*

X
Este intrigante cortometraje nos explica, audiovisualmente, las experiencias psicodélicas de acuerdo al poeta Henri Michaux

Screen Shot 2013-09-10 at 2.05.07 PM

Uno de los retos descriptivos más complejos a los que alguien puede enfrentarse, es a narrar una experiencia psicodélica a alguien que jamás ha ingerido una sustancia de esta naturaleza. Si bien hay oportunidades en las que puedes sentirte relativamente satisfecho, lo cierto es que siempre queda la sensación de que te has quedado corto. Lo anterior nos remite a una popular, y en mi opinión saludable, hipótesis: tal vez existen diversas experiencias humanas que son simplemente inenarrables. 

En 1964, la farmacéutica suiza Sandoz, famosa por haber sintetizado por primera vez en la historia el LSD, comisionó al escritor y pintor belga, Henri Michaux, a interpretar en un video los efectos alucinógenos de una sustancia. El propósito de esta peculiar pieza audiovisual respondía a un fin educativo, ya que intentaba familiarizar a científicos alrededor del mundo con esta experiencia psicoactiva, bajo la premisa de estimular la investigación formal sobre los psicodélicos. 

Presumiblemente Sandoz eligió a Michaux no solo por que era asiduo a las experiencias psicoactivas, también por que ya había incluido dentro de su obra ejercicios similares. principalmente las composiciones semántico-gráficas del libro Milagro Miserable (cuya edición en inglés introduce Octavio Paz).      

Como resultado de esta aventura psico-creativa nació Images du Monde Visionnaire, un video de 34 minutos que muestra intrigantes atmósferas, algunas de ellas poco deseables, compuestas por extraños ánimos sonoros y secuencias de imágenes que nos remiten a una especie de caos estético –con un toque de efervescencia sensorial del espectador, como catalizador. Para lograrlo, el poeta avant-garde recurrió a elementos como caídas de agua, vapores, patrones orgánicos que van trazándose, de manera hipnótica, sobre papel, y distorsiones geométricas.

A lo largo de nuestra historia, el vínculo entre arte y experiencias psicodélicas ha gozado de particular intimidad. Desde milenarias representaciones de viajes chamánicos y estados de éxtasis inducido, por ejemplo en el arte de distintas culturas mesoamericanas, hasta efusivas representaciones contemporáneas, por ejemplo la obra de Alex Grey o Robert Venosa.

En mi opinión, describir una experiencia psicodélica es relativamente imposible, pero si existe alguna herramienta para lograrlo, entonces tendría que ser el arte –recordemos la advertencia de Tolstoy: "una verdadera obra de arte destruye, en la conciencia del espectador, la separación entre el mismo y el artista". 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

 

Fragmento dedicado a la mezcalina

  

Fragmento dedicado al hashish

De Rusia con amor: mitos y realidades de las citas por Internet con mujeres de la ex Unión Soviética

Por: pijamasurf - 09/10/2013

Se llaman oficialmente "Citas Internacionales" y no siempre se trata de sórdida trata de personas o prostitución. Muchos hombres occidentales encuentran al amor de su vida al otro lado de los Balcanes...

SONY DSC

Probablemente uno de los misterios más antiguos y escondidos del Internet es el de los hombres occidentales que “compran” esposas rusas online, como si compraran un sofá nuevo en eBay. Pero la realidad es que las “citas internacionales”, como les gusta llamarlas a los que buscan el amor, son por lo menos más complejas de lo que parece a primera vista.

Un poco de información es necesaria.

En el sitio Russian Ukranian Adventures se discuten diversos temas en los foros que lo conforman. Desde la manera correcta de preguntarle a tu “novia” rusa sobre su peso hasta el protocolo para el primer intercambio sexual, los foros están llenos de dudas y de personas dispuestas a responderlas.

El sitio fue iniciado por Stuart Smith, un inglés casado felizmente con una mujer rusa. Las razones por las que los hombres de países occidentales buscan el amor en la ex Unión Soviética son variadas, pero no son infinitas. A decir de Stuart, él “estaba harto de las feministas locales con sobrepeso.”

Según él, “los hombres quieren mujeres que parezcan, huelan, se vistan y actúen como mujeres. Cada vez más, deben salir de su país para encontrarlas. Los roles de género se han desvanecido en la sociedad occidental. Los hombres quieren mujeres femeninas, no feministas.”

Y es que los hombres que escriben en estos foros y buscan estas oportunidades generalmente tienen más de 39 años, están divorciados o nunca se han casado y probablemente tienen una idea un poco idealizada del amor. Sin embargo, el otro lado de la moneda no es tan sórdido: las mujeres rusas también tienen algo que decir al respecto.

En el foro escriben también mujeres buscando aventuras a corto o largo plazo con hombres occidentales por razones más o menos similares a las que llevan a los hombres a buscarlas a ellas. Están hartos de la actitud explotadora de los hombres de sus respectivos países, y muchas de ellas son madres solteras que probablemente no gozaron de los beneficios de una educación occidental. La Unión Soviética dejó de existir en 1990, es cierto, pero muchos de los paradigmas culturales que operaban entonces siguen vigentes. Se trata, en todo caso (al menos en este foro) de un acuerdo consensual entre adultos.

Según algunos miembros del sitio, las mujeres rusas buscan también hombres mayores de Occidente porque no esperan lidiar con chicos de su edad. Podemos admitir que hay casos así en cualquier cultura, ciertamente, y en el caso de sitios como este, las mujeres no esperan necesariamente que los hombres las lleven a vivir a EU o Inglaterra para fugarse al poco tiempo. Las historias de éxito también son numerosas.

Tener una novia rusa o ucraniana, sin embargo, no es precisamente barato. Algunos hombres han establecido relaciones sentimentales a larga distancia para encontrarse con que luego de un par de años han gastado más de 100 mil dólares en viajes de ida y vuelta a Rusia. 

Los fraudes están a la orden del día, por lo que los miembros del foro no dejan de recomendar desconfianza en los sitios que cobran el acceso por sesión o por minuto. Existen sitios que permiten que el flechazo ocurra y hay un montón de historias felices, aunque como siempre en los casos en que el amor es la bandera a ondear, debemos tomarlo con una pizca de sospecha.

[Kernel]