*

X

Hombre que falseó la traducción para sordos en los funerales de Mandela es esquizofrénico

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/12/2013

En un penoso incidente que contraviene el espíritu del recientemente fallecido Nelson Mandela, el hombre encargado de traducir al lenguaje de signos los discursos de los participantes en la ceremonia funeraria ha sido acusado de falsear todos los gestos realizados; él asegura que la esquizofrenia que padece le hizo tener alucionaciones auditivas.

 

En un hecho, que se ha tomado como una ofensa múltiple, diversas organizaciones y traductores profesionales del lenguaje de signos para sordos han denunciado el fraude ocurrido durante la ceremonia funeraria de Nelson Mandela, en la cual el hombre encargado de traducir los discursos pronunciados simplemente se inventó todos los signos y gestos que realizaba.

Uno de los primeros en señalar la equivocación fue Braam Jordaan, sordo él mismo y miembro del comité de la Federación Mundial de Sordos, quien notó la contradicción entre los movimientos del traductor y las palabras de quien daba el discurso. Igualmente otros traductores como François Deysel y Sheena Walters (de la Asociación Mundial de Intérpretes de Lenguaje de Signos) coincidieron con Jordaan en advertir el engaño, agregando que además éste era una burla para todos quienes realizan profesionalmente este trabajo.

Al parecer el hombre acusado de la falta -Jantjie, de 34 años- ha participado en otros eventos del Congreso Nacional Africano, pero un vocero de esta organización aseguró no conocerlo y negó también que trabaje para el CNA, según informa The Guardian. En entrevista con un diario local, Jantjie asegura tener esquizofrenia, enfermedad mental que durante el momento le provocó alucinaciones, algunas auditivas, por lo cual justificó así el incidente.

El hecho, por supuesto, cobra más relevancia y una penosa ironía por las circunstancias en que ocurrió: el funeral de un hombre que pasó a la historia por luchar a favor dela igualdad y la inclusión.

 

Manifestantes en Ucrania protestan con espejos para perturbar a policías antimotines

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/12/2013

¿Qué efecto puede tener en un policía que recibe órdenes de reprimir una manifestación encontrarse con su propio rostro y su cuerpo? Esta inquietante forma de manifestarse se ha probado recientemente en Ucrania

Ukraine-police-mirror-protest-e1388874814514

La policía es quizá uno de los instrumentos gubernamentales más ambiguos de cuantos se derivan del pacto social, si bien desde una perspectiva que podríamos calificar de hobbesiana, las llamadas “fuerzas del orden” parecen necesarias para recurrir a ellas en caso de que ese orden se quebrante (por ejemplo, cuando ocurre un crimen, una agresión, etc.). En otro sentido, quizá podríamos preguntarnos por qué, en todo caso, dicha “interrupción del orden” sucede; si más bien, en el fondo, no se trata de una ilusión ideológica que el gobierno necesita para justificar su existencia y mantener su supuesto monopolio legítimo de la violencia. Con cierta adscripción a las ideas de Foucault acaso podríamos preguntarnos si ese desorden no es la condición usual y aun imprescindible que genera el propio sistema, que sólo en apariencia dice combatirlo, pues de no ser así, probablemente caeríamos en cuenta de que los policías, el gobierno, las instituciones, quizá no son tan necesarios como nos han hecho creer.

Recientemente, en Ucrania algunas de las manifestaciones que han tenido lugar en Kiev en contra del presidente Viktor Yanukovych y el mucho poder que concentra en su función, han contado con un elemento quizá inédito hasta ahora: espejos. Como respuesta a la brutalidad con que ha actuado la policía del país, participantes de estas protestas pretendieron que con este simple gesto los elementos se dieran cuenta de en qué se habían convertido, como se ha repetido en tantas ocasiones de este tipo, agrediendo al mismo pueblo del que también ellos forman parte.

En un ejercicio especulativo y de imaginación podríamos preguntarnos qué podría pasar por la mente de un policía cuando mirara su propio reflejo, su rostro y su cuerpo y, como si se tratara de un artificio mágico, de súbito se encontrara, por un lado, consigo mismo, pero también del otro lado, el de los otros que se manifiestan. Aun en su condición de simulacro, por el espejo el policía se ha convertido de pronto en parte de esa multitud estrecha que alza la voz contra un gobierno que cree injusto. Quizá, como sucedió hace poco con un policía brasileño que en un momento de catarsis, o aun de anagnórisis, dejó su arma, se avergonzó del gobierno al que defendía al obedecerlo y se unió a las protestas de sus compatriotas, ¿así también esto podría repetirse con tantos espejos como llevaran consigo los manifestantes?

Ukraine-police-protest-crowd-e1388874733685

Finalmente, el ingenioso recurso de estos ucranianos recuerda la respuesta del subcomandante Marcos cuando casi por todos lados se le pedía que mostrara su rostro, como si esto fuera necesario para entablar un diálogo auténtico (o como si esa autenticidad se diera per se cuando dos rostros hablan aparentemente descubiertos). Entonces Marcos respondió de este modo:

Si quieres saber quién se esconde tras el pasamontañas, coge un espejo y mírate en él.

 

También en Pijama Surf: Alter-instructivo: ¿cómo derrocar a un dictador? (VIDEO)

En Faena Sphere: 5 grandes ejemplos de desobediencia civil

En Internet: Henry David Thoreau: Desobediencia Civil (PDF)