs)