*

X

"Narco Cultura": documental cuestiona la glorificación de la violencia en la cultura popular mexicana

Por: pijamasurf - 12/06/2013

Narco Cultura nos enfrenta con una mirada en primera persona acerca de las ficciones generadas en torno al estilo de vida criminal en la música popular mexicana.

Edgar Quintero es el líder de la banda de narcocorridos Buknas de Culiacán. En sus videos y presentaciones en vivo, Quintero canta sobre levantones, ajustes de cuentas entre bandas rivales y violencia extrema, en lo que parece ser solamente otra de tantas agrupaciones musicales que glorifican el estilo de vida del narco. Pero Quintero no es un narco. De hecho, cuando un narco lo invita a cantar en una fiesta privada, su rostro se hiela: debe ir inmediatamente.

El documental Narco Cultura del cineasta y fotoperiodista Shaul Schwarz narra a través de un entrecruce de historias la recepción de la cultura popular de la violencia en los estados del norte de México, con especial énfasis en Culiacán, Sinaloa y Ciudad Juárez, Chihuahua, ciudad donde se encuentra la unidad de investigaciones forenses más atareada del mundo.

De la glorificación de los narcos como nuevos "Robin Hood" hasta los recorridos que el investigador de escenas del crimen, Richi Soto, realiza cotidianamente, Narco Cultura nos enfrenta con una mirada en primera persona acerca de las ficciones generadas en torno al estilo de vida criminal en la música popular mexicana, y sobre todo al encuentro con la brutal y cruda realidad de la violencia y la sed de dinero.

¿Eres un activista y consumes porno en-línea? La NSA podría usarlo en tu contra

Por: pijamasurf - 12/06/2013

A pesar de que "la NSA diga que esta información no será utilizada de manera abusiva", estos documentos demuestran que "probablemente la NSA define 'abusiva' de una manera muy estrecha".

ComputerPrivacy

La Agencia de Seguridad Nacional (NSA) puede utilizar los registros de las actividades online de sus "objetivos" para desacreditarlos, haciendo especial énfasis en sus visitas a páginas porno. Y es que la reputación de la gente que puede "radicalizarse" y perpetrar ataques terroristas en territorio estadounidense (e incluso fuera de él) es el pretexto de esta agencia para vigilar las actividades en línea de personas sospechosas de tener nexos con grupos terroristas. Atacar la reputación de estas personas haciendo públicas sus visitas a sitios porno o a los mensajes privados que mantienen con sus contactos es sólo otra estrategia de desacreditación.

Lo anterior fue dado a conocer a través de un documento ultrasecreto de los que el notorio Edward Snowden dio noticia; en él, seis individuos de procedencia musulmana son vigilados por la NSA y propuestos como modelos ejemplares de cómo las "vulnerabilidades personales" pueden ser utilizadas en contra de ellos para medrar su credibilidad, reputación y autoridad.

El documento fechado el 3 de octubre del 2012 afirma que la intercepción de comunicaciones online de los objetivos (es decir, de los musulmanes referidos en el reporte) tiene como fin desestimarlos a ojos de sus seguidores o contactos online, pues su autoridad se ve vulnerada "cuando sus comportamientos públicos y privados no son consistentes". Es como decir que si un supuesto líder espiritual potencialmente radical es expuesto por la NSA como visitante asiduo de sitios porno, sus seguidores dejarán de confiar en él. 

Dentro de las "vulnerabilidades" que el documento de la NSA lista se encuentra "ver material sexualmente explícito en línea" y "utilizar lenguaje sexualmente explícito y persuasivo al comunicarse con chicas jóvenes y poco experimentadas".

Jameel Jaffer, director legal de la American Civil Liberties Union afirmó que este documento es preocupante porque, a diferencia de lo que diga la NSA, la gente de ningún país puede estar segura del uso que se le dará a su información: "Es importante recordar que las actividades de vigilancia de la NSA no están en absoluto dirigidas estrechamente, la agencia está recolectando cantidades masivas de información sensible virtualmente acerca de todos."

Jaffer indicó también que "donde quiera que estés, la base de datos de la NSA almacena información acerca de tus puntos de vista políticos, historia clínica, tus relaciones íntimas y tus actividades online, añadiendo que a pesar de que "la NSA diga que esta información no será utilizada de manera abusiva", estos documentos demuestran que "probablemente la NSA define 'abusiva' de una manera muy estrecha."

En esta sección del documento se detallan algunos hábitos online de los objetivos (entre los que se cuentan líderes religiosos y de opinión), como el apego a la fama, "promiscuidad online" y posible malversación de fondos:

o-NSA-5703

o-NSA-5702