*

X
Este intrigante cortometraje nos explica, audiovisualmente, las experiencias psicodélicas de acuerdo al poeta Henri Michaux

Screen Shot 2013-09-10 at 2.05.07 PM

Uno de los retos descriptivos más complejos a los que alguien puede enfrentarse, es a narrar una experiencia psicodélica a alguien que jamás ha ingerido una sustancia de esta naturaleza. Si bien hay oportunidades en las que puedes sentirte relativamente satisfecho, lo cierto es que siempre queda la sensación de que te has quedado corto. Lo anterior nos remite a una popular, y en mi opinión saludable, hipótesis: tal vez existen diversas experiencias humanas que son simplemente inenarrables. 

En 1964, la farmacéutica suiza Sandoz, famosa por haber sintetizado por primera vez en la historia el LSD, comisionó al escritor y pintor belga, Henri Michaux, a interpretar en un video los efectos alucinógenos de una sustancia. El propósito de esta peculiar pieza audiovisual respondía a un fin educativo, ya que intentaba familiarizar a científicos alrededor del mundo con esta experiencia psicoactiva, bajo la premisa de estimular la investigación formal sobre los psicodélicos. 

Presumiblemente Sandoz eligió a Michaux no solo por que era asiduo a las experiencias psicoactivas, también por que ya había incluido dentro de su obra ejercicios similares. principalmente las composiciones semántico-gráficas del libro Milagro Miserable (cuya edición en inglés introduce Octavio Paz).      

Como resultado de esta aventura psico-creativa nació Images du Monde Visionnaire, un video de 34 minutos que muestra intrigantes atmósferas, algunas de ellas poco deseables, compuestas por extraños ánimos sonoros y secuencias de imágenes que nos remiten a una especie de caos estético –con un toque de efervescencia sensorial del espectador, como catalizador. Para lograrlo, el poeta avant-garde recurrió a elementos como caídas de agua, vapores, patrones orgánicos que van trazándose, de manera hipnótica, sobre papel, y distorsiones geométricas.

A lo largo de nuestra historia, el vínculo entre arte y experiencias psicodélicas ha gozado de particular intimidad. Desde milenarias representaciones de viajes chamánicos y estados de éxtasis inducido, por ejemplo en el arte de distintas culturas mesoamericanas, hasta efusivas representaciones contemporáneas, por ejemplo la obra de Alex Grey o Robert Venosa.

En mi opinión, describir una experiencia psicodélica es relativamente imposible, pero si existe alguna herramienta para lograrlo, entonces tendría que ser el arte –recordemos la advertencia de Tolstoy: "una verdadera obra de arte destruye, en la conciencia del espectador, la separación entre el mismo y el artista". 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

 

Fragmento dedicado a la mezcalina

  

Fragmento dedicado al hashish

Drogas legales hechas en laboratorios chinos y entregadas a la puerta de tu casa

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 09/10/2013

El mercado busca los efectos, no las sustancias mismas: buscar los efectos a través de sustancias hechas ex profeso parece ser el nuevo negocio de las ventas de droga en Internet.

high

La semana pasada el FBI desarticuló el sitio de Silk Road, la mayor tienda de drogas ilegales online, e hizo responsable a su webmaster Ross Ulbricht de 29 años por cargos de lavado de dinero, venta de drogas, hacking y contratos de asesinos a sueldo en Baltimore y Nueva York. Pero una vez desarmado el mayor bazar ilegal de las profundas aguas de la deep web, ¿el comercio online de sustancias ilegales desaparecerá? ¿O, por el contrario, como muestra la investigación del periodista Mark Power, las prohibiciones sólo sirven para generar nuevos mecanismos de distribución?

Power dedicó dos meses a investigar sobre un nuevo negocio para tener acceso a drogas online. Este consiste en explotar el mercado de las drogas legales y comisionar a laboratorios en China a que produzcan las sustancias, las cuales llegan por via postal a cualquier lugar del mundo. El periodista resume así su experiencia:

"Todo lo que me tomó fueron una docena de llamadas a Shanghai, una cuenta en gmail, una transferencia bancaria, un buzón postal a nombre falso, algunos emails a contactos de foros web que me dieron las síntesis [de las sustancias] y la modificación y el nombre de un laboratorio confiable, y algo de lectura. Trabajo hecho." 

Y es que los legal highs son la respuesta del mercado a las nuevas prohibiciones internacionales, lo cual vuelve irrelevante la guerra contra las drogas, al menos desde el enfoque de etiquetar como ilegal una sustancia. Las primeras legislaciones globales contra las drogas datan de 1961 y 1971, convenciones donde fueron proscritas 234 sustancias según su grado de peligrosidad. Pero utilizando datos del Centro Europeo de Drogas y Adicción, Power encontró que entre 2009 y octubre del 2013 se han identificado 243 nuevas drogas: más drogas nuevas de las que se conocían hace casi medio siglo.

Los laboratorios chinos que comercializan sustancias sobre pedido evaden las regulaciones internacionales con una astuta cláusula donde aceptan producir la sustancia pero anunciando que no es apta para consumo humano, lo que deja toda la responsabilidad en manos de las leyes: al ser variantes y modificaciones de sustancias ilegales, "técnicamente" no son sustancias ilegales, puesto que no existían antes. Solamente en el curso de la investigación de Power, cinco nuevas sustancias fueron etiquetadas como ilegales por las autoridades inglesas.

La paradoja es clara para el periodista: "El verdadero problema es éste: estamos confundiendo causa y efecto. La razón de que tantas nuevas drogas aparezcan es precisamente que sigamos prohibiéndolas. Ese enfoque funcionó en los '60 y '70, y tal vez hasta los '80. Pero en la era del Internet es imposible controlar este mercado. Más leyes significa más drogas. Si yo, un periodista que hasta hace poco no sabía nada de química, puedo comisionar una nueva droga en cuestión de semanas, también puede hacerlo más gente. Y lo harán."

Al igual que Silk Road fue una tentativa para comprar y vender drogas en línea de manera anónima (y relativamente segura gracias a los Bitcoin), el mercado busca los efectos, no las sustancias per se, volviendo rentable el negocio de encargar drogas por pedido, aunque parece poco probable que llegue a masificarse como práctica. Mientras tanto, las "drogas legales" se vuelven peligrosas debido, paradójicamente, a las legislaciones que tratan de prohibirlas. Tomen como ejemplo la N-Bomb, la metoxetamina o las ranas psicoactivas, que no siguen sino la misma ruta de variantes alrededor de una fórmula. Y mientras la gente sigue tomando Prozac como si fueran pastillas de menta, las autoridades del mundo parecen más preocupadas por proscribir actos que por regular los actuales.