*

X

Viajeros burlan superstición en vuelo 666 a HEL en viernes 13

Sociedad

Por: pijamasurf - 09/13/2013

¿Doble y hasta triple mala suerte volar en el vuelo 666 de Finnair a Helsinki el viernes 13?

 

 

Copenhagen airport

Para algunos aboradar el vuelo 666 a Helsinki este viernes 13 habría sido tentar al destino, arriesgándose a caer en un vórtice de superchería hasta el infierno. Pero afortunadamente para la aerolínea Finnair muchas personas no comulgan con la idea de que el viernes 13 es de mala suerte o que el 666 es el número del diablo (y Helsinki, por sus primeras letras, la entrada al infierno o hell) por lo que pudieron vender casi en su totalidad el vuelo.

"Ha sido una buena broma entre pilotos", dijo el piloto Juha-Pekka Keidasto antes de volar el Airbus 30 de Copenhague a Helsinki. "NO soy supersticioso. Es una mera coincidencia para mí". 

Pero las aerolíneas no están exentas de superstición, la misma Scandinavian Airlines no cuenta con la fila 13 de asientos, por ejemplo. Para los escandinavos el 13 tiene una connotación negativa porque es considerado como un número caótico, después del 12 que sirve como eje regulador de nuestro tiempo.

En realidad el supuesto mal agüero del viernes 13 viene del arresto de los Caballeros Templarios y su líder Jaques de Molay un viernes 13 de 1307, por orden del Rey Felipe. Esta sociedad secreta de grandes maestro del ocultismo y las armas se desbandó en 1313 pero sus leyendas sigen llenando l

El vuelo 666 aterrizó sin problemas este viernes 13 en la capital de Finlandia.

[The Guardian]

Richard Florida y la creatividad como agente de regeneración urbana

Sociedad

Por: pijamasurf - 09/13/2013

Con su concepto de "clase creativa", Richard Florida hace de la creatividad un agente de transformación y regeneración urbanas, un catalizador de la prosperidad a largo plazo; como parte del programa de BONUS CWMX 013, pronto tendrás la oportunidad de conocer su propuesta.
[caption id="attachment_65331" align="aligncenter" width="434"]richard-florida (Jaime Hogge/Creative Class Group)[/caption]

Una de las tendencias más interesantes del urbanismo contemporáneo es la que encabeza Richard Florida, un teórico de origen canadiense que se ha enfocado en estudios sobre regeneración urbana, en particular sobre el impacto y la influencia que en la vida de una metrópoli, en su desarrollo y sus posibilidades, tiene la que Florida ha denominado la “clase creativa” (“creative class”), una suerte de vanguardia social que por su nivel socioeconómico y cultural es capaz de impulsar la calidad de vida de un núcleo urbano.

Florida llevó la idea de la clase creativa al mundo de los estudios urbanos a inicios de este siglo con la publicación de tres títulos más o menos consecutivos que comenzaron el debate sobre la función de las personas y los grupos sociales “creativos” en la dinámica de una ciudad: The Rise of the Creative Class (2002), Cities and the Creative Class (2004) y The Flight of the Creative Class (2007).

En términos generales, el concepto de “clase creativa” se refiere a una clase emergente o segmento demográfico caracterizado, de inicio, por las actividades que realizan para obtener su sustento, trabajos esencialmente intelectuales como las profesiones científicas, las artísticas, el diseño, la educación, las que se encuentra relacionadas con el desarrollo de nuevas tecnologías, la programación y otras afines. Asimismo, por el nivel educativo y socioeconómico que suponen, en este sector también se encuentran otras profesiones como los médicos o directivos de empresas. Un tercer grupo está en los “bohemios de altura” (“high bohemians”) y, finalmente, Florida considera también otros rasgos no necesariamente socioeconómicos como la orientación sexual, en específico la homosexualidad, como otro factor de regeneración urbana.

De acuerdo con Florida, las concentraciones metropolitanas de esta clase que tiene como característica común la creatividad, son en sí mismas polos de un nivel socioeconómico alto. Por su ingreso monetario, por sus inquietudes culturales y sus ambiciones profesionales, por su comportamiento cívico, la clase creativa es de suyo un elemento de diferencia en el contexto de la ciudad donde reside. Pero Florida también propone que dicha dinámica no se cierra sobre sí misma, sino que también posee cierta fuerza de expansión que busca ampliar estos beneficios a otras zonas urbanas. El profesor asegura que estos polos se convierten en centros de atracción de desarrollo, tanto de más personas creativas como del capital necesario para sostener este nivel de vida ―un tanto más exigente que, por ejemplo, el que requiere la inversión dedicada a la población que prefiere los centros comerciales o los estadios deportivos.

Una de las defensas que Florida esgrime en su teoría de la creatividad como catalizador del desarrollo urbano es que, en este caso, la prosperidad que se genera a partir de la dinámica urbana de la clase creativa es mucho más estable, mucho más instalada en el largo plazo, menos efímera.

Se trata, en suma, de una idea estimulante por la manera en que amplía los horizontes de la creatividad, una característica que casi siempre se considera personal pero que, como propone Florida, puede ser capaz de transformar una ciudad entera.

Richard Florida participará como ponente en BONUS CWMX 013, a realizarse en noviembre del presente año en la Ciudad de México.